Barcelona 5-1 Osasuna: los azulgranas echan de menos a Iniesta


  • Pese a la goleada el Barcelona jugó uno de los peores partidos de la temporada.

  • Echó de menos el club azulgrana la clase y toque de Andrés Iniesta.

Messi, otro record más

Messi, otro record más

Busquets, roba y organiza

Busquets, roba y organiza

Raúl Loe, golazo con la izquierda

Raúl Loe, golazo con la izquierda

Valdés tuvo más trabajo del habitual

Valdés tuvo más trabajo del habitual

Cejudo se tuvo que retirar en el descanso

Cejudo se tuvo que retirar en el descanso

Puyol y Messi celebran un gol del argentino

Puyol y Messi celebran un gol del argentino

Mendilibar acabó expulsado

Mendilibar acabó expulsado

Thiago se marcha de Lolo

Thiago se marcha de Lolo

Osasuna celebró el gol como un piña

Osasuna celebró el gol como un piña

Roura volvió a dirigir al equipo

Roura volvió a dirigir al equipo

Puyol paró en falta a Marc Bertrán

Puyol paró en falta a Marc Bertrán

Partido dominado, un marcador escandaloso y Messi haciendo de las suyas, todo parece perfecto en el Camp Nou, pero es tan solo la imagen superficial del Barcelona. En la Ciudad Condal ante Osasuna se vio a un equipo apartado de la imagen habitual, el brillo apareció solo en las ocasiones del gol y no en el juego, faltaba Iniesta para hilar el centro del campo.

Apostó Roura por un centro del campo poco habitual. Busquets, escoltó en la medular del campo al capitán Xavi y a Thiago. Se notó que no era el habitual porque faltaba la varita mágica de Iniesta para enhebrar el juego azulgrana. Cuando juega el manchego se ven cosas diferente en el campo y sus compañeros además de crecerse conocen de memoria sus movimientos.

La conexión entre Busquets y Thiago resultó imprecisa, y el hispanobrasileño tampoco encontró con la claridad de Andrés con los miembros de la delantera del Barcelona. Xavi sí que se mantuvo en su línea e incluso dio una asistencia de gran nivel a Messi en el primer gol azulgrana, pero al capitán se le ve como extraviado en un bosque cuando no tiene a Iniesta a su lado.

Xavi miraba una y otra vez a su alrededor buscando a su socio favorito en el centro del campo, a su faro, pero en mayoría de las ocasiones acababa girando sobre si mismo con el gesto torcido. El egarense echa de menos a un escudero como Iniesta y sin la conexión entre ambos el brillo del juego del Barça se resiente mucho.

No jugó ni un minuto Andrés Iniesta, pero descansado para el partido de Copa, la titularidad le espera en Madrid. En la capital los azulgranas necesitarán de su juego más brillante para superar a un rival que ha recuperado la moral.