AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

viernes, 24/10/14 - 14: 29 h

psicología

Los niños españoles, "peor preparados que nunca para la vida”

lainformacion.com

domingo, 27/01/13 - 14:01

[ ]

Los niños españoles están mucho peor preparados para la vida y para enfrentarse a la realidad” que las generaciones de hace 15 o 20 años”, afirmó la psicóloga María Jesús Álava.
Esta es una de las principales tesis del libro ‘La buena educación’ que la conocida psicóloga ha escrito junto a la directora del colegio Estilo de Madrid, Susana Aldecoa, y que la Esfera de los Libros acaba de publicar.
En declaraciones a Servimedia, Álava destacó que “nuestros niños y adolescentes están mucho peor preparados para la vida que los alemanes, ingleses o belgas”, pues “son mucho más inseguros y débiles que la generación anterior”.
“Más de la mitad de los jóvenes no se sienten felices ni satisfechos”, sostiene el libro, a lo que Álava agrega que “se les ha sobreprotegido tanto, que a la primera que vienen mal dadas, se bloquean y se hunden”.
“Es paradójico que ahora tengamos a la generación con más preparación y más títulos de la historia, pero también la que más problemas tiene para comunicarse, expresar emociones y actuar con espíritu crítico”, subrayó.
Según la autora, en el sistema educativo “se han primado los saberes técnicos y se han descuidado la lectura y la comprensión integral; el debate; la capacidad para expresarse y pensar; el fomento de la creatividad individual; la observación; la reflexión, y la memoria, que está muy desprestigiada, pero que es básica para fijar lo aprendido”.
“Lo vemos en las entrevistas de trabajo que tienen que hacer nuestros jóvenes, donde manifiestan verdaderos problemas para defender una exposición en público”, señaló.
De este modo, las autoras alertan en su obra de que “o levantamos las alarmas o vamos al fracaso no solo escolar, sino emocional”, pues al desarrollar “más dificultades para expresar sus emociones y lo que necesitan, (los niños) son más vulnerables y manipulables”.
“A los psicólogos nos llegan más casos de ataques de ansiedad que nunca y muchos problemas de conducta”, sentenció.
“Si hace 15 años el 77% de los casos que veíamos se debían a dificultades de aprendizaje, ahora esto se debe a trastornos de conducta, y es que al ser más inseguros, también son mucho más agresivos”.
LOS PADRES, DESPISTADOS
"Antes nadie hablaba de educación emocional, pero valores como el respeto, la solidaridad, la reflexión y el espíritu crítico estaban mucho más presentes en el aula”, destacó Álava, para quien “nunca los padres se han preocupado tanto por la educación (como ahora) y nunca han estado tan despistados”.
A esto hay que agregar la falta de autodisciplina y de motivación, problemas de la educación actual a los que, según esta psicóloga, “hemos llegado por una suerte de ‘efecto péndulo’”, para sobrecompensar la rigidez del pasado”.
No se trata de “introducir dos o tres asignaturas y reordenar el currículum, sino de incorporar valores que faltan en clase y en toda la sociedad”, afirmó.
Así por ejemplo, los niños cada vez tienen menos hermanos y juegan menos con otros iguales; los padres disponen de poco tiempo para dedicarles, y “es muy llamativo la cantidad de horas que niños muy pequeños (de seis años) pasan solos”.
Precisamente porque la sociedad es distinta y eso no se puede cambiar, nuestros hijos tienen ahora un entorno más complicado, y debemos compensar las carencias y ayudarlos más”, subrayó Álava.
Por ello, recomendó en primer lugar a padres y colegios “ponerse de acuerdo y fijar una única directriz educativa”; acudir a los educadores “al primer signo de mala conducta en casa”; “pasar más tiempo con los hijos, ya sea en actividades de fin de semana o al menos cenar con ellos”, y establecer “unos límites claros a los niños”.
“Los adolescentes se sienten más seguros y felices cuando desde fuera se les dice hasta dónde pueden llegar”, prosiguió la psicóloga, para quien “lo de querer ser el colega de un hijo es un horror”.
Por último, alertó de que “la tecnología no puede suplir a la persona”, y señaló que “nuestros adolescentes pasan un mínimo de tres horas al día conectados a redes sociales, pero luego desarrollan muchos problemas para relacionarse con los compañeros”.
En esto, que es de nuevo un signo de los tiempos, “también les debemos ayudar”, concluyó.

(SERVIMEDIA)

Las oficinas sin elementos naturales afectan a la salud y a la productividad de los empleados

Las oficinas sin elementos naturales afectan a la salud y a la productividad de los empleados

Hace 39 minutos |

Trabajar en entornos con elementos naturales produce un aumento del 8 % en la productividad y un nivel un 13 % superior de bienestar.

Este domingo toca cambiar la hora y resintonizar la televisión

Este domingo toca cambiar la hora y resintonizar la televisión

Hace 47 minutos | L.M

Los edificios de tamaño medio o grande, equipados generalmente con monocanales o centralitas programables.

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Ciencia

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel