AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

jueves, 24/04/14 - 03: 11 h

artes (general)

Connelly comenta que Harry Bosch podría retirarse en tres años y ser relevado por su hija

lainformacion.com

sábado, 24/11/12 - 11:55

[ ]

Barcelona, 23 nov (EFE).- El escritor estadounidense Michael Connelly, ganador del último premio Internacional RBA de novela negra con "La caja negra", libro 25 de su serie de Harry Bosch, anuncia que la jubilación de su personaje podría llegar en tres años, pero su hija Maddie tomaría el relevo en el futuro.

Connelly comenta que Harry Bosch podría retirarse en tres años y ser relevado por su hija

Barcelona, 23 nov (EFE).- El escritor estadounidense Michael Connelly, ganador del último premio Internacional RBA de novela negra con "La caja negra", libro 25 de su serie de Harry Bosch, anuncia que la jubilación de su personaje podría llegar en tres años, pero su hija Maddie tomaría el relevo en el futuro.

Publicado esta semana en España, en "La caja negra" (RBA) Bosch se enfrenta a una frustración del pasado, un caso que no pudo resolver y que se ha mantenido como una espina clavada durante 20 años, un tiempo que, con ayuda de las nuevas tecnologías, le permitirá afrontar el asesinato desde un nuevo punto de vista.

Esos veinte años son también los que ha necesitado el autor para hacer de una experiencia personal el eje narrativo de una novela: su participación casi traumática como periodista en la cobertura informativa de los disturbios raciales que se produjeron en Los Ángeles en 1992 a raíz de la absolución de los agresores a Rodney King, unas revueltas sociales en las que casi pierde la vida.

En un hotel de Tampa, donde ahora vive por motivos conyugales, Connelly señala en una entrevista con EFE que "veinte años no es mucho tiempo, y, de hecho, -dice- mencioné esas revueltas en otras novelas, pero nunca de manera tan extensa como en este libro".

En los disturbios de Los Ángeles se produjeron, recuerda Connelly, 59 muertes, de las cuales 22 se consideraron asesinatos y se supo lo que pasó, pero "no se resolvió ninguno de los casos".

En el territorio que le asignaron al entonces periodista Michael Connelly se produjeron dos asesinatos misteriosos: un hombre que estaba de viaje, salió de la habitación de su hotel y lo mataron, un hecho que también se puede leer en "La caja negra", y un hombre que fue quemado en una salida de la autopista.

El autor pone el punto de partida de su novela en el asesinato en circunstancias extrañas de una fotógrafa 'freelance' danesa.

Connelly siempre aspira a dar verismo a sus tramas con la utilización de organismos e instituciones reales: "Siempre me ha interesado la burocracia de los centros gubernamentales y lo que sucede en el ámbito de la ley, como la entrega de armamento de un organismo federal a los narcos que se produjo en 2011, y me fascina cómo la política, que está por encima de Bosch, se infiltra en los asuntos populares y crea una barrera para el investigador".

La música tiene una importancia fundamental en la construcción de Harry Bosch como personaje, admite Connelly, y en especial el jazz, "un género que, además, le ayuda a conectar con su hija".

Es un tipo de música que también es del gusto del autor: "El cofre de cinco discos que la hija de Bosch regala a su padre del saxofonista Art Pepper es el mismo que la viuda de Pepper me regaló a mí", repone.

En cierto modo, Bosch se emparenta con Carvalho en su gusto por la comida, más allá de la socorrida hamburguesa o comida rápida: "Quiero hacer de Bosch un príncipe de la ciudad que sabe bien lo que pasa a nivel de crímenes, pero también dónde se puede comer bien".

Percibe Connelly que en estos veinte años, Harry Bosch ha evolucionado, ya no es el solitario del inicio, y ahora "tiene una hija que cuidar, e incluso en el trabajo se muestra más comunicativo, pero también la tecnología le ha ayudado. Ahora tiene un móvil".

Es una tecnología que "no solo le ayuda en su trabajo, sino que es un acicate para tener una mejor relación con su hija -o incluso para controlarla a través del facebook-, lo mismo que me ha pasado a mí con mi hija".

Tras esos veinte años de serie, Harry Bosch tiene ya 62 años y su propio 'padre literario' ve cercana su jubilación: "Probablemente tenga que retirarse en tres años, pues si quiero mantener realismo en el personaje, no va a poder seguir haciéndolo a determinada edad", señala.

Pese a ello, considera Connelly que ese retiro no necesariamente supondrá el final de la saga: "la trayectoria de Harry como policía quizá esté llegando a su final, pero eso no impide que en otras novelas se pueda explorar su pasado, su participación en Vietnam, su relación con su hija y otros espacios vacíos de su vida".

Y aún va más lejos el escritor norteamericano cuando apunta que su hija de 16 años, que "entiende la misión de su padre de acabar con el mal, quiera continuar".

De momento, en "La caja negra" los lectores pueden verla disparar bien en un centro de entrenamiento de la policía y confesar que le gustaría seguir la estela de su padre.

Connelly está escribiendo actualmente una novela que tiene como protagonista a Maddie y al abogado Michael Haller (hermanastro de Harry Bosch).

Al mismo tiempo, se muestra ilusionado por la opción de llevar a la televisión a su popular personaje, Bosch, en la que colaborará junto con Eric Overmyer, guionista y productor de "The Wire".

Jose Oliva

(Agencia EFE)

Destacamos

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android

iplabel