AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

viernes, 25/07/14 - 01: 33 h

adultos mayores y ancianos

EEUU presenta las casitas inteligentes para abuelos, una alternativa al asilo

lainformacion.com

sábado, 15/12/12 - 09:26

[ ]

Viola Báez, puertorriqueña residente en Virginia (EE.UU.), tiene 87 años y se quedó viuda a principios de este año, por lo que desde entonces vive en una "casita" inteligente instalada en el jardín trasero de la vivienda familiar, donde residen su hija, su yerno y sus dos nietas.

Marc Arcas

Washington, 15 dic.- Viola Báez, puertorriqueña residente en Virginia (EE.UU.), tiene 87 años y se quedó viuda a principios de este año, por lo que desde entonces vive en una "casita" inteligente instalada en el jardín trasero de la vivienda familiar, donde residen su hija, su yerno y sus dos nietas.

La pequeña morada de Viola, conectada al hogar familiar por una pasarela de tablones de madera de apenas diez metros, está equipada con alta tecnología y perfectamente adaptada a sus necesidades, lo que le permite ser "casi" independiente y mantener su privacidad sin alejarse del núcleo familiar.

"Por lo general, existe una correlación directa entre la distancia a la que vive un anciano respecto de la familia y el grado de relación entre ellos", explicó a Efe Kenneth Dupin, presidente de la empresa MedCottage, responsable de esta pionera iniciativa.

"Por ello, proponemos que las familias acepten la responsabilidad de cuidar de sus mayores, pero sin que estos deban renunciar a su privacidad e independencia", señaló el empresario, quien puso como ejemplo el "exitoso" caso de Viola, una de las primeras clientas en probar la "casita" inteligente.

"Durante los meses que vivió en casa con nosotros, mi madre siempre se quejaba de que pasaba frío o calor porque la temperatura no estaba ajustada a su gusto", explicó la doctora Socorritos Báez-Page, hija de Viola.

En el nuevo hogar de Viola, la temperatura es independiente de la de la morada familiar y, como la mayoría de variables de la casita, puede controlarse desde el ordenador e incluso desde el teléfono móvil.

"Ahora, si mi madre tiene frío, basta con que llame a mi marido y él sube los grados de la calefacción se encuentre donde se encuentre", señaló Socorritos.

Se trata de una pequeña instalación que cuenta con los espacios fundamentales: un dormitorio, un salón con cocina y un baño, todos ellos integrados y sin una sola puerta que pudiera añadir dificultades a la movilidad.

"Entro y salgo cuando quiero, no hay escaleras ni ningún obstáculo", explicó Viola, quien, aunque desayuna y come en su "apartamento", recorre cada día con su andador la pasarela que la conecta con la residencia familiar para cenar junto a su hija, yerno y nietas.

La "casita" de Viola está vigilada por una cámara monitorizada desde la casa anexa, y dispone de un micrófono y un altavoz que le permiten estar comunicada las 24 horas del día con sus familiares.

A su vez, la anciana dispone de numerosos aparatos médicos (para tomarse el pulso y la tensión, pesarse, etc.) que transmiten los datos directamente a su médico de cabecera, y el suelo es blando para evitar que cualquier caída pueda tener consecuencias peores: "si cae un huevo, no se rompe", aseguró su hija.

"Mi padre la mimaba, la cuidaba y le daba todo lo que quería", recordó visiblemente emocionada Socorritos, "y, antes de morir, en febrero de este año, dejó pagada la casita para que mi madre pudiese vivir con nosotros y no se quedase sola".

La compra e instalación del "cottage" alcanzó los 125.000 dólares -hubo incluso que cortar tres árboles muertos del jardín-, y se ubicó en el patio trasero de la residencia de los Báez-Page.

"No me dejan cocinar, pero a veces ayudo y preparo ensaladas", indicó la anciana, quien no dispone de suministro de gas para "evitar accidentes", aunque sí tiene una nevera, una encimera con fregadero y un microondas.

Además, un friso de lucecitas tipo LED recorre las juntas de las paredes con el suelo como si de un rodapié se tratara, lo que permite que el espacio nunca esté totalmente a oscuras y Viola pueda, por ejemplo, orientarse para ir al baño en medio de la noche.

"Jamás he visitado un asilo en el que sus residentes quisieran estar allí. Por eso pensé que era necesaria una alternativa", concluyó el promotor de la idea, Kenneth Dupin.

Pese a la alta tecnología, que le permite ser "casi independiente", Socorritos, su marido y sus hijas nunca dejan sola a la abuela y se aseguran de que "siempre haya alguien haciéndole compañía", incluso por las noches, cuando una de las hijas se traslada a la casita para dormir en una cama junto a ella.

(Agencia EFE)

Destacamos

Lo más visto en España

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel