AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

sábado, 22/11/14 - 22: 49 h

toros

La entrega de Padilla calentó la tarde en Valencia

lainformacion.com

lunes, 18/03/13 - 21:45

[ ]

Valencia, 18 mar (EFE).- La entrega de Juan José Padilla de principio a fin de la lidia del cuarto toro calentó la tarde en la penúltima jornada de Fallas, que se saldó con una oreja para el jerezano y otra para Miguel Ángel Perera.

La entrega de Padilla calentó la tarde en Valencia

Valencia, 18 mar (EFE).- La entrega de Juan José Padilla de principio a fin de la lidia del cuarto toro calentó la tarde en la penúltima jornada de Fallas, que se saldó con una oreja para el jerezano y otra para Miguel Ángel Perera.

FICHA DEL FESTEJO: Cuatro toros de Jandilla y dos de Vegahermosa (tercero y cuarto), desiguales de volúmenes pero bien presentados y, salvo el rajado tercero, de buen juego en su conjunto, con mayor o menor duración.

Juan José Padilla: estocada trasera desprendida (ovación tras aviso); pinchazo y estocada (oreja con petición de la segunda).

El Cid: estocada tendida y descabello (ovación tras aviso); dos pinchazos y estocada trasera (silencio tras aviso).

Miguel Ángel Perera: estocada (ovación tras petición de oreja y aviso); estocada desprendida (oreja tras aviso).

La plaza se cubrió en dos tercios de su aforo, en tarde de viento racheado.

--------------------------

APASIONADO Y CONCRETO.

En una tarde marcada por la sucesión de faenas largas e inconcretas, que apenas provocaban unas tibias palmas en el tendido, Juan José Padilla calentó el ambiente con su apasionada entrega ante el cuarto toro.

A pesar de llevar un aparatoso apósito cubriéndole la zona del rostro afectada por su última intervención quirúrgica, el espada jerezano salió a darlo todo. La delicada operación (en la que se le equilibró la mandíbula y se le encajó la dentadura) parecía no haberse producido hace una semana sino ser ya un recuerdo lejano a tenor de su derroche físico.

Porque Padilla saludó al toro de Vegahermosa no con una larga cambiada de rodillas, sino con seis, ganándole terreno una a una hasta la misma boca de riego. Con las banderillas, redondeó un tercio de mucho mérito, dándole muchas ventajas al astado en los dos primeros pares al cuarteo y cerrándolo con uno de violín en los mismos medios.

La plaza bullía cuando se cambió el tercio con una diana floreada, presagio de las grandes faenas en esta plaza, y Padilla respondió a la expectación echando de nuevo las dos rodillas a la arena para iniciar un trasteo animoso y variado a un bravo ejemplar que le ayudó a mantener caldeado el ambiente.

Para remate, volvió a alardear de valor también de rodillas, con adornos y desplantes muy cerca de los pitones entre gritos de "¡torero, torero!" surgidos de un público admirado ante un diestro ya convertido en ejemplo de entereza ante la adversidad.

Sólo un pinchazo antes de una estocada volcándose en el morrillo debió llevar al presidente a no conceder a Padilla una segunda oreja pedida por aclamación. Antes, con el primero de la tarde, tampoco había escatimado esfuerzos, pero esta vez el de Jandilla fue perdiendo gas hasta pararse a mitad de faena.

La concreción y la intensidad de esa faena premiada del primer espada del cartel contrastó con las dilatadas y poco expresivas actuaciones de sus dos compañeros.

Con todo, Miguel Ángel Perera acabó cortando también una oreja después de su extenso muleteo a un sexto cuajado y serio que no siempre respondió con fluidez a los exigentes muletazos de su matador. Aun así, el extremeño insistió una y otra vez hasta sumar méritos suficientes para avalar el trofeo.

Con el tercero, Perera se mostró igual de obstinado, intentando con firmeza fijar en la muleta a un astado que tendía a desentenderse de la pelea, incluso hasta ser prendido por el pecho, aunque sin mayores consecuencias.

Las faenas de Perera, que escuchó sendos avisos antes de entrar a matar, tuvieron tan largo metraje como las de El Cid, al que correspondió el lote más completo en bravura y nobleza.

En cambio, el diestro sevillano le hizo al primero una faena ligera y de escasa convicción, y con el quinto, aunque más asentado en las zapatillas, se extendió en un muleteo insulso y de poco mando a un toro que no se cansó de embestir.

Paco Aguado

(Agencia EFE)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Cultura

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel