AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

viernes, 19/12/14 - 07: 46 h

poesía

Juan Gelman dice que "para que la palabra sea insurgente tiene que tocar el corazón"

lainformacion.com

viernes, 21/12/12 - 18:40

[ ]

Madrid, 21 dic (EFE).- El poeta argentino Juan Gelman, de 82 años, acaba de reunir toda su poesía en un solo volumen. Veintinueve libros, que van desde su primer poemario "Violín y otras cuestiones" hasta "El emperrado corazón amora", de 2010. Miles de palabras como símbolo de supervivencia y de resistencia.

Juan Gelman dice que "para que la palabra sea insurgente tiene que tocar el corazón"

Madrid, 21 dic (EFE).- El poeta argentino Juan Gelman, de 82 años, acaba de reunir toda su poesía en un solo volumen. Veintinueve libros, que van desde su primer poemario "Violín y otras cuestiones" hasta "El emperrado corazón amora", de 2010. Miles de palabras como símbolo de supervivencia y de resistencia.

Un libro de más de 1.300 páginas, con el título de "Poesía reunida", publicado por Seix Barral, que está alimentado por una larga vivencia y memoria, el conocimiento del dolor, la dictadura, el exilio o el amor, pero sin furia o palabra utilitaria o social, porque, en opinión de Gelman (Buenos Aires, 1930), "la palabra es insurgente solo cuando toca el corazón".

"La palabra es una forma de resistencia por el mero hecho de existir, y, ahora que estamos en una época terrible, se podría correr el peligro de que ocurriera como pasó en América Latina o cuando triunfó la revolución en Cuba, cuando, en ocasiones, la palabra se convirtió en panfleto", explica el poeta a Efe, en una entrevista telefónica.

En este sentido, Gelman, afincado en México desde hace años, reconoce que está de acuerdo con Paul Eduard, quien cuando estalló la guerra de Corea en 1950 y los poetas comunistas franceses le preguntaron porque no había escrito protestando, él contesto que solo se podía escribir cuando las circunstancias externas coincidían con las del corazón.

Y es que Juan Gelman, premio Cervantes, Reina Sofía de Poesía, entre otros muchos galardones, ha conocido de cerca el dolor, con una vida laberíntica, especialmente bajo las garras de la dictadura militar argentina, con su exilio, la desaparición de su hijo y su nuera embarazada. Hace pocos años recuperó a su nieta. Pero ese dolor siempre lo convertió en ternura.

"Se suele ser revolucionario en el modo de la rabia: Juan Gelman lo es sobre todo en el modo de la ternura", dice Jorge Riechamn del autor de "Gotán" o "Cólera buey".

Una vida muy creativa y prolífica la de Gelman, quien el pasado mes de noviembre pasó por León para recoger el premio Leteo. Una vida con una gran obra gracias a esa sensación de insatisfacción que dice que le persigue.

"Creo que es la insatisfacción -aclara- la que me sigue haciendo escribir, porque sigo persiguiendo a la 'señora' (la poesía) porque no logro alcanzarla ni por la cola", asegura con humor este escritor que ha estrujado el lenguaje llevado la palabra poética hasta las cuerdas. Ha volteado el lenguaje creando neologismos y "verbalizado" sustantivos.

Todo ello para ampliar la posibilidad del lector, aunque añade que "los limites de la lengua no son visibles pero existen".

"Poesía reunida", de Gelman, que no es su último trabajo porque el autor acaba de terminar un poemario bajo el título "Hoy", incluye el prólogo que escribió Julio Cortázar en 1981.

Queda así toda una vida abrochada en estas cientos de páginas que a su autor le provocan una cierta insatisfacción. "Uno se mueve todo el tiempo y se siente en otro punto cada vez. Ahora miras y ves que lo que hiciste años atrás no refleja este momento, aunque también hay que decir que uno escribe siempre lo mismo pero de manera diferente".

"La definición de Sor Juana Inés de la Cruz es muy acertada. Ella habla de una continúa espiral sujeta al viento de los tiempos; y en realidad, uno escribe sobre pocas cosas, que son obsesiones, y que a medida que pasa el tiempo se van viendo desde otro lugar de la espiral y eso exige nuevos modos de expresión", recalca.

El escritor y periodista sostiene que la poesía es autobiográfica: "todo lo que uno vive se incorpora, pero como decía Proust, el que escribe es un desconocido que tenemos al fondo, y la experiencia de la vida despierta la imaginación y esa imaginación explora y busca su expresión".

"La hora más feliz es cuando vivencia, imaginación y expresión se unen en un solo y apretado nudo. Esa es la experiencia más feliz", concluye el escritor.

Carmen Sigüenza

(Agencia EFE)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel