AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

sábado, 23/08/14 - 17: 40 h

asuntos sociales

Así fue la tormentosa vida del señor Asperger

lainformacion.com

domingo, 24/02/13 - 06:15

[ ]
  • Varios expertos barajan la posibilidad de que él mismo tuviera el trastorno del espectro autista
  • Cada año el día 18 de febrero, desde 2007, se celebra el día internacional del síndrome de Asperger
El doctor Hans Asperger

Era un niño solitario que pasaba horas leyendo al 'Calderón de la Barca austriaco', el poeta Franz Grillparzer. De hecho, cualquier momento era bueno para recitar sus poemas a sus compañeros de clase, algo que no le hacía muy popular entre ellos y le ocasionaba dificultades para hacer amigos.

El protagonista del comienzo de esta historia es Hans Asperger (1906-1980), un pediatra, investigador y profesor de medicina austríaco que murió sin saber que un año más tarde su apellido serviría para designar un trastorno que pasó toda su vida estudiando sin demasiado reconocimiento.

Pero volvamos al comienzo. Hans Asperger estudió medicina en la Universidad de Viena donde con tan solo 26 años llegó a dirigir el Departamento de Educación Especial de la Clínica Infantil Universitaria.   

En 1943, trató a cuatro niños de entre seis y once años llamados Fritz, Harro, Ernst y Hellmuth de quienes diría que poseían las siguientes características: “Ausencia de empatía, incapacidad para las relaciones sociales o crear vínculos de amistad, trastornos del contacto visual, la gestualidad, la mímica y el lenguaje, conversaciones solitarias, dedicación intensiva a un área concreta de interés y trastornos motores”. Sin embargo, descubrió que pese a ello estos niños contaban con conocimientos sumamente amplios y detallados sobre sus temas de interés como si fuesen profesionales en el área a pesar de su corta edad. Por ello, decidió bautizarles como “pequeños profesores”.

Al año siguiente, en 1944, presentó su tesis doctoral en la revista berlinesa Archivos de Psiquiatría y Enfermedades Nerviosas en un artículo que tituló Los psicópatas autistas de la infancia. En el mismo, la definición que daba sobre psicopatía autista era muy parecida a la que había presentado un año antes Leo Kanner un psiquiatra austríaco de origen judío que ha pasado a la historia por su descripción del trastorno autista.
 
Sin embargo, el trabajo de Asperger recibió críticas negativas. Algunos médicos le restaban credibilidad científica por basar su estudio sólo en cuatro pacientes. Algo que el profesor Günter Krämer contradijo más tarde asegurando que el trabajo de Asperger estaba basado en investigaciones sobre más de 400 personas.

Eran los años del nazismo y la segunda guerra mundial y Asperger se encumbró como defensor de los niños que tenían el trastorno mientras que el régimen fascista esterilizaba o asesinaba a personas que tenían alguna discapacidad intelectual o que consideraba socialmente diferentes.

"Estamos convencidos”, afirmó el doctor, “de que las personas autistas tienen su lugar en el organismo de la comunidad social. Cumplen bien su papel, quizás mejor que lo que cualquier otro podría hacerlo".

Y es que, estaba convencido de que las personas con el trastorno, a pesar de sus dificultades en la interacción social, podrían adaptarse si recibían la orientación psicopedagógica adecuada. De este modo, sus habilidades especiales podrían ser desarrolladas cuando alcanzaran la edad adulta y ser exitosos. De hecho, llevó a cabo un seguimiento de sus pacientes en edad adulta y comprobó como muchos de ellos destacaron en sus áreas de interés, como por ejemplo Elfriede Jelinek, que llegó a ser premio Nobel de Literatura.

Antes de que finalizase la segunda Guerra Mundial, Asperger abrió una escuela para niños con psicopatía autista con la Hermana Victorine Zak. En un bombardeo ésta falleció, y la escuela fue destruida junto con gran parte de las primeras investigaciones del doctor.

Posteriormente, fue director del departamento de pediatría de la Universidad de Viena y también encabezó el hospital de niños de la ciudad durante 20 años y llegó a publicar más de 350 estudios en importantes revistas científicas. A partir de 1964 lideró la ONG Aldeas Infantiles en Hinterbrühl y en 1977 fue nombrado profesor emérito.

Sin embargo, y pese a sus investigaciones científicas, su trabajo no fue divulgado en la comunidad psiquiátrica internacional porque estaba escrito en alemán. Durante la guerra, las revistas científicas tenían obstáculos para circular entre los países que estaban combatiendo y con la caída del Tercer Reich, este idioma perdió importancia en el mundo de la medicina y los psiquiatras comenzaron a interesarse en el inglés. Asperger falleció el 21 de octubre de 1980 a los 74 años.

Justo un año después, la Dra. Lorna Wing de origen británico y madre de una niña con autismo rescató su trabajo y publicó el artículo El Síndrome de Asperger: un relato clínico en la revista Psychological Medicine, desafiando el concepto de autismo que había sido planteado por Leo Kanner. En 1991 Utan Frith realizó una traducción fidedigna de la tesis de Asperger. Tres años después, el Síndrome de Asperger fue incorporado en el ‘Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders’ (DSM-IV).  El año 2006 fue decretado como el año de Síndrome de Asperger, coincidiendo con los 100 años del nacimiento de Asperger  y los 25 años de la publicación de la Dra. Wing. A partir de 2007, el aniversario del nacimiento del doctor el 18 de febrero se celebra cada año como el Día Internacional del Síndrome de Asperger.

Destacamos

Lo más visto en España

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel