AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

miércoles, 24/09/14 - 04: 53 h

zoología

Un profesor de la UMU descubre escarabajos milimétricos y que habitan bajo el agua en la legendaria isla de Socotra

lainformacion.com

martes, 29/01/13 - 10:23

[ ]
Una de las especies es de las más pequeñas que se pueden encontrar y mide menos que la cabeza de un alfiler
Un profesor de la UMU descubre escarabajos milimétricos y que habitan bajo el agua en la legendaria isla de Socotra

Una de las especies es de las más pequeñas que se pueden encontrar y mide menos que la cabeza de un alfiler

MURCIA, 29 (EUROPA PRESS)

El profesor titular del departamento de Zoología de la Universidad de Murcia (UMU) y, miembro del grupo de investigación de Zoología Básica y Aplicada a la Gestión y la Conservación de la institución docente, el doctor Juan Antonio Delgado, ha descubierto cuatro nuevas especies de escarabajos en la legendaria isla de Socotra, conocida en la antigüedad por griegos y romanos como isla de la Sangre de Dragón.

"¿Se imaginan un lugar poblado por animales y plantas tan exóticos como los que se encuentran en las Islas Galápagos, en donde sus oníricos paisajes fuesen capaces de inspirar a la vez algunos relatos de 'Las mil y una noches', a libros de Julio Verne o leyendas como la del ave Fénix?", pregunta Delgado.

Asimismo, invita a imaginarse una tierra "sembrada de árboles con propiedades tan sorprendentes que sus resinas lograsen preservar momias egipcias, surtir de incienso y mirra a los Reyes Magos de Oriente o de mágica laca a Antonio Stradivarius para que, con ella, lograse la prodigiosa sonoridad a sus míticos violines".

Pues bien, el profesor Delgado, entomólogo de la UMU, puntualiza que ese lugar existe realmente en el planeta Tierra, y se trata de la pequeña isla de Socotra, situada en el golfo de Adén, al extremo del Cuerno de África y frente a las costas de Yemen, donde los científicos han puesto sus ojos recientemente para desentrañar con modernas técnicas su "fascinante" naturaleza.

Delgado compara la pequeña isla con el arca de Noé, ya que cuenta con una historia de aislamiento geográfico de más de 16 millones de años, que le ha permitido atesorar "animales y plantas únicos en el mundo en sus irreales y excepcionalmente bien conservados paisajes. De hecho, apunta que un tercio de las especies conocidas de la isla son endémicas y no viven en ningún otro lugar.

Socotra resulta ser un lugar "absolutamente desconocido para la mayoría de los occidentales modernos", lo que contrasta con la fama con la que contó tiempo atrás. De hecho, Delgado recuerda que la isla fue hace más de 2.000 años uno de los principales productores de incienso y mirra, resinas que se exportaban desde allí para embalsamar a los faraones del antiguo Egipto.

De uno de sus más famosos árboles se extraía la mítica sangre de dragón, una savia de color rojo intenso con la que los gladiadores romanos se impregnaban antes de luchar entre sí en el Coliseo de Roma. De esta isla procede también el no menos famoso áloe socotrino, del que se decía que, preparado en ungüentos, podía curar cualquier herida de guerra.

"Se dice que Alejandro Magno la conquistó sólo para hacerse con ese mágico producto, una vez persuadido por su maestro Aristóteles", rememora el profesor Delgado.

El profesor Delgado relata que la "mágica belleza" de Socotra "hizo volar la mente de cuantas civilizaciones llegaron a sus costas". Así, recuerda que los egipcios consideraban que en esta isla habitaba el ave Fénix y los piratas árabes que era la morada del ave Roc, el gigantesco pájaro con el que voló Simbad el Marino, según uno de los relatos de 'Las mil y una noches'.

Para la ciencia actual la isla de Socotra "se encuentra entre los puntos calientes de biodiversidad más interesantes y amenazados del planeta, atesorando cientos de especies exclusivas de su reducida geografía", añade el científico murciano.

No resulta sorprendente que este fascinante lugar y su naturaleza fuesen declarados por la UNESCO patrimonio natural de la humanidad en el año 2008, lo que ha impulsado a los científicos a realizar un intenso trabajo de catalogación antes de que el incipiente turismo y el calentamiento global, que ya se deja sentir en este delicado ambiente, destruyan esta "secreta joya natural".

GRUPO INTERNACIONAL DE ZOÓLOGOS

A esta tarea se está dedicando un amplio grupo internacional de zoólogos, encabezado por investigadores de la Universidad Carolingia de Praga (República Checa) y entre los que también se encuentra el profesor Delgado.

Hace apenas un mes, este equipo ha publicado sus primeros hallazgos en un libro en donde se describen no sólo los encantos naturales de la isla, sino muchas nuevas especies desconocidas para la ciencia.

El reciente trabajo, de casi 600 páginas y en el que participan reconocidos científicos de toda Europa, Estados Unidos y Rusia, está dedicado a la biodiversidad de los insectos de la isla de Socotra y en él se describen hasta cinco nuevos géneros y 69 nuevas especies de insectos --principalmente escarabajos-- de las que cuatro lo han sido por el profesor Delgado.

EL ESCARABAJO QUE EMULA AL CAPITÁN NEMO

Aunque sorprendidos por lo que se están encontrando en esa isla, el único aspecto en donde el rigor les permite a los científicos dejar volar su imaginación es el relativo al nombre que otorgan a las nuevas especies que descubren.

Así, una de las especies de coleóptero descritas por el profesor Delgado junto a dos colegas checos e iatlianos ha sido denominada como 'Georissus nemo', en homenaje al capitán Nemo y por haber descubierto que este escarabajo pasa buena parte de su vida oculto bajo el agua, como lo hacía el personaje creado por Julio Verne gracias a su sumergible Nautilus.

Además, se cree que esta isla inspiró al escritor francés para ambientar el mundo subterráneo de su libro 'Viaje al centro de la Tierra', explica Delgado.

Delgado afirma que existen en otras partes del mundo escarabajos que son acuáticos y, por tanto, se sumergen en el agua para vivir. Lo sorprendente en el caso de la nueva especie descubierta es que pertenece a un grupo de escarabajos que no suele vivir bajo el agua, sino en las zonas húmedas.

Los científicos todavía no han descubierto por qué esta especie de escarabajo ha decidido vivir protegiéndose bajo el agua. Se trata de otra de las particularidades que otorga la isla, un laboratorio de la evolución "en donde muchas veces los animales experimentan cosas que en otros sitios no sucederían".

Las especies de escarabajos capaces de sumergirse han desarrollado una serie de pelos pequeños hidrófobos en el vientre, que repelen el agua, y gracias a ellos consiguen meterse debajo del agua con una burbuja de aire que funciona exactamente igual que una escafandra. Así, los coleópteros van consumiendo el oxígeno poco a poco y emergen de vez en cuando para volver a coger aire.

En el caso del 'Georissus nemo' se trata de un escarabajo que no tiene mucha actividad, es herbívoro y se mueve lentamente, por lo que podría permanecer sumergido perfectamente hasta 15 ó 20 minutos, a diferencia de otras especies acuáticas que son depredadoras y necesitan mucha energía y oxígeno, por lo que tienen que emerger en intervalos de uno o dos minutos.

EL ESCARABAJO MÁS PEQUEÑO QUE LA CABEZA DE UN ALFILER

Otra de las especies descritas por el profesor Delgado en este libro, en esta ocasión junto con un colega austríaco, mide sólo unos 0,8 milímetros. "Si pones este escarabajo encima de la cabeza de un alfiler, la cabeza del alfiler le sobra por todos sitios", añade para ejemplificar su tamaño.

Delgado ha confirmado que hay algunos escarabajos pequeños y algunas familias que se caracterizan, precisamente, por un tamaño tan diminuto, pero advierte que no suelen ser "muy frecuentes". De hecho, ha explicado que el tamaño del escarabajo localizado en la isla de Socotra es "extremo" y pertenece a uno de los grupos "más diminutos", aunque no es la especie más pequeña que se conoce.

El entomólogo admite que es preciso entrenarse mucho para llegar a encontrar un animal de este tipo, y las personas que se encargan de su localización en la naturaleza tienen que desarrollar una habilidad especial para saber dónde buscar. "Después, tenemos que dejarnos los ojos para ver que esa motita de color negro no es un granito de arena", asevera.

(EuropaPress)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Ciencia

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel