AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

jueves, 02/10/14 - 11: 15 h

festival de cine

Chile aspira al primer Oscar con una obra sobre la caída de Pinochet

lainformacion.com

jueves, 07/02/13 - 18:46

[ ]
Chile aspira a primer Oscar con una obra sobre caída de Pinochet

MADRID (Reuters) - Chile aspira este año por primera vez a un Oscar y lo hace con una historia poco conocida sobre la caída del dictador Augusto Pinochet, "No", que presentaron el jueves en Madrid su director, Pablo Larraín, y el actor mexicano Gael García Bernal.

Ambientada en 1988, "No" narra el desarrollo de la campaña contra la permanencia de Pinochet en el poder en Chile previa al referéndum convocado por el régimen con el fin de legitimarse a nivel internacional. La consulta, que acabó con la derrota inesperada del dictador, abrió el camino a la democracia.

"Hay una competencia muy dura, con películas muy buenas, pero al mismo tiempo es una categoría sumamente impredecible", dijo Larraín sobre las opciones de su película en los Oscar. "La primera gran noticia es que la nominación permite que más gente se acerque y conozca la película".

En la gala del próximo 24 de febrero, "No" competirá con el drama "Amor", del austriaco Michael Haneke; la noruega "Kon-Tiki", de Joachim Ronning; la película histórica danesa "Un asunto real", de Nikolaj Arcel, y la cinta canadiense ambientada en África "Rebelle (War Witch)", del director Kim Nguyen.

La cinta chilena está protagonizada por García Bernal, que saltó a la fama tras aparecer en películas como "Amores perros" o "Diarios de motocicleta", y que aquí interpreta el papel del personaje ficticio René Saavedra, director de la campaña publicitaria a favor del "No" en el referéndum.

"Partíamos de un personaje gris, poco definido, porque la naturaleza humana es así", dijo García Bernal sobre su personaje, que apostó por una campaña política alegre y positiva alejada de victimismos.

"Había que dar un salto cuantitativo que cambiara la emoción de un país, el sentimiento de desesperanza por uno optimista. Y ese fue el triunfo contundente frente al que Pinochet no podía argumentar sino con más odio", agregó el actor de 34 años.

Larraín, por su parte, calificó de "privilegio" y de "gran aprendizaje" haber podido contar con el mexicano.

"Pensamos en Gael desde antes incluso de tener una primera versión del guión", declaró.

LLAGA ABIERTA EN AMÉRICA LATINA

"No" cuenta con numeroso material de archivo y la propia película está grabada con cámaras de la época para mantener la armonía del formato.

"La película está filmada con una cámara de los años 80, de la misma forma que se grabaron las imágenes de archivo. Queríamos generar una ilusión en el espectador en la que no se distinguiera el archivo de la ficción", explicó Larraín.

"Con el HD el espectador habría estado todo el tiempo saliendo y entrando del relato".

A pesar de que Larraín evitó establecer una relación directa con la actual situación política de Chile, para García Bernal la película tiene un importante reflejo en los tiempos actuales.

"No es coincidencia que en todas partes del mundo exista un crítica en torno a la democracia. La película incita a una pregunta muy recurrente que es: '¿Dónde estamos parados ahora en nuestra relación con la democracia y la falta de justicia social?'", dijo el mexicano.

"La película señala mucho la justicia que nunca llegó. A fin de cuentas, Pinochet nunca fue juzgado, y ahí tenemos una llaga abierta en América Latina".

Larraín culmina con "No" su trilogía sobre el periodo de la dictadura de Pinochet, tras "Tony Manero" y "Post Mortem", y admitió que recibió una acogida dispar en Chile, desde la alabanza a la crítica tanto de detractores como de partidarios del ex dictador, que falleció en 2006.

"La trilogía ha sido algo inesperado, jamás lo planeé, y la película no pretende ser un relato pedagógico sobre toda la época, la razón de la derrota de Pinochet es mucho más amplia que esta campaña", declaró Larraín, que presentó la película el pasado en enero en el Festival de Sundance.

"Como en toda sociedad hay gente que cree que es mejor no revisar estos momentos de la historia del país. A mi me parece esencial, porque la memoria nos permite comprender mejor el presente".

"Es cierto que Pinochet no fue juzgado en su día, pero sí por la historia. Hoy en día es considerado un bastardo yo diría que en todo el mundo, lo cual es algo reconfortante".

/Por Pablo Rodero/

(Reuters)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel