AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

sábado, 25/10/14 - 08: 02 h

monumentos y patrimonio nacional

La Grand Central neoyorquina cumple 100 años de viajes, cine y mucho turismo

lainformacion.com

sábado, 26/01/13 - 08:47

[ ]

La icónica Grand Central Terminal de Nueva York celebrará la próxima semana su primer siglo de historia en el que se ha convertido no solo en una estación de trenes, sino en una joya arquitectónica, un plató de cine, un centro comercial y en un punto de encuentro para neoyorquinos y turistas.

Jessica Martorell

Nueva York, 26 ene.- La icónica Grand Central Terminal de Nueva York celebrará la próxima semana su primer siglo de historia en el que se ha convertido no solo en una estación de trenes, sino en una joya arquitectónica, un plató de cine, un centro comercial y en un punto de encuentro para neoyorquinos y turistas.

Tras más de diez años de obras, la estación que conecta la Gran Manzana con sus localidades vecinas, abrió sus puertas al público un 2 de febrero de 1913 y durante un siglo ha conseguido conservar su estilo y aumentar su popularidad.

"Es un edificio precioso y útil para la gente. No es solo eficiente, sino también elegante", destacó a Efe el historiador de arquitectura y miembro de la comisión de conservación de monumentos de Nueva York Matt Postal.

Pese a que ahora es uno de los símbolos de la ciudad de los rascacielos, la estación de ferrocarril más grande del mundo ha tenido que lidiar con diferentes obstáculos a lo largo de los años, como el del "boom" del automóvil en la década de los años 50 que puso en peligro su futuro.

La terminal, situada en el cruce de la calle 42 y la Park Avenue, se construyó por la necesidad de soterrar las vías y jubilar los trenes de vapor, pero con la eclosión del coche y el aumento de los precios del suelo de Manhattan durante la década de 1960 se contempló la posibilidad de derribarla.

No obstante, consiguió resistir y seguir de pie gracias principalmente a la lucha que lideró la ex primera dama estadounidense Jacqueline Kennedy Onassis, quien utilizó su poder social para salvar el edificio que posteriormente fue declarado monumento histórico.

"Es un edificio excepcional, como estación de transporte público del área metropolitana y por su conservación histórica gracias a que en 1978 el tribunal supremo de los Estados Unidos se pronunció para protegerlo", explicó Postal.

Para rescatar la estación de su complicada situación financiera, se incluyeron zonas comerciales en su interior y se vendió el edificio que se había construido en su parte trasera, ahora el rascacielos MetLife.

Con la zona comercial la terminal se convirtió en mucho más que una estación de trenes, pues muchos turistas y neoyorquinos se acercan hasta allí para comprar en sus tiendas, comer en sus restaurantes o adquirir en su mercado algún producto culinario selecto.

Así, andar por la Grand Central se convierte en casi misión imposible para los tres cuartos de millón de pasajeros que utilizan a diario esta estación de ferrocarril y metro, ya que la sala Vanderbilt, su vestíbulo de más de 1.100 metros cuadrados, está repleto de turistas tomando fotos y mirando hacia arriba boquiabiertos mientras contemplan los astros.

Y es que la cubierta del edificio es una de las peculiaridades del edificio, pues en ella aparece un mural de las constelaciones representado al revés.

Aunque se ha especulado que esto fue un error de su artista, Paul Helleu, "está basado en un mapa del renacimiento italiano que fue diseñado como si Dios estuviera mirando hacia abajo, por eso está al revés para los que lo contemplamos desde abajo", apuntó Postal.

Además, fotografiarse delante del reloj de cuatro caras que preside el centro de la estación, punto de encuentro para los neoyorquinos, es un ritual para todos los turistas que visitan la Gran Manzana.

Pero también es una estación de cine, pues ha sido utilizada en múltiples ocasiones como escenario para rodar escenas para la gran pantalla que han pasado a la historia.

Por ejemplo, escenas clásicas como el tiroteo en la escalinata de la estación protagonizado por Kevin Costner en la película "The Untouchables" (1978) justo en el momento en el que el carrito de un bebé rueda escaleras abajo, o cuando la terminal queda destruida en "The Avengers" (2012) durante la lucha de los superhéroes por salvar el planeta de unos invasores extraterrestres.

El encanto de la terminal llega también a su planta subterránea, donde se puede comer en una zona ambientada en viejos vagones de tren y saborear por ejemplo, los famosos "cupcakes" de la serie de televisión "Sex and the City" de la pastelería Magnolia Bakery.

Este área también esconde otro de los secretos de la estación, la acústica de sus arcos de cerámica que pueden causar un susurro. Así si dos personas se colocan en las esquinas opuestas de la entrada en arco y susurran, la otra puede oír su voz pese a estar a metros de distancia.

Los festejos para celebrar el centenario, arrancarán este febrero con la participación de caras conocidas como Caroline Kennedy, hija del asesinado expresidente John F. Kennedy, y el director y productor de cine Spike Lee, aunque se prolongarán durante los próximos meses con varias exposiciones.

(Agencia EFE)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel