Los nuevos horizontes de la fotografía de Alberto García Alix


  • Jazmine, Djamel o Bubu son los protagonistas de estos retratos de Alberto García Alix, que también conviven con fotografías poéticas de espacios como `Entrada al purgatorio´ o `Testigos de un crimen´. Es la propuesta del fotógrafo leonés, bajo el título `Un horizonte falso´, que se expone en la galería Juan de Aizpuru hasta el 21 de octubre.

Jazmine en silencio

Jazmine en silencio Fotos: Alberto García Alix | Galería Juana de Aizpuru

Impávido como una araña

Impávido como una araña Fotos: Alberto García Alix | Galería Juana de Aizpuru

El tesoro de Bubu

El tesoro de Bubu Fotos: Alberto García Alix | Galería Juana de Aizpuru

Djamel

Djamel Fotos: Alberto García Alix | Galería Juana de Aizpuru

Autorretrato Formentera

Autorretrato Formentera Fotos: Alberto García Alix | Galería Juana de Aizpuru

Entrada al purgatorio

Entrada al purgatorio Fotos: Alberto García Alix | Galería Juana de Aizpuru

Escenografía de un recuerdo

Escenografía de un recuerdo Fotos: Alberto García Alix | Galería Juana de Aizpuru

Monólogo con un cuervo

Monólogo con un cuervo Fotos: Alberto García Alix | Galería Juana de Aizpuru

Oscuras presencias

Oscuras presencias Fotos: Alberto García Alix | Galería Juana de Aizpuru

Testigos de un crimen

Testigos de un crimen Fotos: Alberto García Alix | Galería Juana de Aizpuru

Alberto García Alix siempre responde que él nunca fue el fotógrafo de la Movida madrileña. Acomete así la sempiterna pregunta, porque todos saben que sus fotos en blanco y negro documentaron a muchos de sus amigos y protagonistas de aquella década maldita de la Transición española.

Tras su serie biográfica De donde no se vuelve, ahora su fotografía continúa con la evolución, de los últimos años, en su narrativa, más poética, pero igual de perturbadora.

García Alix no ha perdido "su voz" a la hora de retratar a personas que se convierten en personajes, como Jazmine, Djamel o Bubu.

Regresa así con estos retratos en blanco y negro, seña de su obra, pero también apuesta por encuadres de espacios oscuros con fotos que bien podrían ser en sí mismas un poema visual.

Entrada al purgatorio, Oscuras presencias o Testigos de un crimen son los títulos que provocan al espectador. El conjunto de estas fotografías forma parte de Un horizonte falso, una exposición que se puede ver en la galería Juana de Aizpuru, después de que ya viajara a México el año pasado.

"Un mundo de presencias alteradas atrapado en un instante de eterno silencio. Lo visible es aquí metáfora de sí mismo y de un pensamiento. Pensamiento , como revelación alimentada en un monologo que se tensa sobre un horizonte. Un horizonte falso".

Son las palabras que escribe García Alix para adentrarnos en esta muestra, que se puede ver en Madrid hasta el 21 de octubre.