AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

sábado, 29/11/14 - 05: 02 h

ciencias (general)

¿Qué se esconde en las selvas de Indonesia?

Antonio Martínez Ron

jueves, 21/04/11 - 08:45

[ ]

Las islas de Borneo, Java y Sumatra componen un triángulo de biodiversidad sólo comparable con las selvas del Amazonas. Una red de cámaras-trampa de la World Wild Foundation (WWF) está desvelando los secretos de estas selvas en las que conviven decenas de especies amenazadas y otras muchas por descubrir y clasificar.

¿Qué se esconde en las selvas de Indonesia?  -Foto: Antonio Pasagali

“Me topé con el primer tigre de mi vida en Sumatra, cuando tenía 19 años. Era muy temprano y caminaba con un amigo por una carretera abandonada. Nosotros bajábamos y el tigre subía y nos encontramos a una distancia de 20 metros. Nos miramos, se dio la vuelta y se metió en el bosque. Los dos supimos que el otro no era peligroso y nos dimos espacio mutuamente”. Barney Long, biólogo y responsable de los programas de conservación en Asia de WWF, lleva 18 años pateando las selvas de Indonesia y trata de concienciar al mundo de que hay que hacer un esfuerzo para salvar los tesoros que esconden estas islas.

“Para mí estas selvas son las más increíbles”, asegura Long en conversación telefónica con lainformacion.com. “Se pueden comparar con el Amazonas, con la diferencia de que todo el mundo conoce el Amazonas pero no todos conocen Borneo, Java y Sumatra. A veces te encuentras con un orangután que baja con su cría a escasos metros, o pasas entre los elefantes, o ves una de esas aves increíbles que vuelan por ahí… Es un país maravilloso con una vida salvaje impresionante”.

Para concienciar al resto del planeta de la importancia de estos ecosistemas, la WWF ha instalado una serie de cámaras-trampa en los principales parques naturales, a cargo de biólogos especializados en seguir a las especies más amenazadas. Hace unos meses, las cámaras de Long y su equipo capturaban a una hembra de rinoceronte de Java con su cría, dos de los últimos ejemplares que quedan en el mundo de esta especie. “Utilizamos trampas con cámaras automáticas con un sensor que detecta calor y movimiento”, nos explica Long, “las colocamos en los árboles y permanecen allí durante meses. Sólo volvemos cada seis semanas a recargar las baterías”.

El rinoceronte de Java es probablemente el mamífero de gran tamaño más raro del planeta. Los cuarenta ejemplares que viven en el Parque Nacional de Ujung Kulon son, junto con otra población aislada de apenas ocho individuos, los últimos representantes de su especie, al filo de la desaparición. “Casi todo el mundo conoce los rinocerontes”, explica Long, “pero no todos saben que hay una especie de la que solo quedan 40 ejemplares”. Las principales amenazas son la caza furtiva, las enfermedades y la endogamia; en una población tan pequeña la muerte de un par de hembras puede ser una tragedia.

“Además”, recuerda Long, “tenemos un volcán activo a 50 kilómetros de aquí, el Krakatoa, que estalló en 1883 y provocó un tsunami de 50 metros... Si hubiera otro estallido, un tsunami acabaría muy fácilmente con esta población”. Por eso están pensando en trasladar algunos ejemplares a un segundo emplazamiento lejos del volcán, de manera que haya dos poblaciones. “En caso de desastre”, bromea Long, “podríamos hacer un backup”.

Jugando con tigres

Las cámaras de la isla de Java no son el único testigo. A unos kilómetros al norte, el equipo de Sunarto Sunarto dispone de otro sistema de cámaras-trampa para capturar los movimientos de los tigres de Sumatra, otra especie en serio peligro de extinción. “Colocamos la cámara en lugares por los que creemos que los tigres pueden pasar”, nos explica. “Al igual que a la gente, a los tigres les gusta transitar por los caminos más accesibles”. En enero de 2010, sus cámaras capturaron la presencia de un cachorro de tigre de Sumatra, unas imágenes que la WWF utiliza para sus campañas de concienciación.

Aunque no se conoce el numero con precisión, se estima que son muy pocos los ejemplares que aún sobreviven en la isla, con una densidad inferior a un ejemplar por cada 100 kilómetros cuadrados. “El tigre de Sumatra”, nos explica Sunarto, “es el más pequeño de todos los tigres vivos. Genéticamente está considerado el más particular (posiblemente por el aislamiento del continente asiático), hasta el punto de que se ha sugerido que sea una especie separada en lugar de una sub-especie”.

Su equipo dispone de alrededor de 200 cámaras colocadas en los bosques del centro de Sumatra. “Muchas son víctimas de los vándalos, o destruidas por los animales”, cuenta Sunarto. “Cada vez que hacemos una muestra solemos poner unas 45 unidades y las colocamos por pares en cada punto, para obtener imágenes del animal desde dos planos”. En el mismo lugar donde grabaron al cachorro de tigre, captaron meses después la actividad de las máquinas destruyendo el bosque.

La esquiva pantera nebulosa

El espacio es tan reducido que en ocasiones las cámaras pensadas para captar el movimiento de un determinado animal terminan capturando el de otro. A principios de este año, el equipo de Dolly Priatna, de la WWF, tuvo suerte y una cámara que estaba pensada para grabar a los tigres en el Parque Nacional de Berbak atrapó el movimiento de uno de los animales más esquivos de la isla, la pantera nebulosa.

“Estas imágenes son la primera grabación jamás realizada de una pantera nebulosa en Sumatra”, nos cuenta Priatna. “Quedarán entre 3.000 y 7.000 ejemplares pero es muy difícil encontrarse con ellos porque huyen de la presencia humana a toda costa. En mis veinte años de carrera como biólogo sobre el terreno, nunca me he encontrado con uno de estos animales en el bosque. Solo los podemos ver gracias a las cámaras-trampa”.

Biodiversidad extrema

¿Por qué son tan especiales las selvas de Indonesia? Barney Long asegura que hay miles de razones. “Indonesia está lleno de especies asombrosas porque está justo sobre el ecuador y es un bosque tropical enorme compuesto de más de 7.000 islas, que vienen originalmente de diferentes continentes, que se unieron cuando se formaban y donde confluyen flora y fauna del pasado, es una mezcla fantástica de especies”.

“Durante los últimos quince años”, asegura Adam Tomasek, de WWF, “se han descubierto nuevas especies de forma constante en la isla de Borneo. En este tiempo se han descubierto 600 especies, lo que arroja la asombrosa media de tres especies nuevas cada mes”. Entre los descubrimientos hay una rana sin pulmones, una babosa “ninja” que arroja dardos a su pareja o el insecto más largo del mundo. “Los exploradores han visitado la isla desde hace siglos”, explica Tomasek, “pero grandes zonas del interior permanecen todavía sin explorar biológicamente”. Además de orangutanes, elefantes pigmeos y otros animales, hay más de 15.000 especies de plantas de las cuales un 35% solo pueden encontrase en este lugar.

En Borneo también han obtenido imágenes de rinocerontes y panteras nebulosas mediante cámaras-trampa y se cuida la diversidad dentro de un amplio programa denominado “Heart of Borneo” (Corazón de Borneo). “Levantarse por la mañana en estas junglas”, relata Tomasek, “ es una mezcla de dos realidades, la niebla y las llamadas de los gibones, una especie de despertador natural. Este tesoro es imposible de valorar, no tiene precio”.

“Quedan muchísimos secretos por descubrir en los bosques de Sumatra y el resto de Indonesia”, asegura Dolly Priatna. “Lo más excitante es que aún llegamos a regiones que sólo son accesibles después de cuatro o cinco días caminando desde la aldea más próxima”.

Barney Long recuerda aquel primer encuentro con un tigre cuando tenía 19 años, y cree que en esa filosofía puede estar la clave. “Nos miramos y nos dejamos ir”, recuerda. “Cuando hay espacio suficiente no hay problema, la tragedia que se está viviendo en estas selvas es que están cortando los árboles tan rápidamente que no hay espacio suficiente. Los animales no tienen lugar donde ir y terminan entrando en los cultivos o acercándose a las granjas y eso causa un montón de problemas... y la historia acaba habitualmente con el animal muerto”.

Antonio Martínez Ron

Colaborador de Ciencia

En un divorcio hay que dejar claro a los niños que ellos no son los culpables

En un divorcio hay que dejar claro a los niños que ellos no son los culpables

28/11/2014 18:16 |

En muchas ocasiones, las parejas se olvidan de que los niños no entienden por qué sus papás han dejado de quererse.

Esta Navidad no regales abandono

Esta Navidad no regales abandono

28/11/2014 13:31 | Iratxe Comas

Los albergues y perreras están llenos de animales que un día fueron regalos de Navidad. La cifra de abandonos en España es de vergüenza: 250.000 animales cada año.

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Ciencia

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel