AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

viernes, 22/08/14 - 03: 25 h

cine

¿Te gustaría ser Iron Man o Batman? Menos pesas y más ahorro, que sale muy caro ser un superhéroe sin poderes

Jorge Ramírez Orsikowsky

jueves, 15/08/13 - 06:30

[ ]
  • Para ser como Batman en la trilogía de Nolan, hace falta invertir 682 millones de dólares entre la mansión, los vehículos, los artilugios y armas, y el traje de hombre murciélago.
  • Convertirse en Iron Man es todavía más caro porque se necesitarían 1.612 millones de dólares para moverse con el lujo de Tony Stark y disfrutar de todas sus poderosas armaduras.
Para ser Iron Man y Batman es necesario ser millonario

¿Cuántos niños y no tan niños han soñado con ser un superhéroe que lucha contra el mal? ¿Cuántos se han visto desfaciendo entuertos cual Quijote del siglo XXI sacado de la factoría de Marvel o DC Comics? La falta de superpoderes parece convertir en inalcanzables esos anhelos, y es que si no tienes la fuerza bruta de Hulk o los maravillosos dones de Supermán, luchar contra los villanos es más complicado de lo que parece en los tebeos o en el cine. Pero todavía queda una opción: ser un superhéroe sin poderes.

Iron Man y Batman son dos personajes que se han forjado a sí mismos, y se han convertido en el terror de los malvados gracias a su intenso entrenamiento físico, su capacidad para inventar artilugios y… su dinero. Aquí está el otro inconveniente: ser el hombre de hierro o el hombre murciélago es muy caro. Más que ponerse a levantar pesas como posesos, los aspirantes a convertirse en un superhéroe sin poderes deberían ponerse a ahorrar a lo bestia, o quizá jugar muchísimo a la lotería a ver si suena la flauta. Robar un banco queda descartado para iniciar una vida heroica.

Un estudio de moneysupermarket.com  ha calculado lo que cuesta ser Iron Man o Batman, y la respuesta es concluyente. El estadounidense Bill Gates y el español Amancio Ortega tienen más opciones que tú, lector… salvo que seas el mexicano Carlos Slim, el hombre más rico del mundo. La juventud, el culto al cuerpo… Todo eso está muy bien, pero si no tienes cientos de millones de dólares en tu cuenta corriente, de nada te sirve.

Para ser Batman, la cantidad que Bruce Wayne, el personaje tras la máscara, ha invertido es de 682,45 millones de dólares. Lo de menos es el coste del traje que lucía Christian Bale en el cine en la saga del Caballero oscuro dirigida por Christopher Nolan. Algo más de un millón de dólares (1.058.600 dólares), necesitarías para adquirir la armadura de kevlar, la capucha de grafito o el antifaz con el sistema protector de las retinas. Pero luego viene lo más caro, y no son los vehículos.

El coche, la moto y la nave del héroe de DC Comics son vehículos exclusivos que por sus funciones costarían 80 millones de dólares. Pero eso una bagatela al lado del coste de tener una casa como la Mansión Wayne, cuya reconstrucción con 'Batcueva' y todo le costaría a Batman ¡600 millones de dólares!, con un mantenimiento anual de 37.000 dólares. Con esta cifra, el sueldo de Alfred por sus distintas funciones es calderilla. El mayordomo para todo cobra unos 230.000 dólares al año. Cuidó de Batman de pequeño, y es como un segundo padre, por lo que este sueldo no es para nada un disparate.

Bruce Wayne se lo puede permitir porque es dueño de Wayne Enterprises, un conjunto de empresas con un valor en el mercado de 7.000 millones de dólares. Sólo alguien que maneja tanto money puede permitirse, por ejemplo, un entrenamiento personal como especialista  en técnicas de combate y manejo de vehículos militares que costaría un millón de dólares, o una educación exhaustiva en distintas materias que costaría la mitad, medio kilo.

Iron Man, sólo apto para los más ricos entre los ricos

¿Te ha parecido caro ser Batman? Nada comparado con ser Iron Man, un lujo al alcance de muy pocos. El mismo estudio de moneysupermarket.com  ha establecido que el coste para emular al personaje de Tony Stark sería de 1.612,71 millones de dólares… ¡ 1.612,71 millones de dólares! Se dice pronto, pero es que el lujo va asociado a este personaje.

Sólo en coches, Tony Stark, millonario, filántropo y playboy, se ha gastado 3,4 millones. Parece mucho, pero es que su flota automovilística después de tres películas en el cine es más larga que un día sin pan. Cualquier concesionario de coches de lujo palidece a su lado. Pero lo importante es lo que ha invertido en sus trajes, lo que le convierte en superhéroe.

La armadura Mark 1 no le costó nada, pero eso fue (toca romper el sueño de los lectores) porque los terroristas que lo secuestraron en la primera película le facilitaron el material para poder fabricar su propio reactor nuclear, que tiene un coste estimado de 36.000.000 de dólares. Después, ya por su cuenta, Tony Stark  fue perfeccionando sus trajes, que llevan todos los adelantos tecnológicos imaginables: casco con proyector holográfico, estabilizadores de vuelo, propulsores, etc.

Del modelo Mark 1 ha llegado al Mark 7, y el coste medio de sus armaduras es de 244 millones de dólares, siendo la más cara la última, 500 millones, y la más barata, la segunda, 'apenas' 80. La primera no cuenta porque la fabricó como pudo, y de no ser así el gasto se habría disparado más allá de los 1.464 millones que se ha dejado el superhéroe en sus armaduras.

Pero los gastos siguen disparándose con la mansión en un acantilado, que costaría unos 25 millones de dólares, y la supercomputadora Jarvis, que tiene un valor estimado de 10 millones de dólares. Al final, para ser Tony Stark hay que ser rico, igual que el personaje de ficción. Muy rico, de hecho. El personaje de Marvel se lo puede permitir porque tiene una fortuna personal de 9.300 millones de dólares, y es dueño de unas empresas, Stark Industries, que valen más de 23.000 millones.

Iron Man es un personaje que cuesta un dineral, pero capaz de generar ingentes beneficios en el cine. No extraña que el actor Robert Downey Jr. llegue a cobrar 50 millones de dólares por película gracias a que se lleva un porcentaje de la taquilla, pero su fortuna no le permitiría convertirse en un superhéroe fuera de la gran pantalla.

Destacamos

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel