ESPECIAL RESULTADOS ELECCIONES 26j Pinche aquí y vea los datos del escrutinio

Viaje al centro de internet: de tu ordenador a la red global (2/3)

  • (Página 2 de 3)

En las entrañas de internet

En las entrañas de internet

En cuarto de las conexiones

En cuarto de las conexiones

Fino como un cabello

Fino como un cabello

Autopistas de cables

Autopistas de cables

3.500 conexiones

3.500 conexiones

Máxima seguridad

Máxima seguridad

Un pasillo de ciencia ficción

Un pasillo de ciencia ficción

Esto es internet

Esto es internet

Medir la luz

Medir la luz

Luces y etiquetas

Luces y etiquetas

Cables muertos

Cables muertos

Las herramientas

Las herramientas

Frío y calor

Frío y calor

La importancia del orden

La importancia del orden

Fusionadora

Fusionadora

Prohibido el paso

Prohibido el paso

¿Dónde va la señal?

¿Dónde va la señal?

Bajo vigilancia

Bajo vigilancia

Almacenando datos

Almacenando datos

Aeropuerto de líneas

Aeropuerto de líneas

La red sigue creciendo

La red sigue creciendo

Red redundante

Red redundante

De aquí al resto del mundo

De aquí al resto del mundo

Cables y tubos

Cables y tubos

Arquetas de acceso

Arquetas de acceso

La puerta de internet

La puerta de internet

Las empresas Tier 1

Las empresas Tier 1

Los dueños del edificio

Los dueños del edificio

Anillo de conexiones

Anillo de conexiones

Los cables de las operadoras

Los cables de las operadoras

Colores en el techo

Colores en el techo

Las tripas del monstruo

Las tripas del monstruo

Más que cables

Más que cables

Etiquetas

"Este servidor está conectado con Lisboa", explica Raúl Biescas, ingeniero de Level 3, mientras nos enseña sus instalaciones. "Tenemos varios cables que cruzan el océano y uno que da la vuelta a Sudamérica". En la sala contigua, al otro lado del pasillo, se encuentran los servidores de NTT, el gigante japonés que posee buena parte de los cables que conectan el continente asiático. "Si un cliente necesita una conexión especialmente rápida con Asia", nos explica uno de sus ingenieros, "vendrá aquí y pedirá que le conecten con nosotros en la Meet me room".

En España el anillo de conexiones más importante entra desde Francia por Bilbao hasta Madrid y de allí se dirige a Valencia y Barcelona y vuelve a salir hacia Marsella. Son cables de 48 fibras, pertenecientes a una red paneuropea construida hace unos años por Interoute y otras empresas y cuyo recorrido sigue el trazado de las vías del tren, las autopistas, o la vieja red de telégrafos de Correos. Cada dos kilómetros hay una arqueta, nos explica Biescas, y cada 6 km un empalme, ya que las bobinas de fibra más largas son inmanejables. Como la luz pierde intensidad, cada 80 km las compañías tienen casetas con amplificadores ópticos que relanzan la señal.

"De vez en cuando una de estas líneas sufre un corte por accidente", relata Biescas. Es habitual, por ejemplo, que al colocar los quitamiedos junto a las carreteras la máquina se lleve por delante una conexión y haya que repararla. Alguna vez han sufrido sabotajes e incendios en las arquetas, pero la redundancia de la red permite que el problema se solucione en horas. Hace cinco o seis años, alguien cortó en varios puntos el cable del anillo que pasa por el Pirineo, y las comunicaciones sufrieron el efecto durante horas.

El punto neutro de la red

El otro nodo esencial en la red española es el conocido como punto neutro español de Internet. La gestión está a cargo de una asociación sin ánimo de lucro (ESpanix) y la infraestructura se aloja en el centro de datos de Banesto, en Madrid. "Esto es un punto neutro, una estrella", explica el gerente de Espanix, Cristóbal López, mientras nos enseña las instalaciones (aunque no podemos tomar fotografías). "Todos se conectan aquí".

Espanix se creó en el año 1997 por iniciativa de seis operadores y por la necesidad de gestionar el tráfico dentro de España sin tener que salir fuera. "Imagina que esto fuera Correos, que tú vives en la calle Alcalá, en Madrid y yo vivo dos calles más allá"", explica López. "Hasta 1997 si yo te mandaba una carta, por ejemplo, iba hasta Londres donde un tipo veía que iba a tu calle y la mandaba de vuelta. ¿Qué es lo que hicimos? Montar la estafeta de correos aquí".

En 1998, un año después de su creación, el punto neutro de la red española distribuía 10 Mb de tráfico por segundo. Ahora mismo está encauzando unos 280 GB/s y conecta a 63 proveedores de fibra y comunicaciones en España. Por seguridad, esta "estrella" tiene todo por duplicado: existe un módulo gemelo al que se conectan las mismas empresas y separado dentro de la instalación por si el principal tiene algún problema. La diferencia con centros como el de Global Switch es que allí, en su "Meet me room", se entregan líneas y unos proveedores se conectan físicamente con otros. Aquí se intercambia tráfico (paquetes IP) y los proveedores se conectan a un punto donde están todos. Por eso la mejor manera de saber cómo está la red en España es mirar el monitor que Espanix ofrece en su web, dado que aquí se gestiona una gran parte del tráfico interno que no tiene que ir a una línea de tránsito internacional.

De tu casa a la red global

Por el interior de las playas de cables de Global Switch circulan imágenes, mensajes y transacciones bancarias. Aunque solemos pensar en internet como una realidad inmaterial, al final no deja de ser una red de conexiones. Si tirásemos de alguna de estas fibras, muchas nos llevarían a nuestra oficina, a nuestra casa o al otro lado de la ciudad o del mundo. Pero, ¿cómo se produce este viaje de la información? ¿Qué pasos da un mensaje de correo electrónico, por ejemplo, cuando le damos al botón de enviar desde nuestro ordenador hasta que llega a su destino? En su libro "Tubos", el periodista estadounidense Andrew Blum se pregunta dónde van los cables de internet y decide explorar la "realidad física" de la red. Siguiendo el mismo hilo, nos preguntamos hasta dónde llegaríamos sin tirásemos de uno de estos cables desde un hogar cualquier en España.

(Sigue...)

<< ANTERIOR1 | 2 | 3 SIGUIENTE >>