AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

viernes, 24/10/14 - 15: 36 h

cine

Las surrealistas versiones que no se rodaron de ‘El Señor de los Anillos’

Jorge Ramírez Orsikowsky

viernes, 14/12/12 - 06:00

[ ]
  • Tolkien rechazó dos proyectos para llevar al cine su trilogía de ‘El Señor de los Anillos’, uno de ellos de Kubrick con los Beatles.
  • El director John Boorman también quiso rodar una película sobre los libros, pero su polémico proyecto no se llevó a cabo por caro y complejo.
El Señor de los Anillos

Orcos con picos y plumas, Saruman suicidándose, John Lennon como Gollum y Paul McCartney como Frodo, Galadriel seduciendo a Frodo, Aragorn casándose con Eowyn y no con Arwen… Por increíble que parezca, todas estas locuras, y más, aparecían en varios intentos de adaptar al cine ‘El Señor de los Anillos’ que se quedaron en el limbo. Visto lo visto, la trilogía de Peter Jackson fue muy fiel a los libros incluso con sus numerosas licencias creativas (hay opiniones discordantes). Y lo mismo pasó con la versión animada de Ralph Bakshi de 1978.

La primera proposición que le hicieron al escritor británico John Ronald Reuel Tolkien para llevar ‘El Señor de los Anillos’ a la gran pantalla fue la de Forrest J. Ackerman, agente de una compañía cinematográfica que quería hacer una película de dibujos animados. Fue en 1956 y Tolkien se mostró contento con el aspecto visual como se puede leer en la Carta 202 del libro 'Cartas de Tolkien': “este tal señor Ackerman trajo algunos dibujos verdaderamente buenos (Rackham más bien que Disney) y algunas fotografías en color notables”.

Sin embargo, con el guión no pasó lo mismo (... "era de un nivel más bajo. De hecho, era malo” / Carta 202) y el autor del libro se quedó horrorizado de lo que iba leyendo. Un Balrog que se ríe y se mofa de sus enemigos, orcos con picos y plumas, las Grandes Águilas utilizadas como medio de transporte habitual, castillos de hadas que surgían de quién sabe dónde, las lembas convertidas en concentrado alimenticio, Gandalf que farfulla al hablar, Saruman que se suicida, el mago Radagast pasa a ser un Águila…

Los comentarios que Tolkien hizo sobre el guión de Morton Grady Zimmerman (Z) fueron demoledores. Aquí van algunos ejemplos de lo que escribió en su respuesta, recogida en la Carta 210:

-En serio, espero que alguien se tome la molestia de leerlo. Si Z y/u otros lo hacen, quizá se irriten o se ofendan por el tono de muchas de mis críticas. Si es así, lo siento (aunque no me sorprendería). Pero les pediría que hicieran un esfuerzo de imaginación lo bastante intenso como para comprender la irritación (y en ocasiones el enfado) de un autor que se encuentra, de modo creciente a medida que avanza, con que su obra ha sido tratada en general con descuido, con imprudencia a veces y en ningún momento con signos de respeto...

-(…) no ha intentado seriamente lograr la representación de la médula del cuento de manera adecuada: el viaje de los Portadores del Anillo. La última y más importante parte de esto ha sido, y la palabra no resulta demasiado fuerte, simplemente asesinada.

-Me he detenido algún tiempo en este pasaje como ejemplo de lo que encuentro demasiado frecuente como para que me procure “placer o satisfacción”: la alteración deliberada de la historia, en cuanto a su anécdota y significado, sin ningún fin práctico ni artístico (que yo pueda percibir)…

-Gandalf, por favor, no debe "farfullar". Aunque parezca quisquilloso a veces, tiene sentido del humor y adopta una actitud algo paternal en relación con los hobbits; es una persona de elevada y noble autoridad, y de gran dignidad.

-El Balrog nunca habla ni emite ningún sonido verbal en absoluto. Sobre todo, no ríe ni se mofa... Puede que Z piense que sabe más de los Balrogs que yo, pero no puede esperar que esté de acuerdo con él.

-En ninguna circunstancia aceptaré este tratamiento de Lórien, aun si Z personalmente prefiere las hadas "minúsculas" y las cursis baratijas del cuento de hadas convencional moderno.

-Por favor, ¿ha de conceder Z algún respeto a mi texto, cuando menos a las descripciones que son evidentemente fundamentales para el tono general y el estilo de mi libro?

-Por cierto, espero seriamente que al asignarles el habla a los personajes, queden representados como yo lo he hecho; en estilo y sentimiento. La perversión de los personajes me enfadaría más (como me enfada ya por lo que he visto en los esbozos) que el deterioro de la trama y el paisaje.

-La Segunda Parte ejemplifica todos los defectos de la Primera; pero es mucho más insatisfactoria, y todavía más la Tercera en aspectos aún más importantes. Parece casi como si Z, habiendo empleado mucho tiempo y labor en la Primera, se viera ahora corto no sólo de espacio sino de paciencia para tratar los dos volúmenes más difíciles, en los que la acción se acelera y se complica. En cualquier caso, ha decidido tratarlos de un modo que produce una confusión tal que lleva cuando menos al delirio...

-¿Por qué diablos ha de decir Z que los hobbits "estaban comiendo bocadillos ridiculamente grandes"? Ridículo, por cierto. No veo cómo ningún autor pueda estar "complacido" con alteraciones tan tontas.

-Saruman nunca se habría suicidado: adherirse a la vida hasta sus más bajas heces es lo propio de la clase de persona en que se había convertido.

-Parte III.... me es totalmente inaceptable, como totalidad y en sus detalles. Si su intención es servir de notas para la prolongación de I y II, al completarse deben hacerse coincidir con el libro y corregir las gruesas alteraciones que éste ha sufrido. Si su propósito es representar sólo una especie de breve final, todo lo que puedo decir es: El Señor de los Anillos no puede ser manoseado de ese modo.

Kubrick y los Beatles en ‘El Señor de los Anillos’

La segunda propuesta que le hicieron a Tolkien tenía un carácter más surrealista, si cabe, que la primera. En 1967, el director Stanley Kubrick, ya famoso por películas como ‘Senderos de gloria’, ‘Espartaco’ o ‘¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú’, intentó rodar una versión de ‘El señor de los Anillos’. Hasta aquí nada raro más allá de si sería el director idóneo o no para el proyecto. La sorpresa estuvo en los protagonistas.

Kubrick quería que los Beatles llevasen el peso de la película. Incluso tenía pensado el reparto de personajes: Paul McCartney hubiera dado vida a Frodo, Ringo Starr a Sam, George Harrison a Gandalf y John Lennon a Gollum, nada más y nada menos.

Tolkien se negó a aprobar el proyecto, que también fracasó en la parte del guión según dijo Peter Jackson en una entrevista antes de estrenar la primera película de su trilogía de ‘El Señor de los Anillos’. Todo quedó en agua de borrajas y el cineasta se embarcó en el proyecto de ‘2001: Odisea en el espacio’ que le encumbró definitivamente.

La versión de John Boorman

No tenía suerte el escritor a la hora de conseguir llevar al cine su obra, y tampoco la iba a tener con el siguiente proyecto, ya en la década de los 70, al frente del cual estaban el director John Boorman y su colaborador Rospo Pallenberg. Para entonces, Tolkien ya había vendido los derechos para hacer la película a United Artists. Según el cineasta, el escritor y él llegaron a cartearse, y Tolkien estaba de acuerdo con que la versión fuera de imagen real y no de dibujos animados. Sin embargo, con lo que nunca pudo estar de acuerdo antes de morir en 1973 fue con el guión, empezando por la idea de hacer una única película de los tres libros.

El guión tenía todo lo que Tolkien seguramente no querría en una película sobre 'El Señor de los Anillos'. Aquí van algunas de las innovaciones que introdujo Boorman de su propia cosecha en el texto:

-Aragorn mantenía relaciones sexuales con Eowyn tras curarla y se casaba con ella a continuación. ¿Y Arwen? Era una elfa de sólo 13 años sin ningún compromiso con el dunedain.

-Para resolver el enigma de la Puerta de Moria, Gandalf enterraba a Gimli y lo golpeaba para que éste recordase contraseñas antiguas de los enanos.

-Galadriel seducía a Frodo en Lorien antes de mirar en el espejo y el hobbit caía rendido ante los encantos de la elfa.

-Gandalf tenía que evitar que Boromir y Gimli matasen a Frodo y a Arwen cuando veían el Anillo mientras la elfa, elfita por su edad, curaba al hobbit en Rivendel.

-Los Nazgûl montaban caballos sin piel.

-Muchos personajes desaparecían e incluso pasaba lo mismo con algunas tramas, sobre todo de la parte de Las dos Torres y El Retorno del Rey, tratadas con menos extensión que La Comunidad del Anillo.

Las versiones sí realizadas de ‘El señor de los Anillos’

Más tarde, apareció Ralph Bakshi, autor de la primera adaptación cinematográfica de Él Señor de los Anillos’, un film de animación en el que empleaba la técnica del rotoscopio (grabar imágenes de actores reales sobre fondo neutro para calcarlas luego pero como dibujos). Este cineasta dijo que el guión de Boorman era una locura. Su película, por cierto, fue un éxito de taquilla porque ganó más de 30 millones de dólares, casi 23 millones de euros, con un coste de unos cuatro ‘kilos’ de dólares USA, poco más de tres millones de euros.

Sin embargo, el gran pelotazo con ‘El Señor de los Anillos’ lo dio Peter Jackson. Las tres películas que rodó el director neozelandés costaron en total 281 millones de dólares (215,52 millones de euros) y recaudaron en los cines 2.917,5 millones de dólares (2.237,21 millones de euros). Unos taquillazos que permiten entender la decisión de rodar otras tres películas sobre 'El Hobbit' por mucho que el libro sea mucho más corto.

Tolkien seguramente no habría aprobado muchos de sus cambios (Aragorn que huye de su destino, el mismo personaje que mata al emisario Boca de Sauron, elfos en el Abismo de Helm, cambio de carácter de Faramin y Denethor, Frodo enviando a Sam a casa y éste marchándose...) pero parece que la adaptación de Peter Jackson fue bastante fiel a los libros sobre todo comparando con los precedentes.

Aunque la adaptación más fiel fue la de Bakshi, cuyo principal problema, más allá de que la técnica gustase o no, fue que estaba incompleta porque sólo abarcó los dos primeros tomos. Más tarde se realizaría una película para televisión sobre el tercer libro.

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel