AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

miércoles, 17/09/14 - 12: 10 h

costumbres y tradiciones

La fiebre del oro en los Balcanes

lainformacion.com

domingo, 25/09/11 - 18:53

[ ]

Kucevo (Serbia), 25 sep (EFE).- No es el siglo XIX ni estamos en California o Alaska, pero las aguas del río Pek, en el noreste de Serbia, son el objeto del deseo de numerosos buscadores de oro que tratan de sacar de la arena unos gramos del preciado metal, siguiendo una tradición que se remonta cientos de años en el tiempo.

La fiebre del oro en los Balcanes

Kucevo (Serbia), 25 sep (EFE).- No es el siglo XIX ni estamos en California o Alaska, pero las aguas del río Pek, en el noreste de Serbia, son el objeto del deseo de numerosos buscadores de oro que tratan de sacar de la arena unos gramos del preciado metal, siguiendo una tradición que se remonta cientos de años en el tiempo.

"Puede ocurrir que encuentres una docena de pepitas. Nunca se sabe qué hay en el agua", declara a Efe Brana Ubavkic, lavador de oro en el río Brodnica, un pequeño y cristalino afluente del Pek, enmarcado por altos y frondosos árboles.

En su búsqueda, estas modernas víctimas de la "fiebre del oro" se encomiendan a la Muma Paduri, la "madre del bosque" que en la mitología local es el espíritu protector de la naturaleza.

"Nuestros antepasados se dedicaban al lavado ya en los tiempos remotos, desde los romanos lo hacemos aquí, los libros lo confirman. Toda esta región, los alrededores, todo es aurífero, desde el Danubio hasta la frontera con Bulgaria", explica Ubavkic.

Aunque algunos de los buscadores trabajan por afición, la mayoría confía en dar con algún hallazgo que mejore su situación económica.

"Hay mucho paro. Quienes no tienen empleo trabajan todos los días, bueno, no todos, pero sí con frecuencia, porque siempre esperan encontrar algo y ganar algún dinerito", indica Ubavkic, a quien que otros lavadores llaman "el profesor".

En una jornada con mucha suerte, un buscador puede extraer de las arenas del Pek oro por valor de hasta 50 euros, aunque también suele ocurrir que terminen con las manos vacías.

Pese a ese riesgo, y a que el trabajo es arduo y se realiza con técnicas y herramientas rudimentarias, la afluencia desde otras zonas de Serbia de buscadores empujados por la crisis económica y animados por los altos precios del oro ha crecido en los últimos tiempos.

Los vecinos de la zona cuentan que el trozo más grande jamás encontrado en la zona alcanzó los 120 gramos y que también ha habido hallazgos de piezas de 80 gramos.

El lavador limpia de piedras la porción del río que ha elegido para trabajar y llena de grava y arena unos cuencos anchos y cóncavos, que llaman "ispitak". Con mucha paciencia agita con ligeros movimientos circulares el contenido con agua.

"Es un trabajo duro. Lo cavas todo y cuando encuentras unos granitos de oro, sigues buscando en ese lugar más detenidamente", explica el veterano Ubavkic, de 69 años.

"Cuanto más cerca está el filón, el oro es más grueso. Y cuánto más lejos va el Pek, (el oro) se va desmenuzando y es como harina. Pero amarillo es amarillo, oro es oro", dice.

Otra técnica casi igual de antigua consiste en cribar la grava en una canaleta de metal ligeramente inclinada, para escurrir el agua, con un tamiz que sirve para separar las partículas de oro.

En el cuenco, un imán aparta las partículas de hierro y otros minerales, dejando sólo la arena y el oro que, al ser más pesada, queda en el fondo.

Tras tanto esfuerzo, el premio puede ser medio gramo de oro, dos gramos con mucha suerte. O nada. Eso sí, el oro que se encuentra en esta región es casi puro, de entre 21 y 23 quilates.

Para dedicarse al lavado hay que obtener un permiso del Ministerio de Medioambiente y Minas que obliga a vender el metal hallado al Banco Nacional.

"Los ejemplares más bonitos no los vendes. Los guardas por su belleza, como un recuerdo, en tu casa", dice Ubavkic, al tiempo que muestra uno de 2,3 gramos, en forma de cruz estilizada.

Pero la búsqueda de oro en el Pec no es nueva. Cerca de la ciudad de Kucevo están los restos arqueológicos de Kraku Lu Jordan, una ciudad romana del siglo II donde se levantaba una fundición de oro.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, el rey yugoslavo Aleksandar Karadjordjevic instaló a la orilla del Pek dos grandes excavadoras.

Snezana Stanojevic

(Agencia EFE)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel