AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

viernes, 18/04/14 - 02: 11 h

fútbol

Mourinho: partido 600 con el madridismo dividido

lainformacion.com

martes, 15/01/13 - 23:48

[ ]

Madrid, 15 ene (EFE).- El entrenador del Real Madrid, el portugués Jose Mourinho, llegó a los 600 partidos como profesional, sentado en el banquillo del estadio Santiago Bernabeu, ante el Valencia, en el choque de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey, una de las dos competiciones a las que pretende aferrarse para salir airoso del curso que transita con el madridismo dividido.

2-0. El Real Madrid se aferra a la Copa

Madrid, 15 ene (EFE).- El entrenador del Real Madrid, el portugués Jose Mourinho, llegó a los 600 partidos como profesional, sentado en el banquillo del estadio Santiago Bernabeu, ante el Valencia, en el choque de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey, una de las dos competiciones a las que pretende aferrarse para salir airoso del curso que transita con el madridismo dividido.

Mourinho, que completó su partido 149 con el Real Madrid, contempla de cara a la Copa del Rey y a la Copa de Europa, argumentos a los que confía el futuro de un ejercicio convulso en el que ha decaído su credibilidad.

A pesar de su intención de pasar a un segundo plano, de quedar al margen de actos públicos o citas con la prensa, el seguidor no es ajeno a la agitación que emana el equipo casi desde el inicio de temporada.

Cada partido es un dictamen del seguidor, que tiempo atrás pasó por alto la convocatoria popular del entrenador para someterse al juicio que la grada omitió. Ante el Valencia no se movió del banquillo. Se quedó clavado en su asiento. Al margen del público. Solo se levantó al final, para protestar una falta en contra de su equipo. Se animó solo en los últimos minutos.

El partido de ida ante el Valencia fue otro litigio. Como lo fue la visita del Celta o la de la Real Sociedad. El ruido acompañó el anuncio del entrenador en el vídeo marcador. Los pitos enterraron a los aplausos, menores, procedentes de un lugar identificado del graderío.

Son tiempos en los que el madridismo necesita cerrar filas para acometer objetivos. Sosiego para alimentar optimismo y reengancharse a la senda de la pasada campaña, cuando el Real Madrid dejó atrás a un Barcelona que ahora le contempla en la Liga desde un altar de 18 puntos. Un talante opuesto al que recorre en estos tiempos.

Decisiones extrañas, medidas sorprendentes y volantazos impopulares, han terminado por sembrar dudas en una parte de la afición, tan distante del luso como el propio técnico de la filosofía madridista.

Mourinho, el técnico que presenta el mejor porcentaje de triunfos en la historia de los entrenadores del Real Madrid (72%) afronta un examen en cada partido que él pretende ignorar. El Bernabeu alza la voz cada vez que su nombre es citado por megafonía. Y el barullo delata la contradicción de la grada. La división. Ya no tiene el respaldo absoluto. Sucedió también en la Copa. En la visita del Valencia.

Solo las victorias que no llegan pueden aplacar la impaciencia del gentío blanco, que no se resigna a contemplar la distancia sideral, en juego y resultados, que le separa de su máximo rival, que contempla un devenir amplio.

El partido 600 de Mourinho fue de transición. El Madrid lo sacó de forma aseada. El técnico portugués, obsesionado en su particular lucha contra el mundo, puede no dar alcance al número de encuentros que llegó con el Chelsea (185). Ante el Valencia, cuando totalizó 149 como madridista, dejó más atrás recorridos como los del Oporto (127) o Inter (108). Al Uniao Leiria le dirigió en veinte partidos y al Benfica en once, con el que debutó como preparador un 23 de septiembre del 2000.

Es, sin embargo, con el Real Madrid con el que mejor porcentaje de victorias ha logrado. Mourinho, que ha ganado 108 partidos de los 149 que ha dirigido, consiguió con el Chelsea 124 victorias, tres menos que con el Oporto y 67 con el Inter.

Son las victorias las que pueden devolver el sosiego a la atmósfera del Santiago Bernabeu. Normalidad en los procedimientos y triunfos. El Real Madrid necesita una rutina a la que su técnico se resiste.

(EFE Verde)

Destacamos

Lo más visto en Deportes

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android

iplabel