AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

martes, 23/09/14 - 02: 25 h

fotografía

‘Disko’, ligar o pelear: una mirada a las decadentes y peligrosas discotecas rurales de la antigua Unión Soviética

Roberto Arnaz

sábado, 15/06/13 - 06:00

[ ]
  • El fotógrafo estadounidense Andrew Miksys ha dedicado una década a retratar la fauna que frecuenta estos destartalados locales de ocio venidos a menos.

  • La mayoría de estas discotecas son antiguos centros comunitarios de la era soviética que aún conservan fotografías de Lenin o máscaras de gas.

Antro, tugurio o garito. Cualquiera de estas palabras le ajusta como un  guante a los ‘clubs’ que durante una década ha retratado el fotógrafo estadounidense Andrew Miksys. De origen lituano, Miksys ha recorrido decenas de discotecas rurales de la antigua Unión Soviética fotografiando su peculiar y única fauna nocturna, que acude a estos lugares con sólo dos cosas en la cabeza: “follar o pelear”.

Fascinado por los despojos de la era socialista, ha pasado incontables noches en discotecas perdidas de Lituania o Ucrania. “Muchas de ellas son antiguos centros comunitarios de la era soviética”, asegura el fotógrafo, que recuerda como “en las habitaciones traseras aún había fotografías rotas de Lenin, posters de películas soviéticas o máscaras de gas”.  

Este tipo de destartalados locales de ocio, han perdido gran parte de popularidad desde el fin de la URSS. Los jóvenes de las repúblicas exsoviéticas “se están mudando a las grandes ciudades o emigrando a otros países europeos”, explica Miksys, que ha recogido sus vivencias en ‘Disko, un libro de 100 páginas que hace una radiografía de la juventud rural de las antiguas repúblicas socialistas.

Miksys reconoce que ignoró las advertencias de sus amigos, preocupados por la seguridad del reportero en estos locales a los que únicamente acuden jóvenes marginales dispuestos a “beber, ligar, bailar y meterse en líos”. El fotógrafo cree que su condición de extranjero le sirvió de salvoconducto en estas discotecas en las que la noche acaba limpiando los cristales, y la sangre, de los destartalados suelos.

Roberto Arnaz

Responsable de Actualidad y Portada

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel