AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

domingo, 20/04/14 - 08: 36 h

literatura

Los empresarios chinos `tunean´ en España el soborno con “sobres rojos” y optan por el clásico aguinaldo

David González | aviondepapel.tv

martes, 04/12/12 - 00:00

[ ]
  • El periodista Ángel Villarino publica un libro de investigación sobre `la vida y negocios´ de la comunidad china en España.
La Policía cree que la red de Gao Ping blanqueaba dinero de otros países de la UE

Cuando un periodista acude a una rueda de prensa en China, recibe un sobre rojo con un importe en metálico de unos 70 euros por parte del gabinete de comunicación de la empresa organizadora. “Es para el taxi”, sugieren.

Es una costumbre muy arraigada en la cultura empresarial del gigante asiático. Así se cierran buenos negocios. Cuando una multinacional quiere un contrato público o tomar ventaja en una concesión, ahí aparece el sobre rojo, pero con una suma más cuantiosa. 

“Para un alto cargo de la Administración que te dará una contrata de una autopista, éste puede contener millones de yuanes. En China, es muy común. Y las empresas extranjeras que allí operan también los utilizan. Quien dice que no entrega sobres rojos, te está mintiendo. Es imposible hacer negocios sin esos sobornos”, explica Ángel Villarino.

El periodista y corresponsal en China de varios medios así lo detalla en su libro ¿Adónde van los chinos cuando mueren? Vida y negocios de la comunidad china en España (Debate, 2012).

No se guíen por el título del libro, porque este ensayo, aparte de desmontar las principales leyendas urbanas sobre este colectivo, es un muy recomendable trabajo de periodismo de investigación, que casi roza el retrato antropológico de las 200.000 personas que conforman la comunidad china en nuestro país.

Así, en su libro, Ángel Villarino desvela cómo muchos empresarios chinos piensan que las autoridades y empresas españolas “no saben entender” el significado y el verdadero valor de los sutiles sobres rojos.

Está tan aceptada esta costumbre en sus hábitos comerciales en China, que han tenido que -digamos- tunearla a su llegada a nuestro país.

Sin embargo, los empresarios chinos tienen ahora mucho cuidado. Sobre todo, en medio del ruido mediático del caso Emperador y la detención del presunto líder de la trama Gao Ping.

“Muchos policías a los que he entrevistado me dicen que los empresarios chinos intentan entregar en España esos mismos sobres rojos. Sin embargo, parece ser que han entendido que funcionan mejor los favores o los regalos: los jamones o los trajes, por ejemplo, en lugar del dinero en efectivo”, añade Villarino.

El sobre rojo quizás sea una de los hábitos menos conocidos de cómo actúan algunos comerciantes chinos para lograr un mejor trato de favor en España. Aunque, tal vez, también se desconozca bastante que ya tienen sus propios lobbies de presión con domicilio español.

No se pueden comparar con los sofisticados lobbies anglosajones, con influencia en la clase política y empresarial, sino que actúan "de manera más local" y con un "comportamiento muy intuitivo", sin un manual de uso, añade Villarino.

No en vano, las asociaciones de empresarios chinos ya actúan en nuestro país como núcleo de fuerte influencia. Operan en un área reducida –municipio, provincia, comunidad autónoma-, pero organizados bajo un centenar de asociaciones por todo el territorio español.

El objetivo de estos grupos de presión o de portavocía es lavar la imagen pública de su comunidad. El caso Emperador ha sido un escándalo que les ha hecho aún más daño que Santiago Segura.

No en vano, Torrente, el brazo tonto de la ley y la mofa que algunas secuencias de la película hacía sobre la comunidad china puso en peligro su reputación y, por tanto, la prosperidad de sus negocios, según recuerda Villarino.

No obstante, en el ensayo del periodista también se muestra esas fortalezas que están convirtiendo China en un gigante económico mundial.

“Tienen una capacidad de trabajo y esfuerzo que solo se podría comparar con la que tenía aquella generación de padres y abuelos españoles tras la posguerra. ¿Quién quiere pasarse todo el día vendiendo pipas y cervezas? Las tiendas de alimentación las han regentado los chinos porque nadie las quería. Para las pymes, también son un peligro los grandes centros comerciales, no solo los chinos”, opina el periodista.

Por último, Villarino destaca otros dos valores clave del despegue económico de esta comunidad residente en España. Uno de ellos es su red familiar y cadena de favores mutuos; y el otro es que valoran mucho la educación de sus hijos.

“Son campesinos de zonas rurales de Zhejiang, que llegan a España sin apenas hablar español, pero que quieren y se esfuerzan para que sus descendientes vayan a la Universidad”, finaliza Villarino.

Destacamos

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android

iplabel