Copa del Rey, Córdoba 0-2 Barcelona: demasiado Barça, demasiado Messi


  • El Barcelona supera al Córdoba y saca un 0-2 de su visita a El Arcángel.

  • Messi marcó dos y suma 88 goles en el año 2012.

Los jugadores del Barcelona felicitan a Messi

Los jugadores del Barcelona felicitan a Messi Víctor Gil

Messi imparable

Messi imparable Víctor Gil

Oportunidad clave para los 'suplentes de oro'

Oportunidad clave para los 'suplentes de oro' lainformacion.com

Messi no falla

Messi no falla Víctor Gil

Doblete de Leo

Doblete de Leo Víctor Gil

Saiza detuvo dos mano a mano a Leo Messi

Saiza detuvo dos mano a mano a Leo Messi Víctor Gil

Song y Pedro en una acción del partido

Song y Pedro en una acción del partido Víctor Gil

Thiago ya está totalmente recuperado de la lesión

Thiago ya está totalmente recuperado de la lesión Víctor Gil

Messi, el protagonista del partido

Messi, el protagonista del partido Víctor Gil

Xavi jugó el partido completo

Xavi jugó el partido completo Víctor Gil

Messi, una y otra vez

Messi, una y otra vez Víctor Gil

Messi falla pocas veces cuando el Barcelona le necesita. Ha ocurrido en contadas ocasiones y en esta vez, contra el Córdoba en Copa del Rey, no iba a fallar a su cita. El argentino levantó a su equipo con un doblete (0-2) y solventó cualquier tipo de problema que intentaron poner los locales.

Tito Vilanova avisó en la previa del partido que el Córdoba les pondría en dificultades. No se equivocó: los andaluces vivieron el partido enchufados a toda intensidad, eléctricos y muy intensos. Los blanquiverdes amenazaron al Barcelona durante los primeros cuarenta y cinco minutos con una presión muy alta, con transiciones rápidas y llevando mucho peligro al área de Pinto.

De los locales destacó el joven Fede Vico, que se fue aclamado al descanso, con varios disparos muy cerca de la portería y un par de slaloms a la defensa del Barcelona que no encontraron detención. El Córdoba, con su ímpetu de la primera mitad, también disparó al palo, justo al inicio del encuentro, por medio de Pedro. Y poco después le anularon un gol a Rennella por fuera de juego.

Pero Messi existe y hay pocas presiones que se le resistan, pocas intensidades que no haya superado y casi ningún portero al que no haya batido. Un pase entre líneas le llegó a Villa, que cedió al argentino para que definiese a puerta vacía y marcase su 88º gol en lo que va de 2012.

Cada balón que tocaba el argentino despejaba cualquier duda en el Barcelona. Si la presión atemorizaba, Messi quitaba el miedo. Si costaba salir con el balón por el suelo, Messi se inventaba un pase entre líneas. Arregló los desperfectos y se encargó de sentenciar. El 0-2 llegó mediada la segunda parte.

Aunque el Córdoba soñase con sacar algo positivo del enfrentamiento contra el Barcelona, los azulgranas se empeñaron en dejar todo en eso, en un sueño, ya que terminaron con muchas ocasiones a favor, de Villa, Pedro o un mano a mano de Messi entre ellos, sobre la portería de Saizar. Para el partido de vuelta llegarán con ilusión, que no es poco, porque Messi ya se encargó de decantar la balanza del lado azulgrana.