AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

sábado, 25/10/14 - 05: 07 h

asuntos sociales

“El aula está en todas partes”

Cláudia Vasconcelos

lunes, 04/06/12 - 06:15

[ ]

La generación u-learning está enterrando el concepto de “aula” que hemos tenido hace más de dos siglos. Esos adolescentes aprenden estén donde estén y son capaces de producir contenido educativo con sus propios dispositivos móviles, una oportunidad que empieza a ser agarrada por sus profesores – hoy en día, casi la mitad de los menores españoles con más de 13 años tiene su propio smartphone. “Los centros educativos que no permiten los móviles en el aula están equivocados”, sentencia la experta en tecnologías educativas Mar Camacho.

Estudiantes de FP construyeron un robot a partir de dispositivos móviles

Kevin y Juan Pablo pasan todo el trayecto entre su casa y el instituto de Formación Profesional donde estudian, en Valencia, con sus ojos y manos dedicados a sus móviles. Pero no están chateando ni tampoco jugando: esos dos adolescentes de 17 años están estudiando, subiendo al blog de su clase de electrónica la nueva etapa de la construcción de un pequeño robot. Es la generación u-learning, que no depende de un ambiente físico para aprender y produce su propio contenido educativo. “El aula está en todas partes”, vibra su profesor, Bernat Llopis.

De hecho, la generación u-learning es una evolución de la m-learning (mobile learning) y tiene cada vez más acceso a las nuevas tecnologías: un 38% de los españoles con más de 13 años poseen un smartphone y un 40% de los que tienen entre 8 y 18 años acceden a internet desde su móvil, se dice desde el Festival de la Comunicación Infantil. Sin embargo, depende mucho de los profesores y de las escuelas el transformar esas tecnologías en aliadas del aprendizaje.



Los padres y algunos profesores probablemente dirán que los móviles distraen a los estudiantes y que son una amenaza, pero nosotros pensamos que son una oportunidad, en el sentido de que son una herramienta que los adolescentes conocen muy bien y que les permite compartir contenidos que ellos mismos producen. Los profesores deben tener la capacidad para usarlos e insistir en su uso”, defiende Mar Camacho, doctora en tecnología educativa y docente de la Facultad de Educación de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona.

El profesor Bernat Llopis, de la Escuela San José de Valencia, es uno de los que creen en el poder de los dispositivos móviles en clase. Con otros siete profesores de FP de diversas partes de España, creó el FP en tu Móvil, un proyecto que todavía no ha cumplido su primer aniversario pero que ya cosecha como resultado positivo estudiantes más interesados y dispuestos a innovar.

Videos, fotos, storytelling, todas esas actividades despiertan el interés de los alumnos de la clase de electricidad de este instituto – pero sirven para cualquier asignatura, de lenguas a matemáticas. “Empezamos con los móviles de los alumnos en septiembre, pero en marzo conseguimos que la escuela nos ofreciera tablets, que permite a nuestros alumnos redactar contenido y meterlo en nuestro blog en tiempo real”, festeja Llopis.

Alumnos como Kevin Bau y Juan Pablo Velásquez se involucraron tanto en los proyectos que ya no imaginan poder estudiar sin los dispositivos móviles. Es una actividad normal, por ejemplo, cocumentar en un blog cada etapa de la construcción de un pequeño robot programado en un tablet y comandado a distancia por un móvil.

“No sabía de las posibilidades de aprender por el móvil. Lo usábamos normalmente para hablar con los amigos, pero la verdad es que puedes hacer muchas cosas con varias aplicaciones, además de buscar información y desarrollar proyectos. Por ejemplo, usamos mucho el Nindjet para Android, para hacer esquemas de estudio, puedo revisarlos dónde esté. A partir de ahora ya no me imagino seguir con las clases sin eso, pues sería bastante más costoso”, comenta Kevin.

Juan Pablo ya no lleva dudas a casa tras las clases. “Ellas se solucionan al instante por medio del internet, ya que antes teníamos que esperar al llegar a casa para buscarlo y solucionar. Ahora tenemos una visión más amplia de los temas que estamos tratando en ese momento, como por ejemplo ver vídeos o buscar más información.”

Profesores como Llopis saben el valor de testimonios como los de estes estudiantes valencianos para el futuro de la educación. “A lo mejor los chicos que hubiesen abandonado el curso se están quedando por el trabajo que hacemos con los dispositivos móviles. Lo que los profesores tenemos que hacer es garantizar que los chicos aprendan a usar los dispositivos móviles de una forma constructiva.”

Pero antes las escuelas también necesitan cambiar su modo de relacionarse con las tecnologías móviles. "La era del móvil apagado dentro del aula se acabó", dice Mar Camacho. Es llegada la hora del BYOD - Bring Your Own Device, o “trae tu propio dispositivo”, tendencia bastante actual en Estados Unidos e Inglaterra en que los aparatos móviles de los propios estudiantes son la puerta de entrada para el mundo del conocimiento.

“Permitir que se utilice en el aula solo exige un cierto control por parte del profesorado que lo va a utilizas en algunas actividades curriculares. Si no todo el mundo tiene smartphones, pero con lo que tenemos a ver lo que podemos hacer. Se puede desarrollar muchos trabajos colaborativos, no se necesita que todo el mundo tenga la tecnología más puntera. Con un simple teléfono móvil con cámara y grabadora de voz se puede hacer muchas cosas en clase.”

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en España

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel