Granada 0-1 Real Madrid: Ancelotti hace olvidar a Mourinho con 'jugones', posesiones y velocidad

  • El técnico italiano salió en el Nuevos Los Cármenes con toda su artillería en el medio del campo: Isco, Modric y Özil.

  • Los blancos ganaron jugando bien, dominando el balón y cediendo muy pocas ocasiones al Granada.

Benzema puso al Real Madrid en ventaja

Benzema puso al Real Madrid en ventaja

Cristiano deció el gol en bandeja al francés

Cristiano deció el gol en bandeja al francés

Roberto salvó el segundo

Roberto salvó el segundo

Sergio Ramos junto a Cristiano

Sergio Ramos junto a Cristiano

El peligro merodeaba el área del Granada

El peligro merodeaba el área del Granada

Correcta actuación de Diego López

Correcta actuación de Diego López

Un banquillo plagado de canteranos

Un banquillo plagado de canteranos

El Granada entró con dureza

El Granada entró con dureza

Cristiano no acertó con la meta rival

Cristiano no acertó con la meta rival

Ozil, junto a Cristiano, el dueño a balón parado

Ozil, junto a Cristiano, el dueño a balón parado

Casillas calentó a su manera

Casillas calentó a su manera

La cara de Casillas lo decía todo

La cara de Casillas lo decía todo

El palco de honor del Estadio Los Cármenes

El palco de honor del Estadio Los Cármenes

El último bastión de la época de Mourinho en el Real Madrid ha caído en Granada. Como si de la Reconquista futbolística se tratara, Ancelotti decidió que la segunda jornada de Liga era el momento de hacer saber a todo el mundo que su equipo poco o nada tendrá que ver con el de tiempos pretéritos. En el Nuevo Los Cármenes, el italiano salió con los 'bajitos jugones'. La intención era cumplir con la promesa que hizo en su presentación: ganar y jugar bien.

Modric salió como único mediocentro, apoyado por dos interiores: Isco y Özil, con el alemán con libertad absoluta para jugar entre líneas y tirarse a banda. Por delante estaban Di María, Ronaldo y Benzemá. El argentino, eso sí, no siempre tan pegado a la banda para poder combinar por el centro y hacer superioridad.Por las bandas, Marcelo y Arbeloa subieron una y otra vez para sorprender y crear superioridad.

Con este sistema, el Madrid acabó la primera parte casi con un setenta por ciento de superioridad, con un gol de ventaja en el marcador y con la sensación de que el Granada apenas inquietaría a Diego López. El equipo de Ancelotti combinó por dentro y por fuera, casi siempre con velocidad; buscó los huecos libres e intentó sorprender al Granada con balones a la espalda.

El Madrid, con Mourinho en el banco, no ofreció una imagen similar en los tres años en que el luso entrenó al equipo. Puede que con él, los blancos fueran mortales a la contra y fueran capaces de controlar un partido desde el orden táctico y la defensa, pero siempre con el hándicap de regalar el balón al rival.

Puede que con Ancelotti se gane más o menos, se marquen más o menos goles y se encajen más o menos tantos, pero lo que parece claro es que el italiano ha llegado para hacer tabla rasa y apostar por un fútbol que, al menos en los últimos años, le está dando resultado a muchos equipos.