AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

sábado, 30/08/14 - 02: 43 h

artes (general)

El detective Carvalho de Vázquez Montalbán vuelve con su ácida crónica social

lainformacion.com

viernes, 25/01/13 - 16:25

[ ]

Madrid, 25 ene (EFE).- Cuatro décadas después del nacimiento literario de Pepe Carvalho, con el que Manuel Vázquez Montalbán marcó la senda de la novela negra en España, sus intrigas detectivescas, trufadas de una ácida visión de la transformación política y social, siguen siendo protagonistas en las librerías.

El detective Carvalho de Vázquez Montalbán vuelve con su ácida crónica social

Madrid, 25 ene (EFE).- Cuatro décadas después del nacimiento literario de Pepe Carvalho, con el que Manuel Vázquez Montalbán marcó la senda de la novela negra en España, sus intrigas detectivescas, trufadas de una ácida visión de la transformación política y social, siguen siendo protagonistas en las librerías.

Las novelas "Tatuaje", "La soledad del mánager", "Los mares del sur" y "El balneario" se publican ahora en el volumen titulado "Huidas", cuarto de la serie de ocho con la que la editorial Plantea homenajea a Vázquez Montalbán (Barcelona, 1939-Bangkok, 2003).

Cuatro novelas con cuatro asesinatos y un trasfondo común, el de la huida, protagonizadas por este detective excomunista, sentimental a ratos, ácido y desencantado la mayoría de ocasiones, que aparecía ya en "Yo maté a Kennndy", pero que en "Tatuaje" nace "como personaje", escribe en el prólogo del volumen el librero Paco Camarasa.

El prólogo recoge las razones del escritor catalán para abordar un género que muchos críticos no entendieron entonces, en manos de un intelectual comprometido como él: "La novela policíaca me ofrece la posibilidad de evocar la realidad de una manera realista. Pero selecciono sólo los elementos poéticos que me interesan en el marco de un proyecto concreto de crónica de la transición".

Y así, al "Bromuro" que advierte del atontamiento general de la gente desde su privilegiada atalaya de limpiabotas en las Ramblas, Montalbán añade en "La soledad del mánager" el personaje de Biscuter, su fiel ayudante y cocinero, ejecutor de la pasión gastronómica del jefe, acostumbrado a seleccionar los mejores manjares en el mercado de la Boquería de Barcelona, ciudad que toma en sus novelas cada vez mayor relevancia, como un personaje más.

"Los mares del sur" ganó el Prix International de Littérature Policière en 1981, iniciando una amplia lista de premios, "siempre en el extranjero", recuerda Camarasa, para quien Montalbán era uno de los pocos escritores que "pueden ser terriblemente locales y, sin embargo, profundamente universales. Jean Claude Izzo, su amigo, Camilleri, Mankell, Markaris y siempre Manuel Vázquez Montalbán".

El autor dejó escrito que Carvalho trabaja impulsado por "una actitud moral: el crimen merece ser castigado", aunque recordaba que muchos autores de novela negra contemporánea proponen "la ambigüedad del mal y del bien como perversa unidad de contrarios", de forma que "una vez desnuda la verdad no aparece la policía, ni el señor juez para imponer el peso de la ley".

Y situaba a su detective en esa disyuntiva ética y moral que hoy día se nos hace tan familiar: "Emparedado por la doble verdad, la doble moral, la doble contabilidad de la política delincuente o del delito politizable".

(Agencia EFE)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel