AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

miércoles, 23/07/14 - 08: 33 h

literatura

El libro póstumo de Hessel sugiere a los indignados que se reconviertan en militantes infiltrados del PP y PSOE

David González | aviondepapel.tv

miércoles, 27/03/13 - 06:00

[ ]
  • En `¡No os rindáis!´, Hessel recuerda que cambiar las sociedad desde dentro es una táctica política que ya ejecutó CC OO cuando se infiltró en los sindicatos franquistas. 
     
  • El autor de `¡Indignaos!´ también confiesa que Zapatero le decepcionó como presidente del Gobierno.
Stéphane Hessel confiesa que el fracaso político de Zapatero le decepcionó  -Foto: David González | aviondepapel.tv

Cuando el lector abre la página 27 del libro póstumo de Stéphane Hessel, ¡No os rindáis!, resuena una confesión con tono lastimero, casi de derrota.

Estuve entre los primeros partidarios de José Luis Rodríguez Zapatero, pensaba que un Gobierno socialista haría la política que los españoles necesitaban. Me decepcionó”, confiesa Hessel.

El autor de ¡Indiganos!, libro que adjetivó en los medios de comunicación el movimiento de descontento social en torno al 15-M –los indignados-, regresa ahora a las librerías con esta tercera entrega tras ¡Comprometeos!, justo poco semanas después de su fallecimiento a los 95 años.

En ¡No os rindáis! (Destino, 2012), Hessel asegura que la indignación ya no es suficiente para cambiar el curso de las cosas.

Más aún, alecciona a los jóvenes aconsejándoles que no solo se manifiesten en las calles, si no que pasen de la protesta a la intervención política directa desde las instituciones democráticas. 

El excombatiente de la Resistencia francesa y uno de los impulsores de la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pide explícitamente a los indignados que cambien radicalmente de adjetivo.

Hessel les insta a que se conviertan en “infiltrados” de los partidos políticos con representación parlamentaria para acelerar el cambio.

“Los partidos políticos tradicionales se han encerrado demasiado en sí mismos. Anquilosados, necesitan una sacudida. Pero, pese a todo, siguen siendo un instrumento esencial”, narra Hessel.

En este sentido, aconseja afiliarse en los partidos políticos con representación para intentar reformar desde dentro a dichas formaciones y así combatir mejor los problemas sociales.

“Creo que no hay que dudar tampoco a la hora de entrar en un partido. Yo soy firme partidario de utilizar las fuerzas políticas existentes. Más vale estar dentro que fuera. Nunca hallaréis ninguno, ni uno solo, que esté al cien por cien en vuestra misma línea. Pero así son las cosas”, añade.

Según el exdiplomático, aunque los políticos actuales carezcan de agresividad para modificar el actual estado de las cosas, deberán ser los nuevos “infiltrados” quienes tengan que socavar la actual agenda y programas electorales de estas grandes formaciones.

Hessel recuerda que la infiltración, como táctica de hacer política desde dentro, no es nada nuevo.

Así, rememora que los entonces sindicalistas en la clandestinidad de Comisiones Obreras (CC OO) ya actuaron como infiltrados de los sindicatos verticales franquistas en los años 70.

Aquella acción troskista, nacida de la IV Internacional, se conoció como entrismo.

“El objetivo debe ser infiltrarse en las instancias políticas, gubernamentales y sociales en nombre de nuestros valores y ambiciones”, finaliza Hessel.

Destacamos

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel