AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

miércoles, 22/10/14 - 14: 25 h

bibliotecas y museos

Del Madrid árabe a los rascacielos "desafortunados" de las Cuatro Torres

lainformacion.com

sábado, 19/01/13 - 12:20

[ ]

Madrid, 19 ene (EFE).- La construcción de rascacielos como las Cuatro Torres y la Torre de Madrid no ha sido "especialmente afortunada", cuenta el arquitecto Ricardo Aroca, que sin embargo destaca en "La historia secreta de Madrid" la cantidad de espacios verdes de la capital y imponente proyección de edificios como el Museo del Prado.

Del Madrid árabe a los rascacielos "desafortunados" de las Cuatro Torres

Madrid, 19 ene (EFE).- La construcción de rascacielos como las Cuatro Torres y la Torre de Madrid no ha sido "especialmente afortunada", cuenta el arquitecto Ricardo Aroca, que sin embargo destaca en "La historia secreta de Madrid" la cantidad de espacios verdes de la capital y imponente proyección de edificios como el Museo del Prado.

"Está bien que Madrid se modernice, pero es cuestionable dónde se hacen y por qué se hacen los rascacielos", asegura en una entrevista a Efe el escritor con motivo de su último libro.

Aroca, que ha sido decano en el Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM), critica que las Cuatro Torres construidas sobre la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid se ubicaran allí en lugar de hacerlo junto a la Estación de Chamartín, que hubiera sido el lugar "adecuado".

Además, incide en que "el único mérito de arquitectónico" de otro de los famosos 'rascacielos' de la ciudad, la Torre de Madrid de Plaza de España, terminada en 1960, fue "ser con sus 142 metros de altura el edificio más alto de la ciudad y de Europa hasta 1967".

Para Aroca, hay tantos edificios "desafortunados" en Madrid que "no es fácil" enumerarlos, aunque prefiere resaltar todo lo bueno que la capital tiene que ofrecer a sus habitantes y visitantes, como otros edificios de altura "estupendos", como el de BBVA en el Paseo de la Castellana y las Torres Blancas, en la Avenida de América.

En "La historia secreta de Madrid", Aroca repasa los cambios que ha experimentado la ciudad desde sus orígenes árabes, pasando por la construcción de la plaza de toros de Las Ventas, la remodelación del río Manzanares y los recientes Planes Generales de Actuación Urbana (PAU).

A pesar de que Madrid se asocia en muchas ocasiones al tráfico, a la contaminación y al cemento, Aroca cree que parques heredados de la Monarquía como El Retiro, la Casa de Campo y el Monte de El Pardo son "lo más relevante" de la capital.

"La Corona ha hecho más por la preservación de los parques que el Ayuntamiento", ha afirmado el arquitecto, quien ha lamentado que el parque de la Dehesa de la Villa, junto a la Ciudad Universitaria, haya sido "colonizado" por los edificios de alrededor.

De hecho, el arquitecto es rotundo al decir que Madrid estaría "despoblada" si no hubiera sido por la decisión de Felipe II de trasladar la Corte al centro de la Península, una decisión que considera similar a la creación de Brasilia por parte del gobierno brasileño para llevar la población al interior del país.

Los motivos que llevaron a elegir Madrid como capital del Reino (como la situación geográfica, la calidad del aire y del agua y la proximidad a la zona de caza de El Pardo) son precisamente uno de los temas que se tratan en el libro, junto el crecimiento que ha ido experimentando la ciudad a través de los siglos.

Entre sus edificios madrileños favoritos, Aroca ha destacado el Museo del Prado por tener una "presencia imponente" y una "composición soberbia", aunque ha señalado como curiosidad que no se construyó para albergar una colección de arte sino que, por su proximidad al Jardín Botánico, se proyectó para ser un gabinete de historia natural.

Además, ha señalado construcciones "icónicas" de Madrid como el Palacio de Comunicaciones de Cibeles (actual sede del Ayuntamiento), el Círculo de Bellas Artes o el Instituto Cervantes, todas ellas diseñadas por el arquitecto Antonio Palacios, desconocido para gran parte del público pero que, según Aroca, podría ser el equivalente a Gaudí para Barcelona.

Sobre los retos que Madrid tiene que afrontar en un futuro, Aroca ha mencionado la peatonalización, la limpieza y el orden para evitar, por ejemplo, que se deterioren las aceras y que las calles se llenen de baches.

"Hay que cuidar la ciudad más de lo que se cuida", ha pedido el arquitecto, quien no cree que Madrid tenga que crecer más, sino que más bien debería emprender un "proceso de renovación" para cambiar los usos de los edificios y adecuarlos a los nuevos tiempos.

Sol Carreras

(Agencia EFE)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel