AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

viernes, 25/04/14 - 11: 41 h

internet

Cómo navegar por Internet y no perder tu privacidad en el intento

José Barreiro

viernes, 17/08/12 - 07:00

[ ]

No es difícil acceder a Internet, pero aún son muchos los usuarios que no prestan atención a su privacidad en la Red. Con ayuda de algunas herramientas, podremos navegar con más seguridad y sin que nuestros datos personales caigan en malas manos.

Cómo navegar por Internet y no perder tu privacidad en el intento

Pese a que Internet ha hecho mucho por acercar la información y las nuevas tecnologías a todo tipo de usuarios, desde el principio ha habido una falta de información sobre los peligros que conlleva para nuestra privacidad. Navegar no es peligroso si se tiene un poco de cuidado en ciertos aspectos que podrían revelar información personal. Para ayudar en esta tarea existen varias herramientas para proteger nuestra privacidad:

  • Software libre. Los sistemas operativos y los programas de código cerrado tienen la particularidad de que solo la empresa conoce cómo está construida esa aplicación y lo que es capaz de hacer. Al no poder revisar sus 'entrañas', ningún usuario podrá saber con seguridad si su sistema no tiene 'software malicioso' que envíe información personal al fabricante o espíe tus datos. El 'software libre' permite examinar y analizar el código (que está abierto para todo el mundo), con lo que la posibilidad de que existan programas maliciosos se reduce mucho. Una buena combinación sería usar un sistema GNU/Linux con software exclusivamente libre. Si se usa un sistema operativo privativo sería buena idea que al menos se utilizara un navegador libre como Firefox.
  • Webs que no registren tus búsquedas. Nadie duda de la calidad de un buscador consolidado como Google, pero el gigante californiano también tiene su lado oscuro. Las búsquedas que los usuarios realizan quedan registradas y ligadas con correos electrónicos e identidades reales de personas. Google obtiene tanta información que podría hacer incluso informes detallados sobre los gustos de sus usuarios. Para evitar esto lo mejor es usar buscadores que respeten la privacidad y no registren ni monitoricen tu actividad. Es el caso de Duck Duck Go e Ixquick.
  • Correos electrónicos y redes sociales libres. El problema con los correos electrónicos web es el mismo que con los buscadores, las empresas controlan tus mensajes y pueden conocer qué escribes en ellos en cada momento. La solución es usar emails encriptados y privados como Hushmail y Lavabit, y a ser posible usando un gestor de correo como Thunderbird, en lugar de hacerlo vía web. En las redes sociales también existe un claro problema con la privacidad del usuario. Para remediarlo existen las redes sociales libres: Diaspora en lugar de Facebook e Identica en lugar de Twitter.
  • Bloqueador de 'bots' en páginas web. Cada vez que entramos en una web, empresas de publicidad y rastreo almacenan nuestros datos de navegación (como las famosas 'cookies'). Para evitarlo existe una herramienta muy sencilla que bloquea esas aplicaciones, se llama 'Do Not Track Plus' y puede instalarse como complemento en navegadores como Firefox y Chrome.
  • Ocultador de la IP. Pese a que podemos bloquear los intentos de rastreo de las páginas, no ocurre lo mismo con nuestra IP, que deja una huella evidente de que hemos visitado esa web. Con herramientas como Tor o Freenet, o mediante el uso de 'proxies' podremos ocultar nuestra dirección IP y de esta manera hacer casi imposible que alguien relacione una visita en concreto con un usuario específico.

Pero todas estas herramientas son inútiles sin el sentido común que todo usuario de Internet debiera tener. Hay que tener cuidado en no dar datos personales en cualquier página, no subir material comprometido, evitar compartir imágenes en páginas públicas y tener mucho cuidado con lo que se dice en las redes sociales.

Internet no es peligroso, pero algunos usuarios e incluso empresas no tienen ningún reparo en hacerse con datos personales de cualquier persona con el fin de sacar beneficio económico de su uso. Igual que al conducir debemos llevar puesto el cinturón y respetar los límites de velocidad, cuando navegamos tenemos que tener en cuenta este tipo de 'amenazas' para poder proteger nuestra privacidad.

Temas

Destacamos

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android

iplabel