Real Madrid 2-0 Rayo Vallecano: Kaká vuelve a cuajar un buen partido

  • Kaká jugó como titular y cuajó un buen partido.

  • El brasileño condujo con criterio las contras del Madrid.

Morata marca el primero

Morata marca el primero

Gran ratio de goles

Gran ratio de goles

Sergio hace el segundo

Sergio hace el segundo

Felicitando al canterano

Felicitando al canterano

Sergio Ramos hace una dedicatoria especial

Sergio Ramos hace una dedicatoria especial

Explosividad de Cristiano

Explosividad de Cristiano

No duda Mourinho

No duda Mourinho

A toda velocidad

A toda velocidad

Lass no estuvo fino

Lass no estuvo fino

Trashorras superado

Trashorras superado

Sólido Essien

Sólido Essien

Albiol ingresó en la defensa

Albiol ingresó en la defensa

Duelo con Gálvez

Duelo con Gálvez

Khedira pudo marcar

Khedira pudo marcar

Encolerizado banquillo blanco

Encolerizado banquillo blanco

El Real Madrid con un jugador menos pasó cuando quiso por encima de un Rayo Vallecano que dejó al Madrid jugar como más le convenía. En medio del correcalles en que se convirtió el partido del Bernabéu apareció la figura del denostado Kaká para reclamar un sitio en el once titular.

No estaban en la convocatoria ni Modric ni Xabi Alonso en el Real Madrid y el partido se presentaba como una reválida para Kaká, la enésima de la que dispone el brasileño. Ante el Rayo el ex del Milan recordó al que vistió esa camiseta, no anotó y tampoco asistió pero fue él el encargado de dirigir las vertiginosas contras del equipo blanco.

El futbolista ha dado una imagen diferente la que últimamente proyectaba desde el césped del Bernabéu. En el partido contra el Rayo Vallecano dejó de lado la versión del jugador miedoso, poco comprometido y lánguido a la que se estaba acostumbrando el coliseo blanco. Kaká no solo fue bueno con el balón, también luchó por recuperar la posesión y se le vio con una chispa e inspiración distinta.

Difícil tendrá Kaká ser de la partida dentro de dos semanas ante el Manchester United en Old Trafford, donde hizo uno de los mejores partidos de su carrera profesional, pero con el encuentro comprometido que realizó este domingo por lo menos ha empezado a dejar atrás la mala imagen que le acompañaba últimamente. El público así lo entendió y despidió al brasileño poniéndose de pie y aplaudiendo su salida del campo al ser sustituido por Callejón.