AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

domingo, 28/12/14 - 14: 34 h

ciencias (general)

Carlos Belmonte: "El dolor también es una reconstrucción del cerebro"

Antonio Martínez Ron

jueves, 14/02/13 - 07:15

[ ]
  • El prestigioso neurocientífico es uno de los mayores expertos en dolor.
  • Ha investigado los mecanismos físicos y los canales que se activan cuando algo nos duele.
Carlos Belmonte, investigador del Instituto de Neurociencias de Alicante  -Foto: lainformacion.com

A sus 70 años, el doctor Carlos Belmonte es uno de los neurocientíficos más prestigiosos de nuestro país. Ha estudiado los procesos celulares y moleculares que activan los receptores que median la percepción del dolor y el frío y es un experto en el estudio de las propiedades de las neuronas sensoriales. La mayor revolución, asegura, ha sido comprender cómo funcionan los canales del dolor, lo que puede abrir la puerta a nuevos fármacos.

Pregunta. ¿Qué es el dolor?

Respuesta.  El dolor es una experiencia más que una sensación, pero tiene muchos componentes, como el afectivo o el que lo convierte en un mecanismo de alarma.

P. ¿Se podría vivir sin dolor?

R. No, no podemos, porque nos ayuda a evitar situaciones de riesgo, nos avisa de cuándo se produce un daño.

P. ¿Dolor y daño van siempre juntos?

R. No siempre es así, hay un dolor cada vez más importante y que tenemos menos controlado que el fisiológico, que es el dolor neuropático. Éste es el dolor que se produce porque el propio sistema de detección funciona de manera anómala. Se produce por una lesión que hace que las neuronas sensoriales empiecen a dispararse espontáneamente. 

P. ¿Cuál es el dolor más intenso?

R. Sabemos que hay dolores muy difícilmente tolerables, como la neuralgia del trigémino, que inerva toda la cara y a veces hay que operar. Pero todos los neuropáticos pueden llegar a ser terribles porque son los que peor sabemos tratar y no se pasan con un analgésico como el dolor fisiológico.

P. ¿Se puede morir de dolor?

R. De manera indirecta. El dolor intenso, especialmente el visceral, puede llegar a producir una reacción refleja del sistema vegetativo muy intensa y con efectos cardiovasculares que a su vez pueden llegar a causar la muerte.

P. ¿El dolor es una ventaja evolutiva?

R. El dolor es un mecanismo que aparece en estadios muy tempranos, en animales muy primarios que ya tienen respuesta de alejamiento de los estímulos potencialmente lesivos.

P. Si es un mecanismo de defensa, ¿por qué eliminarlo con analgésicos?

R. Lo que ha ocurrido es que gracias al progreso el dolor es cada vez es menos útil. Con los medios que tenemos, una vez que ha avisado, que persista no tiene sentido. La razón evolutiva por la que persiste es que favorece la inmovilidad del individuo y la cicatrización de las heridas. Si no doliera, caminaría con la herida, sangraría y atraería a depredadores.

P. ¿Vivimos en una cultura del dolor?

R. La cultura judeocristiana ha sublimado el dolor y lo considera algo que nos perfecciona. Eso desde un punto de vista científico no se sostiene en absoluto. Una vez conseguido el objetivo primordial, lo que hay que hacer es quitarlo. Lo que hemos descubierto es que cuando el dolor se cronifica se producen cambios plásticos muy importantes en el Sistema Nervioso Central y caemos en un dolor neuropático que se automantiene.

P.  Entonces, ¿el dolor modifica el dolor?

R. Ahora sabemos que el dolor produce una serie de cambios plásticos en las neuronas. Explicándolo de una manera simplista, si tienes una lesión y  una neurona de ese camino tenía cinco conexiones con otra, ahora resulta que se produce arborización y aparecen nuevas conexiones con ésa y con otras. El resultado es que cambia la excitabilidad y que el dolor se cronifica.  Las consecuencias son devastadoras a largo plazo, aunque inicialmente no se nota.

P. ¿Todo dolor es imaginario?

R. El dolor es una percepción, y toda percepción es una reconstrucción del cerebro. Igual que lo que vemos. Puedes sentir un dolor porque recibes un estímulo visual, pero que engañes al cerebro solo quiere decir que le haces disparar unos circuitos por otro mecanismo que no sea pinchar la mano de verdad.

P. O sea, que pensar que te pinchan puede doler igual que si te pinchan.

R. Es que ese dualismo no tiene sentido. El hecho de pensar en el dolor cambia los circuitos, la distinción entre un golpe y una información que el cerebro procesa es ficticia porque no hay ninguna diferencia cualitativa. ¿Por qué hemos de considerar diferente el estímulo visual del estímulo térmico cuando nos queman con un cigarrillo?

P. En este caso lo visual y lo físico son lo mismo.

R.  Bueno, le voy a poner un ejemplo que puede ser clarificador: resulta que a la gente que tiene migrañas, o cefaleas, la luz les produce un aumento del dolor de cabeza. Eso se debe  a que tenemos unas neuronas en la retina que usamos para regular los ritmos de luz-oscuridad. Pues bien, cuando pasan al lado del tálamo se ramifican y conectan con otras neuronas, de modo que cuando las activa usted con luz, hacen que la información del dolor que viene de las meninges aumente y se produzca más dolor.

P. ¿Qué es lo más relevante a nivel neurofisiológico que se ha descubierto en la última década?

R. Hemos empezado a entender cómo funcionan las fibras que detectan la presencia de una lesión periférica. Hasta hace poco no se sabía qué hacía diferente a una neurona de dolor de una que detecta temperatura o de una que detecta tacto. Ahora sabemos que hay unos canales que se llaman TRPs que les permiten detectar estímulos irritantes. A su descubridor, David Julius, seguramente le darán el premio Nobel. 

P. ¿Qué proceso se desata cuando recibimos un pinchazo en la mano, por ejemplo?

R. Lo primero que se produce es una destrucción de una serie de células y vasos sanguíneos, que se rompen y liberan muchas sustancias químicas. Esto provoca una activación directa de esas terminaciones de las neuronas de dolor, que empiezan a mandar impulsos nerviosos al cerebro. Pero el mensaje llega primero a la médula espinal y en la parte inicial, al cabo de 50-100 ms, la detección ni siquiera es consciente, retiramos la mano por un reflejo automático. Algunas personas sufren una alteración de este resorte y se hacen mucho daño, es una agenesia del dolor y mueren muy jóvenes.

P. Los pacientes con "Indiferencia Congénita al Dolor" notan el estímulo pero no sienten nada porque no lo asocian con ninguna emoción... ¿qué peso tiene la emoción en el dolor?

R. Eso ocurre por una lesión en alguna región cortical. Las vías que le dan al dolor el tinte afectivo y desagradable no son las mismas que las que informan de que se ha producido la lesión. Se puede alterar una u otra y, si los mecanismos afectivos no se activan, la persona no percibe el estímulo como especialmente desagradable.

P. Sin la parte emocional, ¿el dolor es menos intenso?

R. Sin duda. La alteración del componente afectivo hace que la percepción del dolor sea muy diferente y puede dar a éste un carácter particularmente penoso (desgraciadamente lo más frecuente) o que el paciente lo perciba con indiferencia.

P. ¿Ha cambiado el enfoque a la hora de combatir el dolor?

R. Desgraciadamente, el conocimiento científico va más de prisa que la fabricación de nuevos fármacos. La gente quiere progresos todos los años y no va tan rápido. Pero habrá avances.

P. ¿El desmantelamiento de la inversión en I+D es también un "dolor"?

R. Lo más dramático es que las consecuencias son devastadoras a medio y largo plazo. Inicialmente no se nota porque todavía vivimos de las rentas, pero a partir de ahora nos quedamos sin jóvenes, los mayores nos iremos jubilando... y lo que nos ha costado treinta años construir lo vamos a echar abajo en cinco.

Antonio Martínez Ron

Colaborador de Ciencia

La nieve y el hielo colapsan 15.000 vehículos en los Alpes franceses

La nieve y el hielo colapsan 15.000 vehículos en los Alpes franceses

Hoy, 12:44 h. |

Miles de vehículos seguían bloqueados esta mañana en las carreteras de los Alpes franceses a causa de las precipitaciones de nieve y del hielo.

La nieve y el hielo dificulta el tráfico en el Norte de la península

La nieve y el hielo dificulta el tráfico en el Norte de la península

Hace 45 minutos |

Madrid, 28 dic (EFE).- Un frente frío ha comenzado a desplazarse de norte a sur por la Península y Baleares.

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Ciencia

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel