Las peores lesiones en el deporte (I): La rotura del ligamento cruzado de la rodilla


Andreu Fontàs será intervenido este sábado de su lesión de rodilla

Andreu Fontàs será intervenido este sábado de su lesión de rodilla

Se confirma rotura del ligamento cruzado de Fontàs que requerirá intervención

Se confirma rotura del ligamento cruzado de Fontàs que requerirá intervención

Un mal apoyo de su pierna derecha le costó a Fontás la rotura del ligamento cruzado de su rodilla. Fue una acción prácticamente imperceptible, de hecho el canterano culé fue capaz de robar unos segundos después el esférico a un delantero de Osasuna, pero no volverá a jugar en lo que resta de temporada. Lo mismo le sucedió a su compañero Afellay. Y a Gurpegui, del Athletic. Y a Rossi, del Villarreal… Todos ellos han sufrido esta temporada, pero ya en 1994, Míchel también la sufrió. Es una de las peores lesiones que hay en el fútbol y, trágicamente, común. "Por el mecanismo que tiene, la mayor parte de las veces lo que se produce es una parada brusca, con el pie fijo en el suelo, y un giro. Esa rotación que se realiza a nivel de la rodilla produce la rotura del ligamento. Y éste es un movimiento relativamente frecuente en el fútbol", asegura el doctor Gonzalo Mora, especialista del Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Clínica Universidad de Navarra.

Actualmente con esta lesión
JugadorEquipo
Sergio CanalesValencia
Ibrahim AfellayBarcelona
Álvaro VadilloBetis
Carlos GurpegiAthletic
Diego CostaAtlético
Felipe MattioniEspanyol
Óscar UstariGetafe
Jon EchaideOsasuna
Giuseppe RossiVillarreal
Nemanja VidicMan. Utd.
Haz clic en los jugadores para saber más sobre sus lesiones

Gráfico Chiqui Esteban

El ligamento cruzado anterior es un elemento básico en la rodilla, ya que es su estabilizador. Su rotura puede ser parcial o total, y se suele producir por un traumatismo severo o en un giro en el que la articulación no hace el gesto natural y el pie permanece en contacto con el suelo. Los que la han sufrido aseguran que primero escuchan un chasquido, y después les invade un inmenso dolor en la zona afectada. La recuperación El doctor Mora comenta que existen dos tipos de tratamiento en esta lesión, aunque en la mayoría de las ocasiones es necesaria la cirugía. "Si la rotura produce una inestabilidad, la mejor medida es la reparación quirúrgica. Se realiza una intervención en la que se reconstruye el ligamento que se ha roto. Se trata de buscar un equilibrio, una rodilla estable. En ocasiones puede valer con una recuperación de la musculatura pero si no es suficiente, en la mayoría de los casos van a necesitar una intervención", asegura. Cuando pasar por el quirófano se hace imprescindible, el futbolista ya sabe que se enfrenta a una recuperación que se extenderá de 6 a 8 meses. "En lo que puede influir un futbolista durante la recuperación es en la ganancia de la musculatura", afirma el doctor Mora, aunque también añade que "hay casos de futbolistas que pese a haber tenido un ligamento cruzado anterior roto, han seguido jugando sin necesidad de operarse".

Los tacos de las botas: elemento de conflicto En la mayor parte de las ocasiones se culpabiliza a los tacos que llevan las botas de los futbolistas de la rotura del ligamento cruzado anterior. Estos se enganchan en el terreno de juego y no permiten realizar el giro que debería hacer la rodilla, rompiendo dicho ligamento. "Es un tema controvertido, porque ellos (los futbolistas), para coger velocidad, para hacer los quiebros, necesitan tener fijación en el suelo", asegura el doctor Mora, y esa fijación se la da los tacos. Es una pescadilla que se muerde la cola, ya que sin estos agarres resbalarían sobre el césped y perderían la estabilidad.