ESPECIAL RESULTADOS ELECCIONES 26j Pinche aquí y vea los datos del escrutinio

La Berlinale lamenta conflicto de Panahi con Teherán tras la proyección de su filme

  • Berlín, 19 feb (EFE).- La Berlinale "lamentó" hoy las consecuencias que al parecer afrontará el director iraní Jafar Panahi por la inclusión de su filme "Pardé" en la sección a concurso del festival, donde ganó el Oso de Plata al mejor guión.

La Berlinale lamenta conflicto de Panahi con Teherán tras la proyección de su filme

La Berlinale lamenta conflicto de Panahi con Teherán tras la proyección de su filme

Berlín, 19 feb (EFE).- La Berlinale "lamentó" hoy las consecuencias que al parecer afrontará el director iraní Jafar Panahi por la inclusión de su filme "Pardé" en la sección a concurso del festival, donde ganó el Oso de Plata al mejor guión.

"Esperamos que no sufra consecuencias jurídicas", indicó una portavoz del festival, después de que las autoridades iraníes calificasen de "ilegal" la proyección de esa película en la edición de la Berlinale, que se cerró el pasado domingo.

Panahi rodó la película, pese a estar inhabilitado por el régimen de Teherán, y fue presentada en el festival por su codirector Kamboziya Partovi, quien asimismo recogió el Oso de Plata al mejor guión.

Según medios iraníes, el ministerio de Cultura ha protestado contra la participación de la película iraní y recordado que en su país no se puede rodar sin autorización ni tampoco enviar los filmes al extranjero sin el permiso explícito para ello.

Para las autoridades iraníes, tanto el rodaje como el estreno en Berlín son un delito.

Panahi fue condenado en 2010 a seis años de cárcel y 20 de inhabilitación profesional y actualmente se encuentra en arresto domiciliario.

Pese a ello, logró rodar "Pardé" ("Closed Curtain"), que ocurre en una casa a orillas del Mar Caspio.

Panahi ganó el Oso de Plata en 2006 con "Offside" y en 2011 fue miembro del jurado "en ausencia" de la Berlinale -estaba bajo arresto domiciliario.

La película arranca de un hombre, Partovi, que se refugia en una hermosa casa junto al mar, tras cubrir los grandes ventanales con gruesas cortinas para no ser visto desde el exterior.

No está solo, sino que le acompaña su perro, que no debe ser visto ya que el régimen sacrifica a estos animales, considerados indignos e impuros.

Una noche llega a la casa una mujer, también huyendo de los perseguidores que la acusan de haberse divertido y bebido en una fiesta.

A continuación, se suceden una serie de ensoñaciones del personaje de Partovi, a medio camino entre la realidad y la ficción, hasta que aparece en escena el propio Panahi.

El director de la Berlinale, Dieter Kosslick, incorporó el filme al programa oficial, de acuerdo al compromiso de ese festival con los cineastas iraníes.