AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

domingo, 21/09/14 - 20: 12 h

ciencias (general)

Detectives del uranio, la primera línea de defensa contra un ataque nuclear

Antonio Martínez Ron

miércoles, 13/02/13 - 10:00

[ ]
  • Los científicos monitorizan la actividad nuclear con estaciones que miden el aire.
  • Desde 1993 se han producido 419 casos de tráfico de uranio en todo el mundo.
  • Así es el trabajo anónimo y metódico de los forenses nucleares.
Detectives nucleares  -Fotogaleria: lainformacion.com

Decenas de científicos rastrean a esta hora las pistas dejadas por el último ensayo nuclear realizado por Corea del Norte. La primera señal de alarma la dieron los sismógrafos a las 9:57 a.m (hora local) del martes que detectaron la detonación, pero el reloj corre ahora para encontrar los isótopos que ha emitido al aire y que podrían indicar la naturaleza del arma utilizada. Una red de estaciones coordinadas por la CTBTO (Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares), y con instalaciones en China, Japón y Mongolia, podría detectar los isótopos de gas xenón producidos por la explosión e indicar si se trata de un arma de plutonio o de uranio.

En concreto, los científicos buscan los rastros del isótopo xenon-133m, que tiene una vida media de 2,2 días, y que podría dar una señal clara. Aún así, según Nature, existe un margen de error porque otras instalaciones civiles emiten este gas a la atmósfera y podrían confundir a los observadores. La confirmación de que Corea del Norte está usando uranio sería especialmente preocupante, según los especialistas, pues hasta ahora estaba usando sus limitadas reservas de plutonio.

Aunque suene a película de James Bond, la escalada atómica sigue siendo un riesgo real y se vigila con lupa las actividades de regímenes como el de Kim Yong-un y el del iraní Ahmadineyad. El otro gran temor está en la posibilidad de que un arma nuclear caiga en manos no deseadas. Desde el año 1993 se han producido 419 casos de tráfico de uranio en todo el mundo y la comunidad internacional acumula material suficiente para fabricar 125.000 bombas atómicas.

"Hay evidencias sólidas de que más de un grupo terrorista ha intentado conseguir estas armas en los últimos 20 años", asegura Matthew Bunn, investigador de Harvard, en Smithsonian magazine. "También hay pruebas de que materiales para fabricar la bomba han sido robados y vendidos en varios lugares del mundo".  Hace menos de un año tres ciudadanos turcos fueron detenidos en la ex república soviética de Georgia con material nuclear para fabricar una “bomba sucia”, y  en 2011 la policía moldava arrestó a seis personas que intentaban vender más de 1 kilo de uranio-235.

Vigilando el tráfico de material nuclear

El sábado 23 de abril de 1994, el colombiano Justiniano Torres Benítez y los españoles Julio Oroz y Javier Bengoechea fueron detenidos en el aeropuerto de Múnich tras desembarcar de un vuelo de Lufthansa procedente de Moscú. Entre sus pertenencias se encontraron 350 gramos de plutonio-239 susceptibles de ser empleados en la fabricación de un arma nuclear. El incidente causó la alarma internacional y puso encima de la mesa una cuestión científica: ¿de dónde había salido aquel plutonio?

Los alemanes sabían en aquel momento la composición exacta del material pero, debido a la ausencia de una base de datos internacional, se hacía difícil localizar su origen sin colaboración de los rusos. Dos décadas después, los métodos de investigación han cambiado radicalmente y es posible localizar el origen de cualquier muestra interceptada. "Durante veinte años de desarrollo de las técnicas forenses nucleares hemos analizado muestras de cerca de 50 incidentes", explica Klaus Mayer a lainformacion.com. "La más famosa fue la del plutonio interceptado en el aeropuerto de Múnich, cuando nuestros equipos consiguieron determinar que procedía de un reactor RBMK ruso".

Klaus Mayer es uno de los forenses nucleares más veteranos del Instituto de Elementos Transuránicos de Karlsruhe, (Alemania), una institución que depende directamente de la Comisión Europea y concebida para proteger a los ciudadanos de los peligros de este tipo de materiales.  El equipo está formado por una docena de científicos, incluidos estudiantes de post-doctorado y científicos invitados, que alternan las labores de investigación nuclear con otras tareas. Su trabajo ha permitido resolver decenas de casos, como el hallazgo de un cilindro de plutonio en un garaje de Tengen, en la frontera entre Alemania y Suiza, o el descubrimiento de puntos contaminados y radiactivos en la playa escocesa de Dounreay procedentes de tres reactores ahora desmantelados.

"Las intercepciones de material no son muy frecuentes", explica Mayer, "pero cuando una muestra relacionada con la seguridad nuclear llega al instituto la tratamos con la máxima prioridad". El fin de la guerra fría han disminuido los casos de tráfico de uranio desde las ex repúblicas soviéticas y ahora hay más casos de materiales contaminados. "En los últimos años hemos visto un aumento de casos de fragmentos de metal contaminados", relata Mayer. "En uno de los incidentes más recientes, con un cargamento llegado a Europa desde Karachi (Pakistán), nuestras investigaciones revelaron la edad del material y la mina de uranio de la que procedía".

Trabajo de detectives

El trabajo de los forenses nucleares incluye el empleo de técnicas tan sofisticadas como la Espectroscopia gamma o la Espectrometría de masas con fuente de ionización térmica. Pero también habilidades deductivas. "Establecer la historia del material es una especie de trabajo de detectives", asegura Mayer, "ya que tenemos que recopilar información de distintas fuentes y componer las piezas del puzle hasta encontrar su historia y su origen". "Se parece al trabajo del CSI", admite, "aunque nosotros no trabajamos sobre el terreno". Por fortuna, cada muestra de uranio enriquecido posee una especie de "huella dactilar" que la identifica, presente en señales como la concentración de isótopos, el tamaño de los granos o la presencia de impurezas.

El trabajo comparativo es esencial y para ello se necesita una base de datos potente. En el Instituto de Elementos Transuránicos han elaborado un archivo muy completo en los últimos 15 años que contiene muestras de los combustibles nucleares elaborados en Europa y Rusia (con quienes colaboran) y muestras de minas de uranio de todo el mundo. Estados Unidos pretende construir ahora la mayor biblioteca de muestras de uranio del mundo en el complejo de seguridad Y-12 en la base de Oak Ridge, Tennessee. De momento poseen 20 muestras de uranio, pero pretenden recopilar muestras de todo el mundo para construir el Archivo Nacional de Materiales de Uranio. "Este archivo es uno de los primeros de su clase", asegura Mayer. "Se han hecho esfuerzos similares en otros países, aunque a menor escala". Con esta nueva infraestructura, aseguran los expertos estadounidenses, se reforzará la seguridad y se podrán establecer los orígenes de las muestras interceptadas con mayor rapidez.

Algunos robos sonados de material nuclear:

1992. El ingeniero químico Leonid Smirnov roba 1,5 kilos de uranio apto para la producción de armas nucleares del instituto de investigación ruso en el que trabaja. Los fue sacando de 50 en 50 gramos y almacenándolos en el balcón de su apartamento hasta que le pillaron.

1993. Un oficial ruso es sorprendido después de robar 4,34 kilos de uranio altamente enriquecido que almacenaba en su garaje. Resultó intoxicado y detenido tras siete meses.

Marzo 1994. Tres detenidos por intentar vender 3 kilos de uranio enriquecido en San Petersburgo. Uno de ellos guardaba el material robado en el frigorífico de su casa.

Mayo 1994. Tres detenidos en el aeropuerto de Múnich con 363 gramos de plutonio-363. La operación se desarrolló después de que un agente se hiciera pasar por comprador.

1999. Policías búlgaros interceptan un vial con cantidades de uranio en la frontera con Rumanía. Estaba escondido en el maletero de un coche.

2000. Tres arrestados en el aeropuerto de Tiblisi (Georgia) cuando intentaban pasar uranio y plutonio procedente de Rusia.

2001. La policía descubre 300 platos metálicos enterrados en un bosque al norte de Grecia y contaminados con plutonio y americio. La cantidad era insuficiente para fabricar armas, pero muy peligrosa para la salud.

2005. La policía de Ucrania descubre seis contenedores metálicos rellenos de Cesio 137 en una localidad de Crimea. Se evacuó una zona de la población porque la contaminación era 380 veces superior a lo tolerable.

2006. Un ciudadano ruso es detenido en Georgia en una operación conjunta con la CIA. El detenido, Oleg Khinsagov, llevaba una bolsa de plástico con uranio enriquecido en el bolsillo.

2008. Un empleado de la embajada de Ucrania en Alemania y un compinche son detenidos cuando intentan vender uranio y cesio a grupos criminales.

2011. La policía moldava arresta a seis personas que intentaban vender más de 1 kilo de uranio-235.

* Datos: Atomic Archive / Smithsonian.com

Antonio Martínez Ron

Colaborador de Ciencia

El Mediterráneo se prepara para recibir el otoño con lluvias torrenciales y tormentas

El Mediterráneo se prepara para recibir el otoño con lluvias torrenciales y tormentas

Hoy, 17:56 h. | Iratxe Comas/ Agencias

Un total de 11 provincias de la mitad sur de la península estarán en alerta amarilla por fuertes lluvias y tormentas. La semana comenzará con un descenso generalizado de las temperaturas.

Miles de australianos piden medidas para evitar el cambio climático

Miles de australianos piden medidas para evitar el cambio climático

Hoy, 18:48 h. |

Cairns (Australia), 21 sep (EFE).- Miles de australianos se manifestaron hoy en contra del calentamiento global dentro de la iniciativa mundial para pedir medidas a los líderes que acudirán el

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Ciencia

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel