AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

martes, 23/09/14 - 03: 15 h

literatura

"Habría hecho falta alguien con más talento que Peter Jackson para adaptar El Señor de los Anillos"

José Barreiro

jueves, 13/12/12 - 06:00

[ ]
  • Peter Jackson estrena 'El Hobbit: un viaje inesperado', la primera película de la nueva trilogía basada en El Hobbit.
  • Eduardo Segura, experto en la obra de Tolkien, explica la complejidad de adaptar una obra con tanto simbolismo a la gran pantalla bajo la visión comercial de Holywood.
Peter Jackson se ha hecho cargo de la nueva trilogía basada en el universo de la 'Tierra Media'

A finales de los años veinte J.R.R. Tolkien comenzó a escribir un cuento sobre hobbits, magos y elfos para poder leérselo a sus hijos. Pocos años después y tras finalizarlo por completo, decidió publicarlo.

Así nació El Hobbit y uno de los universos literarios más complejos y populares del siglo veinte, que se consolidaría posteriormente con su obra más conocida, El Señor de los Anillos.

De la mente de Tolkien no solo surgió un nuevo universo, sino tal y como explica Doctor en Filología Inglesa y experto en la obra de Tolkien, Eduardo Segura, un nuevo fenómeno literario del género épico.

Pero adaptar una obra de tanta complejidad al cine al cine no es una tarea sencilla. 

"Tolkien ha sido víctima, como lo fue en su día George Lucas, de fundar un nuevo tipo de género. La obra de Tolkien no es fantasía, está más relacionado con el concepto de épica, más cercano a Beowulf y a la literatura anglo germánica que a lo que luego se ha llamado literatura fantástica", explica Segura.

El Hobbit, publicado en 1937, mantiene desde el principio un tono alegre y desenfadado, que sin embargo cambia poco a poco a media que la historia avanza. Tolkien era filólogo y sus conocimientos de lenguas antiguas (conocía más de veinte idiomas) y literatura clásica, hicieron que la obra caminara poco a poco hacia la épica.

"Del comienzo tan simpático y divertido se va de un modo casi inconsciente al terreno de la épica, y cuando llegas a los últimos capítulos te encuentras dentro de la mitología anglo germánica. El nombre de Beorn, por ejemplo, está sacado de la raíz nórdica de la palabra oso".

Muchos de los personajes que aparecen en El Hobbit aparecerían posteriormente en El Señor de los Anillos, es el caso de Bilbo Bolsón, el mago Gandalf o Elrond el medioelfo. Sin embargo Tolkien no concibió este libro con intención de darle continuidad, con lo que tuvo que repensar el papel y trasfondo de muchos eprsonajes para adaptarlos al tono de la trilogía, mucho mas épico y oscuro.

"El Hobbit es una historia más lineal, la galería de personajes es más limitada y nos movemos en un esquema mucho más sencillo en cuanto al carácter de los personajes. Cuando Tolkien escribió El Hobbit, Elrond por ejemplo, no existía más allá de la historia de ese libro y tuvo que recrear el personaje para darle coherencia al universo mitológico de El Señor de los Anillos", comenta Segura.

La escasez de papel durante los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial obligaron a Tolkien a publicar su novela en tres volúmenes en lugar de uno solo, como era su intención. Sin pretenderlo, el escritor británico inició una tendencia que está más de moda que nunca en nuestros días, las trilogías.

Adaptación cinematográfica de las obras de Tolkien

Nadie duda de la capacidad de Peter Jackson para trasladar el universo 'tolkeniano' a la pantalla grande después del éxito de la anterior trilogía. Sin embargo, según Eduardo Segura, el estilo, profundidad y matices de los libros no se han conseguido reflejar en las películas. 

"Habría hecho falta alguien con mucho más talento que Peter Jackson para adaptar al cine El Señor de los Anillos. No me parece un mal director, pero es un director que se ha formado en una generación de directores que considera que Steven Spielberg es el ejemplo a seguir. ¿Qué habría pasado si esta adaptación hubiera caído en manos de David Lynch (Dune), John Huston (El halcón maltés) o Peter Weir (Master and Commander)? Necesitaría un director contemplativo, Weir es un director más que adecuado para trasladar la esencia de las obras de Tolkien a la gran pantalla."

"Cuando una obra de arte es concebida por un artista genial, requiere que el que adapte esa obra sea otro genio. Es como si al David de Miguel Ángel lo pintas. Tolkien dijo que sus libros habían sido escritos para ser leídos en voz alta, con lo que ni siquiera cuando lo lees en silencio en tu casa, estás cumpliendo la voluntad del autor."

"Al trasladar estas obras a imagen, la pérdida de energía artística es exponencial y lo que le ha ocurrido a Peter Jackson es que alterna momentos sublimes con escenas muy flojas. En El Señor de los Anillos el espíritu ha quedado deformado, la tensión dramática gira en torno a un tema antropológico como la muerte y la inmortalidad y en la película ha quedado reducido a un segundo plano cuando es un tema nuclear".

Sin embargo, Segura cree que la continuidad (conseguida en este caso al apostar por el mismo director) será buena para la saga. "Ahora tendremos una versión unitaria, algo que se hecha de menos en sagas como la de Harry Potter, donde cada director lo hizo a su propio estilo".

Sin embargo la visión comercial de Hollywood supone un problema para adaptar una saga con tantos matices, ya que en ocasiones (como ya ocurrió en El Señor de los Anillos) se omiten detalles o se añaden otros nuevos para adaptar la historia al gusto contemporáneo de los espectadores.

"El problema en Holywood es el dinero. New Line (la productora de la trilogía) estaba al borde de la bancarrota y lo apostaron todo a este proyecto, pero si lo que hay detrás es el talonario, es lógico que luego se sacrifiquen muchos detalles, aunque Jackson se mantuvo firme a la hora de mantener cosas como final de El Retorno del Rey, que hubiera sido diferente si hubiera cedido a las presiones de la productora.

La perspectiva con la que se abordan estas adaptaciones posiblemente no sea la más adecuada. El Hobbit no es una película de acción, sin embargo los elementos de aventura y los efectos digitales tienen, según Eduardo Segura, demasiado protagonismo en las películas.

"Los espectadores contemporáneos tenemos la retina maleducada. No estamos habituados a un tipo de cine con otro 'tempo'. Creo que El Hobbit va a ser una película notable cuando podría ser una película de diez, sin embargo si fuera fiel al estilo puramente Tolkien quizá no triunfaría."

"Toda la historia de amor entre Arwen y Aragorn es el pretexto típico de Hollywood de la historia de amor, es algo anacrónico, son problemas de psiquiatra típicos del siglo XXI. Peter Jackson ha convertido El Señor de los Anillos en un panfleto a favor de la naturaleza deformando el personaje de Bárbol, y ha convertido a Saruman en una especie de Hitler. Son lecturas demasiado pegadas a nuestro tiempo".

El Hobbit: un viaje inesperado, será la primera película de una nueva saga basada en el universo de la Tierra Media, y se estrena en todo el mundo el 14 de diciembre. 

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel