AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

viernes, 28/11/14 - 21: 46 h

artes (general)

Sergio Dalma, un experto amo de casa

lainformacion.com

jueves, 24/01/13 - 20:16

[ ]
Sergio Dalma, además de ser uno de los artistas con más proyección internacional, es todo un experto amo de su hogar. La pasada semana el conocido cantante se dejaba ver haciendo la compra en un mercado cercano a su domicilio en el centro de la capital.
Sergio Dalma, un experto amo de casa

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

Sergio Dalma, además de ser uno de los artistas con más proyección internacional, es todo un experto amo de su hogar. La pasada semana el conocido cantante se dejaba ver haciendo la compra en un mercado cercano a su domicilio en el centro de la capital.

Sergio Dalma está disfrutando al máximo uno de sus mejores momentos, tanto a nivel profesional como personal. Tras demostrar que era un artista en el festival de Eurovisión, en 1991, que supuso un trampolín hacia el éxito, volvió a poner de moda las tiernas baladas, ideales para bailar pegados.

En el terreno personal, ha conseguido encontrar la estabilidad deseada al lado de su novia, María Aguiñica. Esta atractiva rubia ha dado tranquilidad al artista, tiene dos hermanos mellizos menores que ella y es Licenciada en Derecho, igual que su padre. Su último trabajo, antes de irse a vivir con Dalma ha sido como dependienta en una tienda situada en el barrio de La Prosperidad en la capital.

Aprovechando el tiempo libre que le permiten sus numerosos compromisos profesionales, Sergio Dalma se ha dejado ver haciendo la compra en un mercado cercano a su residencia madrileña. Elegantemente vestido con un abrigo marrón y portando una original y llamativa mochila plateada, recorrió los diferentes puestos del mercado.

Hizo una parada en una pescadería, la suya habitual, donde esperó pacientemente que le tocara su turno, conversando con algunas de las clientas. Tras contemplar con atención los alimentos expuestos, pidió parecer a su pescadero de confianza.

Sergio conversó animadamente con su vendedor y tras realizar el pago de los productos que había adquirido, abandonó el mercado dirigiéndose de nuevo a su residencia, donde reunirse con su chica.

(EuropaPress)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel