AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

martes, 21/10/14 - 11: 47 h

asuntos sociales

Un estudiante británico se quita la vida por una deuda de 10.000 euros y deja la nota de suicidio en una carta del banco

Roberto Arnaz

martes, 04/12/12 - 09:18

[ ]
  • Su madre denuncia que el banco le permitió un descubierto mucho mayor del que podía pagar un joven sin empleo.

  • En 2011 más de 1.400 jóvenes menores de 35 años se quitaron la vida en el Reino Unido. Las dificultades económicas son la mayor preocupación de este grupo de edad.

 

Anne Thorn junto a su hijo Toby  -Foto: Anne Thorn / http://losingachildtosuicide.org.uk

En apariencia, Toby Thorn era un chico normal de 23 años. Estudiaba ingeniería informática en la universidad Anglina Ruskin de Cambridge (Reino unido), tenía multitud de amigos, una familia que le quería e incluso planes para montar un pequeño negocio. Sin embargo, el 20 de julio de 2011 su cuerpo apareció sin vida en un campo a las afueras de la ciudad de Ely. Toby se había suicidado, y nadie sabía por qué.

La clave la dieron unos papeles que se encontraron junto al joven. Eran varias cartas del banco Barclays. Revelaban que tenía una deuda con la entidad de casi 10.000 euros. Más de la mitad provenía de un préstamo para estudiantes, el resto de un descubierto en su cuenta corriente.

Precisamente, el joven eligió la parte de atrás de uno de estos documentos bancarios para escribir su nota de suicidio: “Gracias a todos, os agradezco vuestra ayuda”. La investigación policial determinó que la imposibilidad de pagar la deuda atormentaba a Toby y fue el factor clave que desencadenó su triste final.

Anne, su madre, con la que vivía en Ely, era totalmente ajena a los problemas económicos que agobiaban a su hijo. “El banco le permitió un descubierto mucho mayor del que podía pagar y, sin trabajo, no vio una salida y decidió quitarse la vida”, ha explicado Anne Thorn en una entrevista con el diario británico ‘The Sun’.

Ahora esta madre coraje de 56 años ha decidido contar su drama para evitar que casos como el de su hijo vuelvan a repetirse. Anne colabora con la organización Papyrus en la prevención de suicidios, la principal causa de fallecimiento entre los jóvenes británicos.

Las cifras son devastadoras. En 2011, nada menos que 1.400 personas menores de 35 años se quitaron la vida de manera voluntaria en el Reino Unido. Esto supone nada menos que cuatro muertes al día, una cada ocho horas.

Sin salida

Para Anne Thorn el suicidio juvenil es un problema que afecta principalmente a los varones. “Es muy común en este grupo. Los hombres no hablan de sus sentimientos, los guardan para sí y acaban cayendo en una depresión”, señala en su blog ‘Losing a child to suicide’ (perdiendo un hijo por suicidio, en inglés).

Según la compañía de sondeos YouGov, las dificultades económicas son la mayor preocupación de los británicos menores de 35 años. Además, el teléfono de ayuda y asesoramiento económico Samaritans’ helpline ha duplicado el número de consultas durante el último año. Por eso Anne Thorn se queja de la falta de respuesta de la clase política británica: “es una situación escandalosa y el Gobierno no hace nada”.

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en España

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel