AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

jueves, 24/07/14 - 06: 34 h

cine

Los hermanos Weinstein, la fábrica de Oscars: 150 nominaciones y 31 estatuillas en la última década

Roberto Arnaz

domingo, 24/02/13 - 07:00

[ ]
  • Han conseguido 17 nominaciones para la gala de este año repartidas en tres películas: ‘Django desencadenado’, ‘El lado bueno de las cosas’ y ‘The Master’.

  • Estos peculiares productores no se conforman con intervenir únicamente en el apartado financiero, también son parte activa del resultado final de la película.

Oscars 2013: las mejores películas de la factoría de los hermanos Weinstein

Son los ‘Enfant Terrible’ de Hollywood. Malcarados, orondos y de aspecto desaliñado, de lo que no hay duda es de que los hermanos Weinstein, Harvey y Bob, tiene un gusto exquisito para el cine. De hecho, tienen un sexto sentido para apostar por proyectos que gustan en la Academia de Cine y triunfan en la gala de los Oscar. El último ejemplo, ‘The Artist’, que el año pasado se hizo con cinco estatuillas, entre ellas la de mejor película.

Este año los temidos, y respetados, hermanos Weinstein acuden a la gran fiesta del cine con 17 nominaciones repartidas en tres películas: ‘Django desencadenado’, ‘El lado bueno de las cosas’ y ‘The Master’. Su productora, The Weinstein Company, se ha confirmado como el estudio con mayor número de nominaciones, por cuarto año consecutivo.

Primero con Miramax y ahora con The Weinstein Company, se han convertido en la más prolífica fábrica de Oscars de la última década. Desde 2001, han cosechado 150 nominaciones y han recogido 31 galardones.

Son los únicos productores que han salido al escenario del antiguo Kodak Theatre a recoger el más preciado de los galardones, el de Mejor Película, en tres ocasiones en la última década, gracias a ‘The Artist’ (2011), ‘El discurso del rey’ (2010) y ‘Chicago’ (2001).

'Harvey Manostijeras'

Para los Weinstein, un buen número de nominaciones es sinónimo de publicidad, y la publicidad es sinónimo de dinero. Adorados y odiados a partes iguales, Harvey y Bob son conocidos por su implicación total en cada proyecto que respaldan.

No se conforman con intervenir únicamente en el apartado financiero, también son parte activa del resultado final de la película. De hecho, el mayor de los hermanos se ha ganado el sobrenombre de ‘Harvey Manostijeras’ por su afición a imponer recortes y retoques a los largometrajes que produce.

Y aunque algunos se quejen de su intrusismo, parece que tiene buena mano con la tijera. De sus salas de montaje han salido obras maestras como ‘El paciente inglés’ (1996), ganadora de nueve Oscars; ‘El indomable Will Hunting’ (1997), que obtuvo dos estatuillas; y  ‘Shakespeare enamorado’ (1998), con siete premios.

Dos ‘rockeros’ amantes del cine

Nada más salir de la universidad, estos dos hermanos, hijos de un tallador de diamantes judío de Nueva York, montaron una empresa de producción de conciertos y eventos musicales a principios de los 70. Poco a poco se hicieron conocidos y les surgió la posibilidad de mezclar sus dos pasiones: el rock y el cine.

En 1973 produjeron ‘Ziggy Stardust y las arañas de Marte’, un documental sobre el concierto de David Bowie, uno de los grandes artistas del momento, en el teatro Hammersmith Odeon de Londres.

A Bowie le siguieron otros grandes de la música, entre ellos Paul McCartney o Génesis, además de alguna que otra película erótica, como ‘Adiós Emanuelle’ (1977), antes de fundar su productora cinematográfica Miramax.

Tarantino, un fetiche

Tras una década de los 80 marcada por títulos de segunda fila y películas de escasa o nula calidad –con títulos casposos como ‘Páginas Amarillas’ (1988)–, la historia de los hermanos Weinstein y Miramax cambió a principios de los años 90.

Por aquel entonces conocieron a un soñador aspirante a director que buscaba distribuidores para su ópera prima, una película que había rodado con el dinero obtenido de la venta de su primer guión. Aquel veinteañero se llamaba Quentin Tarantino y su película ‘Reservoir Dogs’ (1992).

Dos años después, Tarantino, apadrinado ya por los Weinstein, consiguió siete nominaciones a los Oscar con su desestructurada fábula sobre los bajos fondos californianos. ‘Pulp Fiction’ (1994) sólo logró una estatuilla, la de mejor guión original, pero inició el exitoso caminar de Harvey y Bob en los premios de la Academia.

Primero con Miramax y, desde 2005, con The Weinstein Company, a lo largo de sus más de 30 años en la meca del cine, sus producciones suman más de 250 nominaciones a los Oscar, además de más de medio centenar de estatuillas, un hito sin precedentes en la industria del cine que puede seguir aumentando esta misma madrugada.

Roberto Arnaz

Responsable de Actualidad y Portada

Destacamos

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel