AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

viernes, 25/07/14 - 08: 49 h

arquitectura

Ripollés: "A mí no me ha caído la escultura, se le ha caído al ingeniero"

lainformacion.com

sábado, 26/01/13 - 16:43

[ ]
El escultor Juan Ripollés asegura ser "el primer sorprendido" por la caída de su creación instalada en la rotonda de la salida de Almassora, en la ciudad de Castellón, en esta jornada de fuertes vientos, y es tajante en cuanto a la responsabilidad de lo sucedido: "A mí no me ha caído la escultura, se le ha caído al ingeniero".
Ripollés: "A mí no me ha caído la escultura, se le ha caído al ingeniero"

VALENCIA, 26 (EUROPA PRESS)

El escultor Juan Ripollés asegura ser "el primer sorprendido" por la caída de su creación instalada en la rotonda de la salida de Almassora, en la ciudad de Castellón, en esta jornada de fuertes vientos, y es tajante en cuanto a la responsabilidad de lo sucedido: "A mí no me ha caído la escultura, se le ha caído al ingeniero".

En declaraciones a Europa Press, recalca que siguió "fielmente el proyecto del ingeniero, que fue quien calculó el peso y resistencia e inspeccionó la evolución del trabajo".

Ripollés mantiene que le pidió "una resistencia a vientos de 150 kilómetros por hora" y, en este sentido, añade: "Si hubiera fallado la parte artística, diría que me he equivocado yo, pero no haber aguantado este viento, que no ha sobrepasado esos 150 km/h, quiere decir que el cálculo no está bien hecho por parte del ingeniero".

Según explica, tardó un par de años en realizar esta escultura, que inauguró hace un año aproximadamente. Con un peso de 34 toneladas y 25 metros de altura, estaba compuesta por "tres brazos en representación de las tres civilizaciones, la piel oriental hecha de cobre, la africana de hierro corten y la blanca de acero inoxidable", y "tres manos unidas de las que salía un vuelo de tres palomas".

Ripollés tiene previsto reunirse el próximo lunes con los artesanos y el ingeniero que colaboraron en este proyecto dado que "cuando hay un accidente, siempre es porque hay un fallo y hay que buscar por qué se ha producido ese error". "Nos sentaremos para ver cómo ha sido, pero está claro que al haber seguido todas las instrucciones que el ingeniero exigía, el que ha fallado ahí es la persona que ha hecho el cálculo". "Yo he pagado el proyecto de ingeniería", ha zanjado.

"HICIMOS TODO LO QUE NOS PIDIÓ"

Incide, en este sentido, en que contrató a una empresa de ingeniería para realizar este proyecto y que la persona a quien designaron para este encargo "se encargó de proyectar lo que había que hacer para que estuviera de acuerdo y firmara el proyecto".

"Nosotros hicimos todo lo que él nos pidió en los planos, que están todos para que se puedan ver con sus cálculos, y al final él estaba de acuerdo con lo que habíamos hecho y firmó ese proyecto, así que el sorprendido he sido yo cuando recibo la noticia de que se ha caído la escultura". "Y se le ha caído al ingeniero, no a mí, yo no sé de calculo y por eso pido a uno que sepa", ha sentenciado Ripollés.

(EuropaPress)

Destacamos

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel