AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

martes, 29/07/14 - 02: 38 h

música rock and roll

Antes de Elvis no había nada

lainformacion.com

domingo, 31/03/13 - 12:50

[ ]

Madrid, 31 mar (EFE).- Tan solo tenía 21 años y aún no había entrado en la leyenda de la música. Faltaba poco para que se convirtiera en la mayor estrella del momento, pero cuando el fotógrafo Alfred Wertheimer comenzó a seguir a Elvis Presley en 1956, su fama aún no había trascendido de su sur natal.

Antes de Elvis no había nada

Madrid, 31 mar (EFE).- Tan solo tenía 21 años y aún no había entrado en la leyenda de la música. Faltaba poco para que se convirtiera en la mayor estrella del momento, pero cuando el fotógrafo Alfred Wertheimer comenzó a seguir a Elvis Presley en 1956, su fama aún no había trascendido de su sur natal.

Fue el año de la explosión, de sus primeros números uno, de su primera película, de sus primeras apariciones televisivas...el año en el que comenzó a forjarse un mito cuyos primeros pasos se pueden ver en "The Making of Elvis", una recopilación del trabajo de Wertheimer que publica Taschen.

Una edición trilingüe -inglés, francés y alemán-, de gran formato (31,2 x 44 centímetros) y 418 páginas que recoge una selección de las casi 3.000 fotografías que Wertheimer tomó aquel año en el que siguió a Elvis, además de algunas de las que realizó en 1958 durante el servicio militar del cantante en Alemania.

En 1956 Elvis era un "crooner" emergente que llegaba de Memphis con ganas de comerse el mundo. En noviembre del año anterior le habían nombrado el "artista masculino más prometedor del año" y había firmado un contrato con RCA Victor por 40.000 dólares, una cifra escandalosa para la época.

Pero la gran promoción y la grabación de su primer disco comenzaron en enero de 1956 y ahí entró en juego el fotógrafo alemán Alfred Wertheimer.

"¿Elvis qué?" fue la respuesta de Wertheimer cuando la compañía RCA Victor le ofreció fotografiar al joven artista.

El alemán se convirtió en su sombra durante todo el año y tuvo acceso ilimitado al cantante, lo que le permitió crear "un retrato penetrante de un hombre preparado para llegar al estrellato", señala el prólogo del libro, que destaca "lo extraordinario de su intimidad y lo incomparable de su alcance".

Imágenes multitudinarias de conciertos, como el celebrado en Russwood Park (Memphis) en julio de ese 1956 se combinan con otras más reservadas y menos conocidas del cantante, como las que el fotógrafo tomó en un tren que le llevó de Nueva York a Richmond (Virginia), donde tenía dos conciertos.

Elvis leyendo cartas de sus fans; subido en una moto al más puro estilo Marlon Brando en "Salvaje"; firmando autógrafos; peinándose frente al espejo de un baño o en una piscina, despeinado y con cara de pocos amigos.

El fotógrafo se metió en sus conciertos, en sus ensayos al piano, le siguió en sus paseos, mientras leía el periódico o cuando tomaba un refresco con unos amigos.

"Durante el primer concierto, mientras había otras actuaciones en el escenario, por un momento perdí de vista al cantante para encontrarle con su cita al final de un pasillo oscuro. Estaban tan concentrados que era invisible para ellos, pero mi cámara congeló aquel instante en una fotografía conocida como 'El beso'", recuerda Wertheimer de una de sus imágenes más conocidas.

También relata el día que llegó a un loft de Manhattan para fotografiar el ensayo de Elvis de cara a su actuación en el show televisivo de Steve Allen.

"Elvis cantaba y tocaba gospel en un piano en una esquina de la habitación, bajo la atenta mirada de su primero Junior Smith (...) Elvis prefería tocar música rodeado de gente que le escuchaba en silencio".

Momentos recogidos en el libro, como también el que marcó el punto de inflexión en su carrera, su aparición en el Ed Sullivan Show, el más famoso de aquel momento.

Más de 60 millones de espectadores vieron aquel programa de televisión y la interpretación de "Love me tender" generaría un récord de pedidos por adelantado, que alcanzaron el millón de copias.

En ese momento Elvis se convirtió en una estrella. Las fotos de Wertheimer son un exhaustivo documento de esos meses que hicieron millonario al joven cantante y que llevaron al rock and roll a lo más alto de las listas de éxitos.

Imágenes que se complementan con los diseños que para muchos de los conciertos realizó la imprenta Hatch Show Print, una de las más conocidas de Estados Unidos y en activo desde hace más 130 años (se creó en 1879) en Nashville (Tennessee).

Un póster con la misma grafía que se usaba en la década de los cincuenta abre cada capítulo de un libro que sale a la venta con una tirada limitada de 1.956 ejemplares a un precio de 450 libras (500 euros).

Además de dos ediciones de coleccionista de solo 125 ejemplares cada una, que incluyen una impresión de "Kneeling at the Mosque" o de "The Kiss", dos de las fotografías más emblemáticas de aquella primera época de Elvis, con un precio de 1.000 libras (1.250 euros).

Un libro que ayuda a entender el fenómeno de Elvis, la revolución que causó con su estilo absolutamente rompedor. Fue la primera estrella mundial de la música del siglo XX y marcó un antes y un después. Porque como dijo John Lennon y recoge el libro: "Antes de Elvis no había nada".

Alicia García de Francisco

(Agencia EFE)

Destacamos

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel