OPERACIÓN SALIDA Los consejos para un viaje con 6,5 millones de 'compañeros'

Madrid. La comunidad prestó en 2012 más de 9.700 asistencias de traducción en juzgados de la región


En 2012 los servicios de traducción e interpretación de los órganos jurisdiccionales y fiscalías de la Comunidad de Madrid realizaron 9.712 asistencias, explicaron a Servimedia fuentes de la Administración regional.
Del total, 6.937 corresponden al Partido Judicial de Madrid y el resto, 2.871, al resto de partidos judiciales. Entre las competencias que tiene el Gobierno regional en materia de justicia se encuentra la de prestar en juzgados, tribunales, fiscalías y registros civiles de la Comunidad de Madrid el servicio de interpretación para declaraciones orales de personas, traducción escrita y transcripción de cintas de audio, o similares, grabadas en idiomas distintos del castellano.
Las mismas fuentes señalaron que los idiomas más demandados en Madrid capital son rumano (1.756 servicios), árabe (1.060), chino (722), inglés (502) y wolof (300).
En el resto de partidos judiciales se mantiene el rumano (575) y árabe (202) como los más demandados, pero en este caso le siguen el inglés (180), chino (140) y polaco (46).
Las mayores demandas de este servicio se producen en los juzgados y tribunales del Orden Jurisdiccional Penal, que concentran el 90% de las actuaciones.
Pero también al resto de los órdenes jurisdiccionales, en especial al Civil (divorcios, familia, desahucios), Contencioso Administrativo (extranjería, denegaciones de acceso, órdenes de expulsión) y al laboral (despidos).
Indicaron que la Comunidad de Madrid ha ido adaptando el servicio de traducción e interpretación a las necesidades de la población que puede recurrir a él.
Actualmente, en los órganos judiciales de la región se presta este servicio hasta en 114 idiomas las 24 horas, los 365 días del año. Y es que, además de ofrecer los idiomas más comunes como el alemán, chino, italiano o ruso, el Gobierno regional también tiene en cuenta las numerosas lenguas, dialectos e idiomas tribales que existen en países de África, para así mantener las garantías procesales de todas las personas que acuden a un órgano jurisdiccional.