AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

Domingo, 05/07/15 - 06:27 h

'Locografías', retratos fuera de la cordura

Laura Albor

Miércoles, 23 de enero del 2013 - 18:13

[ 0 ]

La locura transgresora, la cotidiana, la que se desata, la agazapada tras la enfermedad mental o la que se confronta a la razón es el nexo de unión de las 26 "locografías" que invitan desde ayer en Valladolid a comprender la sinrazón desde el arte, y a mirar a esa realidad social para no estigmatizar. La muestra, que se puede visitar en la sala de exposiciones del Teatro Zorrilla de la ciudad castellana, es fruto de una selección de entre el centenar de obras que han concurrido al Premio Internacional de fotografía de la Fundación Investigación y Tratamiento de Salud Mental y Servicios Sociales (INTRAS).

Han concurrido al concurso un centenar de instantáneas tanto de profesionales de la fotografía como de aficionados y personas con enfermedad mental, con algunas piezas llegadas de Uruguay, Colombia, Francia, Reino Unido y Portugal, según ha referido en la presentación de la muestra la directora técnica de INTRAS, Teresa Orihuela.

Entre las obras de la muestra cuelgan la del ganador del certamen, "Jota" (primera imagen de la fotogalería), del zaragozano José R. Moreno, doctor en historia y aficionado a la fotografía, en la que la locura se plantea desde "el otro lado de una barrera de cristal", estás ahí, pero "al otro lado de una barrera de cristal", refiere el autor en el folleto que se ha editado de la exposición.

Un accésit ha sido para Hay ventanas que miran hacia adentro y ventanas que miran hacia afuera (segunda imagen de la fotogalería), del granadino Alejandro Etchemendi, quien confiesa que tiene la fotografía como "enfermedad crónica incurable" y plantea esa "locura que supone simplemente tener acceso desde otras ventanas a la vida".

Otro accésit ha sido para la obra Madori, del madrileño Jesús Ángel Segura, un cámara de televisión que ha merecido uno de los accésit con el retrato de una profesora de japonés, que da nombre a la pieza, que se topa de pronto en su vida con la locura, con el mundo de circo como fondo onírico.

En la muestra también tienen cabida otras locuras, la del miedo a la sinrazón como enfermedad, la locura como transgresora que permite cambiar la realidad o el abismo que en muchos casos se abre en los pacientes.

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter