AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

miércoles, 01/10/14 - 22: 28 h

arte, cultura y espectáculos

Philip Glass: "Tenemos todos el mismo problema que Disney, todos vamos a morir"

Miguel Fernández Flores

martes, 22/01/13 - 15:23

[ ]
  • ‘The Perfect American‘, la última ópera de Philip Glass trata de manera ficticia los últimos tres meses de vida de Walt Disney. Es la primera vez que se aborda la vida de Disney en una historia.
  • La obra fue un encargo de Gerard Mortier, actual director del Teatro Real, y este martes se celebra en Madrid su estreno mundial en co-producción con la English National Opera de Londres.
Philip Glass: "Tenemos todos el mismo problema que Disney, todos vamos a morir"  -Fotogaleria: Miguel Fernández Flores

Un hombre ordinario que llegó muy lejos se enfrenta a la muerte. Walt Disney, el creador del mundo pop. Disney, el racista, el jefe déspota. El hombre que quiere vivir para siempre. ‘The Perfect American‘, la última ópera de Philip Glass trata de manera ficticia los últimos tres meses de vida de Walt Disney. La obra fue un encargo de Gerard Mortier, actual director del Teatro Real al compositor americano, y este martes se celebra en Madrid su estreno mundial en co-producción con la English National Opera de Londres. Es la primera vez que se aborda la vida de Disney en una historia.

Glass, el minimalista.

A sus 75 años, Philip Glass es uno de los compositores americanos más célebres de la segunda mitad del siglo XX. Su obra es mundialmente buscada para musicalizar películas y óperas, que van desde trabajos para Scorsese, la banda sonora de ’Las Horas’, a decenas de óperas o música para documentales de Errol Morris. Él mismo hace unas 60 actuaciones al año. Sus presentaciones suelen crear mucha expectación y sus óperas son presentadas en todo el mundo ante salas completas.

Para quien no esté familiarizado con la música de Glass, su manera de componer está basada en la forma repetitiva de la música hindú, también conocida como ‘minimalismo‘. La música suele ser muy melódica y lírica. Glass era uno de los amigos más cercanos de Ravi Shankar, de quien tuvo una influencia enorme. La característica principal en la música del director americano es un tema predominante de notas que se repiten durante muchos compases de dos notas continuas. A petición de lainformacion.com, Glass reflexionó sobre esta forma de componer: ‘Cuando lo haces de esa manera, puedes sacar a brillar ciertas partes de la música. Es una forma de construir energía y de tejer un lenguaje armónico al mismo tiempo’.

Walt Disney, el hombre que hacía hablar a los animales. Un encargo de esta magnitud requirió mucha imaginación para una puesta en escena ambiciosa en tiempos de crisis. Se abrieron los almacenes de vestuario del Teatro, adaptando cualquier ropa ambientada en los años 50. La escenografía de Phelim McDermott, es muy simple: telas y proyectores que logran eficientemente transportarnos en el espacio. En cuanto a la historia, no hay referencias directas a la música o dibujos de Disney. Según Gerard Mortier, director del Teatro, el gasto hubiera sido inasumible. ’Pero verán alguna oreja de Mickey asomarse [en escena]’.

La historia -escrita por Peter Stephan Jungk-, está basada en características conocidas de la vida y la personalidad de Disney, pero no en situaciones o hechos reales. Según Jungk, al momento de hacer la investigación para el libro, tuvo la opción de ir a los archivos Disney en Burbank, California. ‘Para entrar a los archivos tenía que firmar una cláusula que les permitía revisar el libro final’. Dennis Russell Davies, director musical de la obra (y a quien Glass dedicó su sinfonía número 5) desanimaba a quien pensaba ver ‘La sirenita‘ en escena: ‘La obra es sobre un artista con una gran visión, no sobre Mickey Mouse‘.

The Perfect American está compuesta por trece escenas que empiezan con los hermanos Disney el pequeño pueblo de Marceline (Missouri), y terminan con la muerte de Walt, al que vemos envejecer y afrontar la muerte. Disney es retratado con un hombre de gran ambición, reticente al cambio, megalómano, y racista. También un hombre enfermo a quien le aterra la muerte. ‘Todos tenemos el mismo problema. Todos vamos a morir’.

Glass asegura que la obra está formada ‘por poemas, por sueños‘. En estos ‘sueños’, Disney tiene un encuentro con Abraham Lincoln, a quien recrimina su deseo de terminar con la segregación en Estados Unidos. A pesar de todo, Glass piensa que Disney no era un mal hombre, sino alguien que tenía el bagaje cultural ‘Small Town U.S.A’ de principios de siglo XX: Disney no tuvo educación formal, fuera de la escuela básica de Marceline. ‘Era gente que nació con esos conocimientos y prejuicios por el entorno que les tocó vivir . Si hubiera nacido en Boston o Chicago 50 años depués, no hubiera pensado lo mismo’.

Glass: El rey del teatro.

Otro encuentro de Disney durante la obra es con Andy Warhol. A pesar de que esto nunca sucedió en la vida real, para Glass, Warhol y Disney tenían todo en común. ‘Los dos crearon el mundo de lo Pop. Ninguno de los dos hacía físicamente sus obras’. El segundo tema fundamental de la obra es el de la paradoja de la pertenencia del arte. Durante la obra, un dibujante te encara a Disney para reprocharle el no ser el autor verdadero de sus dibujos, sino de los cientos de personas que lo hacían posible. Walt ríe y le dice que antes de firmar su contrato, le dejaron muy claro que sólo había un nombre a la venta: Walt Disney Studios.

Entonces, ¿a quien pertenecen las obras de arte, a quien las hace o a quien las idea? Glass lo tiene muy claro: ‘Si te pones a pensar, gente como Warhol o Koons (autor de la escultura gigante de flores del Guggenheim Bilbao), nunca hicieron su trabajo (físicamente). Tampoco los grandes maestros del Renacimiento, o Mozart o Bach (...). En el caso de las artes escénicas, la ópera es un conjunto de texto, imagen, movimiento, y música. Yo no escribí el texto de The Perfect American; el diseño lo hace otra persona, igual que el escenario. La ópera es el único lugar en el mundo del teatro (cine, teatro, danza) en el que el compositor es el rey. Yo soy el que elije las personas con las que trabajo, y los derechos de autor se van a la música. Cuando compongo para el cine o para teatro, los directores son los que mandan, y en ese sentido yo tengo que ser muy flexible. Pero en la casa de ópera el que manda soy yo. Es mi obra.”

En una escena, Walt está ingresado en una unidad de cuidados intensivos. Su vecino de habitación es un niño impresionado por tener un vecino tan famoso. (‘¡Eres Walt Disney! ¡El hombre que hace hablar a los animales!’). El niño le pregunta cómo hizo para dibujar los dos millones de dibujos que hizo para Blanca Nieves. Disney le explica que alguien más lo hizo, que a él solo le hubiera costado más de doscientos años hacerlo. Que él es un cuentacuentos, y que lo que quiere es contar su historia.

‘Pero sin mis ideas o mi participación nada se hubiera conseguido’. “-¡Ya entiendo Walt! ¡Eres igual que Dios!

-Bueno algo así.

-¿Eres un Dios feliz?

-A veces.”

 

'The Perfect American'

Philip Glass (1937)

Del 22 de enero al 6 de febrero de 2013

Ópera en dos actos (duración total, 2 horas)

Libreto de Rudy Wurlitzer, basado en la obra "Der König von Amerika" de Peter Stephan Jungk

Estreno mundial, encargo del Teatro Real y la English National Opera de Londres

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel