AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

jueves, 25/12/14 - 04: 06 h

paleontología

Dinópolis, la ciencia que alimenta el turismo de Teruel

lainformacion.com

sábado, 08/06/13 - 11:52

[ ]

Teruel, 8 jun (EFE).- A punto de cumplir los dos millones de visitantes, Dinópolis Teruel se ha convertido en un proyecto a imitar, porque combina la investigación científica, en este caso paleontológica, con un parque temático que financia a los investigadores y ha sido un revulsivo turístico para la ciudad.

Dinópolis, la ciencia que alimenta el turismo de Teruel

Teruel, 8 jun (EFE).- A punto de cumplir los dos millones de visitantes, Dinópolis Teruel se ha convertido en un proyecto a imitar, porque combina la investigación científica, en este caso paleontológica, con un parque temático que financia a los investigadores y ha sido un revulsivo turístico para la ciudad.

"Hay museos mejores y parques de atracciones más grandes pero no hay ningún sitio donde se conjuguen ambas cosas", asegura el director de la Fundación Dinópolis Conjunto-Paleontólogico de Teruel, Luis Alcalá.

Dinópolis nació a finales de los años noventa, a partir de una iniciativa del Instituto Aragonés de Fomento del Gobierno de Aragón y abrió sus puertas en junio de 2001. En este complejo se puede visitar el museo, con espectaculares reproducciones y fósiles originales de distintos continentes, y otra parte dedicada al entretenimiento, pero con el objetivo final de "generar el aprecio por el mundo de los fósiles", según Alcalá.

El "Sauriopark", la "Paleosenda" o el simulador 4D "Terra Colossus" alimentan las investigaciones científicas de los paleontólogos turolenses que han descubierto en los últimos años más de 8.000 huesos. Y alimentan al sector turístico de esta ciudad que con Dinópolis ha despegado, sumando el turismo científico a los Amantes, el Mudéjar o el jamón.

"La investigación de Teruel está en las mejores revistas del mundo", destaca Alcalá, para quien el reto de futuro está en desarrollar un pabellón específico de fósiles turolenses y que "Teruel sea destino obligado para el turismo nacional y también internacional".

Esta filosofía está en consonancia con los esfuerzos que lidera la Fundación, apoyada por otras instituciones de la ciudad, para que Teruel sea elegida capital científica europea, dentro del proyecto "Places".

En septiembre visitará Teruel una delegación china precisamente para conocer cómo se gestó este proyecto hace más de una década y lo que ha supuesto para esta ciudad de poco más de 35.000 habitantes.

Hay estudios que aseguran que la existencia de Dinópolis en Teruel supuso en su primera década de vida un impacto económico total de 1.564 millones de euros.

Pero el proyecto de Dinópolis no se limita a la ciudad de Teruel porque su vocación es provincial. En torno a los espectaculares hallazgos que ha arrojado la provincia en estos años, gracias también a la inversión en investigación que ha permitido Dinópolis, se ha creado una red de centros en Teruel: Galve, Peñarroya de Tastavins, Castellote, Riodeva, Albarracín y Rubielos de Mora, además de Concud, considerado la cuna de la paleontología turolense.

Alcalá recuerda que la investigación paleontológica está muy arraigada en la provincia, especialmente rica en restos, pero que han podido salir a la luz especialmente en los últimos años, gracias a los recursos que genera el proyecto turístico.

Teruel, asegura este experto, cuenta con un importante patrimonio paleontológico y también unas excelentes condiciones, porque hay relieves con grandes diferencias de cota, poca cobertura vegetal, y escasa intervención en el territorio. "Si trazamos un radio de 35 kilómetros en torno a cada centro de Dinópolis encontraremos restos", destaca.

Eso, sumado al interés de algunos eruditos, ha hecho que la investigación paleontológica lleve siglos asentada, ya que las primeras citas de huesos de Concud las encuentran los expertos en el siglo XVII, firmadas por Andrés Ferrer de Valdecebro, en su obra "El templo de la fama", en 1680. Le seguiría la investigación de Benito Jerónimo Feijoo en el siglo XVIII, gracias a los fósiles que le enviaron dos médicos turolenses.

Elisa Alegre.

(Agencia EFE)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Ciencia

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel