AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

jueves, 21/08/14 - 09: 32 h

psicología

Tener un "plan B" te puede ayudar a salir de la frustración que te crea el estar desempleado

Laura Albor

jueves, 12/05/11 - 06:15

[ ]

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria asegura que la crisis económica ha repercutido en la salud mental de la población. Jóvenes frustrados que envían una y otra vez su currículum sin obtener respuesta, trabajadores que de un día para otro se convierten en prejubilados... Nos acercamos a cuatro jóvenes que han pasado por esta situación.

Tener un "plan B" te puede ayudar a salir de la frustración que te crea el estar desempleado  -Foto: lainformacion.com

P. Moreno y Sara Sanz dicen estar atravesando la peor etapa de sus vidas. Se quedaron sin trabajo hace unos años y se vieron obligados a volver al núcleo paterno. Su día a día se centra en una rutina que cada vez les genera más ansiedad: buscar un empleo que no llega.

Laura Arana y Pedro Esparcia, también estaban atravesando un momento duro, ambos se encontraban sin trabajo, sentían que su potencial estaba siendo desechado y lo único que obtenían tras las escasas entrevistas que hacían era un rotundo no.

Cuatro historias, cada una con sus peculiaridades, pero que giran en torno a una misma realidad: la pérdida y la búsqueda de empleo. Sin embargo, hay una diferencia: Laura y Pedro tenían un “plan B”.

Hay personas que toleran mejor la frustración, viven la vida contando con que sus planes pueden frustrarse y tienen un plan B que puede que no les gusta tanto pero les ayuda a sostenerse” afirma el psicólogo Luis Muiño. “Hay otros individuos que a las frustraciones de alguna forma le dan consistencia tienen un concepto excesivamente estable de las cosas malas, es como si no se fueran a reponer de ellas, esas personas pueden sufrir más”.

Crisis y salud mental

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC)  asegura que han aumentando las consultas por problemas asociados a la crisis y que ésta repercute en la salud mental de la población. “Se trata de una situación estresante que el paciente no ha generado y frente a la cual se siente impotente por no poder influir sobre ella”, afirman desde la SemFYC.

“El tema económico está debajo de cualquier terapia que yo hago en este momento”, comenta el psicólogo Luis Muiño, “la gente acude a consulta por poblemas más graves. Se nota un empeoramiento en la situación de la salud mental. Antes a lo mejor las personas venían más a terapia por crecimiento personal, ahora es más por supervivencia emocional”.

Moreno es una de estas personas. Madrileño, de 31 años, se quedó en paro hace tres. En todo este tiempo lo único que ha conseguido ha sido un trabajo de jardinero a media jornada que se vio obligado a rechazar porque suponía cobrar menos de la mitad de lo que percibía en ese momento de prestación.

El psicólogo me dice que no tire la toalla, que no soy el único en España que está así”, afirma, “me paso el día tomando medicamentos para la depresión para la ansiedad y sin ganas de nada pues el tratamiento me deja hecho polvo”.

Volver al núcleo paterno

Hace unos meses Moreno se vio obligado a volver a casa de sus padres en Torrevieja, “se me cae el mundo encima y aún así tengo que dar gracias de tener la suerte de poder tener un techo y un plato de comida”.

Según el Consejo de Juventud de España en el segundo trimestre de 2010, la tasa de emancipación de las personas jóvenes en nuestro país era del 45,8%, lo que significa que más de la mitad de ellos (el 54,2%) era plenamente dependiente de sus padres, al menos desde el punto de vista residencial.

“La emancipación es como un escalón que uno sube y a partir de ahí es más feliz en su nueva vida, sin embargo tener que volver atrás siempre se lleva mal” explica Luis Muiño.

Estrés negativo

Sara, de 35 años, vive con su madre viuda y las dos tienen que sobrevivir con una pensión de 500 euros “yo no tengo ayuda, desempleo, ni ahorro” explica y lamenta que pese a llevar trabajando desde los 17 años sólo cotizara tres. “Estuve trabajando en una fábrica pero jamás me hicieron un contrato laboral, ni me dieron un sueldo fijo ”.

Tras haber fracasado cuando intentó sacar adelante su propio negocio, y después de sufrir una enfermedad por estrés que la llevó a perder la masa muscular de todo el cuerpo, Sara lamenta: “Mi vida está arruinada. Hace semanas que ya no veo un futuro. Después de 17 años luchando esperanzas e ilusiones ya no me quedan”.

“Los temas económicos siempre generan un tipo de stress negativo. En esos casos lo que se acentúa es lo menos bueno de nosotros mismos. Hay personas que a lo mejor tienden más a síntomas depresivos, hay personas que engordan mucho, hay personas que adelgazan mucho, hay personas que vuelven a antiguas adicciones...”, afirma Muiño.

Sara admite que pese a los momentos difíciles que está atravesando no ha buscado ayuda de un profesional: “No creo en nada ya, mi destino creo que ya queda en mis manos, no en la de los médicos”.

Y cuando peor estás...

La otra cara a esta situación la protagonizan Laura y Pedro. Ella de Vitoria, él de Murcia, coincidieron hace un par de años en un voluntariado Europeo en Lisboa. “Desde el primer día, por afinidad y puntos en común, tuvimos ganas de hacer algo que supusiera poner a trabajar juntos nuestros cerebros. Pero cuando estás en una experiencia como esa, en un país extranjero, hay cien mil estímulos más importantes que ese” afirma Laura.

El regreso a España fue bastante duro para ambos: Laura tuvo un problema familiar que le obligó a volver a Vitoria; Pedro, pese a que trató de instalarse en Madrid y encontrar un trabajo, falló en el intento y tuvo que instalarse en casa de sus padres en Murcia.

Ambos centraron todos sus esfuerzos en encontrar un trabajo que les sacara del hastío en el que estaban sumidos pero los esfuerzos eran en vano: “A todo esto súmale el típico estado nostálgico de cuando se ha acabado una etapa muy intensa y bonita de tu vida” subraya Laura.

Surge la idea

Fue en ese momento, cuando cada conversación sólo se llenaba de lamentos, cuando descubrieron que había que ver un lado positivo al asunto “ahora sí que teníamos todo el tiempo del mundo para poner la cabeza y las manos a trabajar en cosas que nos interesaran”.

Así nacía Recogemeelguante, una web en la que cada miércoles uno de los dos se lanzan un reto creativo que a la semana siguiente el otro tiene que resolver. “Nos lo planteamos también como una manera de compartir cosas que nos gustasen: por eso en casi todos los retos intentamos enlazar a algo que nos entusiasma, inspira o nos llama la atención”.

La situación no había cambiado para ninguno de los dos, pero este nuevo proyecto hizo que encontrasen una motivación: “La verdad es que durante estos meses nos ha servido para mucho: para no perder habilidades y aprender otras, pero sobre todo para ocupar nuestro tiempo en algo que nos motivaba y que nos hacía sentir productivos”.

“Son muchas las situaciones en las que las personas consiguen soluciones adecuadas y eficaces para resolver aquello que les preocupa, y lo que sucede es que no se dan cuenta de que tienen en sus manos recursos que han de poner en práctica”, afirma la doctora María Jesús Cerecedo, coordinadora del Grupo de Salud Mental de la semFYC. 

La esperanza te define

La web les sirvió para que cambiara esa sensación de frustración que tenían, a la vez que consiguieron alcanzar una rutina que les mantiene activos: “Nos marcamos una disciplina temporal que hemos cumplido siempre (publicar cada miércoles) para evitar que la condición de parados, nos hiciese caer en la pereza”.

Sin darse cuenta estos dos jóvenes habían dado con un remedio que parecía sacado de un manual de psicología: recuperaron la esperanza, a la vez que dejaron de ver su situación como algo que se prolongaría eternamente.

“Yo siempre aconsejo que hay que quitarse de encima esa sensación de que lo que te ha ocurrido es algo definitivo, de que ya no va a haber futuro”, afirma Muiño. “Es la idea del “ya pasará”, de que vas a estar mejor y funcionar con esperanza. Al final lo que realmente define nuestro estado de ánimo es la esperanza, no tanto que lo que esté ocurriendo sea más o menos grave, si no que esperamos que deje de serlo”.

La Sociedad Española de Medicina de Familia y comunitaria difundió hace unos meses algunos consejos para ayudar al paciente a mejorar su autoestima y neutralizar el efecto de la crisis en la salud:

1. Delimitar el problema; no se ha de olvidar que se trata de una situación pasajera y como otras crisis su duración es limitada. Es temporal y reversible.

2. Definir la intensidad del problema y los factores asociados al mismo; aceptar la realidad tal como es y diferenciar aquellos factores independientes, que no dependen de nosotros mismos y que, por tanto, no podemos modificar de aquellos otros sobre los que se puede actuar.

3. Obtener la información precisa para plantear alternativas. Clarificar los diferentes elementos sobre los que tenemos capacidad de actuación; valorar si es posible bajar nuestro nivel de consumo, aumentar y mejorar nuestra preparación laboral, madurar una idea de desarrollo personal aparcada desde hace años, etc.

4. Identificar propuestas o soluciones alternativas viables, y posponer proyectos muy difíciles de sacar adelante en el momento actual.

5. Planificar soluciones: Establecer un plan de acción y seguirlo, hacer que las cosas cambien. Priorizando y seleccionando las soluciones elegidas. Poniendo en marcha las acciones correspondientes.

6. Reevaluación positiva: Decidir aprender de la experiencia, evaluando y aprendiendo de los resultados. Ante situaciones similares anteriores, hemos sabido resolverlas y por tanto disponemos de recursos para salir exitosamente del conflicto

7. Búsqueda de Apoyo Social: pedir ayuda a amigos y conocidos, apoyarse en lo positivo de la relación familiar.

8. No volcar las expectativas positivas de nuestro proyecto vital exclusivamente en nuestro periodo vacacional. También las actividades gratificantes pueden estar en actividades accesibles y baratas realizadas en pequeños tiempos de ocio que hemos de distribuir a lo largo de todo el año y pueden ayudar a normalizar o a sobrellevar los tiempos difíciles; es el momento de ese partido de fútbol con nuestros hijos o de un paseo con tu pareja o de esa actividad hobby que siempre se pospone por falta de tiempo para hacerla y disfrutarla.

9.Por último y no menos importante los hábitos de vida saludables como mantener horarios regulares de sueño/vigilia; realizar ejercicio físico moderado; seguir una alimentación equilibrada y variada basada en la dieta mediterránea y no automedicarse son medidas que ayudarán a que nos sintamos mejor física y psíquicamente.

Laura Albor

Redactora de sociedad

Se elevan a 39 los fallecidos en Japón por las lluvias torrenciales

Se elevan a 39 los fallecidos en Japón por las lluvias torrenciales

Hace 37 minutos |

Tokio, 21 ago (EFE).- Las autoridades niponas cifraron hoy en 39 el número de fallecidos en las lluvias torrenciales que la madrugada del miércoles cayeron sobre la ciudad de

Las tormentas se desplazarán hoy hacia Cataluña

Las tormentas se desplazarán hoy hacia Cataluña

Hoy, 05:05 h. |

Madrid, 21 ago (EFE).- La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé para hoy, jueves.

Destacamos

Lo más visto en Ciencia

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel