AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

Lunes, 08/02/16 - 00:49 h

Fútbol

Celta 2-2 Barcelona: Sin Xavi y sin Iniesta el Barça (casi) pierde la cabeza

Manu Albarrán

Sábado, 30 de marzo del 2013 - 19:51

[ 0 ]
  • El primero fue baja y el segundo jugó los últimos veinticinco minutos.
  • La aparición del manchego le dio más fluidez a un Barcelona al que le costó más de lo habitual llegar a la portería rival.
  • Lucha en el centro del campo
    Lucha en el centro del campo
    Alex Song tuvo trabajo debido a la movilidad en ataque de jugadores como Park. Reuters.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Messi estrenó capitanía en un partido oficial
    Messi estrenó capitanía en un partido oficial
    El argentino del Barça portó el brazalete de capitán, ejerciendo la función de Oubina en el Celta. Reuters.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Bartra sufrió en defensa
    Bartra sufrió en defensa
    El canterano fue titular en Balaídos debido a las ausencias de varios titulares en la zona defensiva. Reuters.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Thiago regresó a su tierra
    Thiago regresó a su tierra
    El jugador del Barcelona luchaba por un balón dividido con Roberto Lago. Reuters.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Messi asistió a Tello en gol del empate
    Messi asistió a Tello en gol del empate
    El argentino condujo el balón en una jugada del partido en Balaídos ante la mirada de Insa, autor del primer gol de la tarde. Reuters.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Messi pidió penalti
    Messi pidió penalti
    Demidov, central del Celta, se cruzó en el camino del argentino, que recibió un leve contacto y fue al suelo dentro del área. Reuters.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Montoya jugó de lateral izquierdo
    Montoya jugó de lateral izquierdo
    El canterano fue titular en la banda izquierda ante las ausencias de Jordi Alba y Adriano. Reuters.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Insa abrió el marcador
    Insa abrió el marcador
    El centrocampista del Celta se sumó al ataque para rematar un balón suelto dentro del área. Reuters.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Tello empató el partido
    Tello empató el partido
    El canterano del Barça cruzó el balón con el interior e hizo inútil la estirada de Varas. EFE.

    Ver imagen en tamaño completo

  • El Barça celebró el empate antes del descanso
    El Barça celebró el empate antes del descanso
    Tello finalizó a la perfección una jugada que había iniciado Messi.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Orellana jugó de mediapunta
    Orellana jugó de mediapunta
    Abel Resino centró la posición del jugador chileno para que actuara por detrás de Park. EFE.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Messi marcó el segundo del Barça
    Messi marcó el segundo del Barça
    El argentino agradeció a Tello su pase en el gol que por entonces le daba al Barça la victoria. Reuters.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Delantero: Messi
    Delantero: Messi
    El argentino ha marcado 46 goles en esta temporada y se ha alzado con el pichici. Además, acumuló nada más y nada menos que 19 jornadas de Liga consecutivas marcando. Pero Messi no solo es gol, es desborde, regate, velocidad... Es el mejor jugador del mundo. Foto: Reuters.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Oubiña hizo el empate a dos
    Oubiña hizo el empate a dos
    Cuando parecía que los tres puntos se marcharían hacia Barcelona, Oubiña cabeceó un balón dentro del área para empatar el partido en el minuto 88. Reuters.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Un punto que sabe a victoria
    Un punto que sabe a victoria
    Los jugadores del Celta celebraron el gol que a la postre significaría un punto. EFE.

    Ver imagen en tamaño completo

'Sin tele y sin cerveza, Homer pierde la cabeza'. Eso es lo que se afirma en un capítulo de la afamada y sempiterna serie de Los Simpsons y que podemos aplicar, de manera análoga, al fútbol del Barcelona, especialmente cuando acepta un partido loco, sin control. Basta con sustituir las palabras 'tele' y 'cerveza' por Xavi e Iniesta y el nombre de Homer por el del Fútbol club Barcelona.

Y es que Roura no contó con ninguno de sus dos creadores de juego de inicio en el partido de Balaídos ante el Celta. La batuta del equipo recayó en Cesc y en Thiago, aclamado en Vigo por su estrecha relación con la ciudad gallega. Ninguno de los dos pudo emular a sus compañeros.

De hecho, la ausencia de los dos campeones del mundo se notó enseguida: el Barcelona tardó media hora en disparar a puerta. Durante la primera media hora sólo las aperturas a banda creaban peligro gracias a un inspirado Tello y a un rápido Dani Alves. Fue así como llegó el gol del Barcelona: Messi abrió para Tello y éste cruzó el balón evitando que Varas pudiera evitar que el canterano neutralizara el tanto inicial de Insa, anotado minutos antes.

El paso por vestuarios pareció relajar a un Celta orgulloso de su buena labor de la primera mitad. Esa relajación, que habitualmente el Barcelona aprovechaba para golear, esta vez no pudo transformarla en goles. Tan sólo Messi desde el centro y Tello desde la banda percutían la defensa gallega, aunque el esférico seguía sin moverse con tanta velocidad como es habitual.

Llega Iniesta

Tras una hora de juego, Roura decidió que era hora de volver a apostar por los maestros. Era el momento de Iniesta. El manchego entró para intentar darle al Barcelona ese espíritu y ese control que tanto éxitos le ha dado al conjunto catalán.

La influencia de Iniesta poco tardó en hacerse efectiva ante un Celta que pareció amilanarse con la llegada del mejor asistente de la liga. El mediocentro azulgrana no hizo nada especial, pero lo hizo todo bien. El gol del 1-2 no salió de sus botas, pero sí gran parte del resto de jugadas del líder de la liga. Fue Messi el goleador, y ya van 19 jornadas seguidas anotando.

Sólo hubo cinco minutos en los que Iniesta no entró en juego, los cinco minutos finales, cuando el Celta convirtió el partido en un ida y vuelta. El Barcelona entó al juego y, sin que sirva de precedente, lo acabó pagando. La locura vivida sobre el césped -con el balón corriendo de un área a la otra- se contagió a las gradas de Balaídos cuando Oubiña enviaba a la red un cabezazo tras centro de Orellana.

Esta vez ni siquiera el marcador final era capaz de disimular la ausencia de Xavi e Iniesta. El primero ni se vistió de corto; el segundo apareció tarde y su equipo se olvidó de él cuando más le necesitaba. Desde luego, cuando ambos fallan, el Barcelona se vuelve loco.

Únete a nuestros seguidores

Recibe nuestro boletín

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter