ESPECIAL RESULTADOS ELECCIONES 26j Pinche aquí y vea los datos del escrutinio

El actor austríacto Helmut Berger se hizo un "lifting" para mitigar los estragos del alcohol

  • Berlín, 08 jun (EFE).- El actor austríacto Helmut Berger, de 69 años, se hizo un "lifting" para mitigar los estragos dejados en su rostro por el alcohol, según confiesa la exleyenda del cine europeo, intérprete favorito y "musa" de Luchino Visconti.

El actor austríacto Helmut Berger se hizo un "lifting" para mitigar los estragos del alcohol

El actor austríacto Helmut Berger se hizo un "lifting" para mitigar los estragos del alcohol

Berlín, 08 jun (EFE).- El actor austríacto Helmut Berger, de 69 años, se hizo un "lifting" para mitigar los estragos dejados en su rostro por el alcohol, según confiesa la exleyenda del cine europeo, intérprete favorito y "musa" de Luchino Visconti.

"No estaba muy en forma por culpa del alcohol. Ahora no es como antes, no hay que dejarse engarzar por un gran cuchillo. Lo hacen finamente con un láser. Dura apenas 25 minutos y no duele nada", explica el actor, al popular diario "Bild".

La intervención ha costado al actor unos 5.000 euros, apunta el rotativo, según el cual Berger, tras arreglarse el rostro, pretende poner en forma su cuerpo con mucho deporte y abstinencia alcohólica.

El actor había dado últimamente más que hablar en Alemania por sus excesos, que por trabajos en el cine u otro ámbito artístico.

Hace unos meses, montó un escándalo en un vuelo rumbo a Singapur, al encararse al personal de cabina cuando estaba totalmente borracho.

El actor, que en aquella época participaba en "Dschungelcamp", la versión alemana de "La isla de los famosos", se presentó en el aeropuerto de Fráncfort sin afeitar, con la cara abotargada, el cabello revuelto y totalmente bebido.

A ello siguió al menos otra intervención en una tertulia televisiva, donde compareció de nuevo borracho y se portó groseramente con el moderador y algún invitado.

El actor, conocido años atrás como "el hombre más bello del mundo", fue protagonista de películas como "La caída de los dioses" (1969), "El retrato de Dorian Gray" (1970)", Luis II de Baviera, el rey loco" (1972) y "Confidencias" (1974).

Con la muerte de Visconti, en 1976, su pareja durante años, empezó el declive cinematográfico de Berger, que ha tratado de mantenerse a flote como autor de memorias, intervenciones en programas de televisión.