AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

sábado, 23/08/14 - 07: 37 h

ÚLTIMA HORA

00:30

El Atlético se impone al Real Madrid y conquista la Supercopa en el Calderón

cine

Christoph Waltz: “Si encajas en el papel, trabajar con Tarantino es un placer. Si no, una tortura”

Roberto Arnaz

viernes, 18/01/13 - 10:58

[ ]
  • Después de interpretar al Coronel Hans Landa, el actor austriaco repite con Quentin Tarantino en ‘Django desencadenado’.

  • Waltz, que ganó su segundo Globo de Oro el pasado domingo, está también nominado al Oscar por su interpretación del cazarrecompensas King Schutlz.

Quentin Tarantino: el cineasta que ha hecho grandes a los personajes secundarios  -Fotogaleria: Roberto Arnaz

De semidesconocido actor austriaco al villano más deliciosamente cruel de la historia del cine. Los primeros 10 minutos de ‘Malditos Bastardos’ (2009) convirtieron a Christoph Waltz en una estrella mundial del celuloide. Su magnífica, y encantadoramente siniestra, interpretación del Coronel Hans Landa le valió el Globo de Oro y el Oscar a mejor secundario.

Desde entonces se ha convertido en uno de los actores fetiche de Quentin Tarantino, un ‘rara avis’ del cine que muestra su predilección por los personajes secundarios, a los consigue dotar de tanta personalidad que en la mayoría de sus películas acaban robándole el protagonismo a los principales.

Quién no se acuerda del ‘Señor Rosa’ (Steve Buscemi) en ‘Reservoir Dogs’ (1992) o el ‘hijo de puta peligroso’ Jules Winnfield (Samuel L. Jackson) en ‘Pulp Fiction’ (1994). Tras ellos llegaron Bill (David Carradine) y Hans Landa, Claro.

Tres años después de meterse en la piel del cruel coronel nazi, Waltz vuelve a ponerse en las manos de Tarantino para dar vida al doctor King Schutlz, un curioso cazarrecompensas alemán en el lejano oeste. Y el tándem Waltz-Tarantino ha vuelto a funcionar: el actor austriaco ha repetido premio en los Globos de Oro y está nominado al Oscar.

Has hecho varias películas desde ‘Malditos Bastardos’ (2009) y supongo que no pararás de recibir guiones, ¿cómo eliges los papeles?

No es difícil. He aprovechado esta oportunidad para hacer lo que siempre he deseado, para elegir según mis intereses. Cada proyecto te obliga a pasar mucho tiempo trabajando con el guión, con la historia y con las personas involucradas en ella. Así que, ahora, si no estoy convencido de hacerlo, no lo hago. Esa es la gran ventaja y el lujo que me puedo permitir ahora.

¿No serás de los que te fijas en los resultados de taquilla?

Creo que es interesante, pero considero que los actores no deben meterse en esas cosas. Es irritante que la gente se fije únicamente en los aspectos comerciales, como la taquilla o cuantas copias de una cinta se distribuyen. Los actores ya tenemos bastante con lo que hacemos. Dejemos que otros se preocupen del resto.

¿Cómo ha sido volver a formar equipo con Tarantino?

En realidad nunca nos llegamos a separar. El espíritu de equipo siempre ha permanecido vivo y ha servido de puente entre ambas películas. Hemos estado en contacto y, mientras escribía el guión, en ocasiones me dejaba echar un vistazo para que viera como iba el proyecto.

A parte de dejarte una poblada barba, ¿cómo te has preparado para rodar ‘Django desencadenado’?

Era una barba magnífica. Dejarla crecer no fue parte de la preparación, o sí, ¿quién sabe? (risas). La realidad es que tampoco obsesiono demasiado con lo que voy a hacer y cómo lo haré. Hay demasiados mitos en torno a la preparación de los actores. Es una gilipollez, todo el mundo hace lo que puede para cumplir con lo que le piden y que la cosa funcione. Todas esas historias de ‘si voy interpretar a un indio tengo que vivir en un tipi y despellejar castores’… Si tienes que hacerlo, no hay nada de malo, pero tiene más que ver con la promoción. Cuando lees el guión se activa el cerebro, así es como trabajamos.

¿Qué tienen las películas de Tarantino que resultan tan atractivas a la audiencia?

No creo en que haya algo llamado ‘la audiencia’. Hay un razonamiento de C.G. Jung que lo explica muy bien: si quieres saber el peso de un grano de arena, coge 1.000, pésalos y divide el resultado entre 1.000 para obtener una aproximación. Separar un solo grano es casi imposible, lo mismo sucede con la audiencia. Es un término injusto, cada persona tiene sus propias razones por las que le gusta el cine de Tarantino. Ese es el secreto. No hace sus películas para una determinada audiencia ni para satisfacer a un segmento del mercado, eso es para los empresarios. Las hace con el corazón y para el corazón de los espectadores. Por eso le adoran.

Y, ¿cómo es trabajar con él?

Depende del papel que tengas y si encajas en él. Si encajas, es un placer. Si no, estoy convencido de que sería una tortura.

Entiendo que en tu caso es más una delicia.

Sin duda (risas).

¿Intercambiáis ideas durante el rodaje?

No creo en hacer películas en comité. Aquello sucedía en la década de los 60, cuando todos se reunían y decían ‘hagamos un esfuerzo de grupo…’ Esos tiempos ya se acabaron. Es su película. Es como un arquitecto, solo que en su caso no está diseñando una casa. Hace que las cosas funcionen.

La relación con Tarantino, ¿es estrictamente profesional?

No, en realidad es más una amistad personal que profesional. Es algo positivo, porque sabemos separar ambos aspectos. Cuando trabajo con él, trabajo para él. Es el director y es su película. Es diferente a cualquier otro cineasta del mundo y probablemente es más ‘autor’ que cualquiera de los ‘autores’ vivos. Asumo que es su película y lo único que trato es de darle el mejor material posible para editar.

¿Os veis colaborando de nuevo en el futuro?

De una manera u otra, seguro.  

Entonces, ¿te veremos en su próxima película?

No lo se (risas). No tengo ni idea. Si hay un papel para mí, me llamará. Si no, es que no había personaje para mí.

Destacamos

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel