AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

domingo, 21/09/14 - 02: 36 h

agitación civil

Hamdin Sabahi cree que "Egipto se halla en la tercera ola de la revolución"

lainformacion.com

jueves, 24/01/13 - 16:13

[ ]

El Cairo, 24 ene (EFE).- El dirigente izquierdista Hamdin Sabahi, líder de la oposición no islamista, considera que Egipto está inmerso en la tercera ola de su revolución y que el problema del país "no es el Islam, sino un presidente con tendencias dictatoriales".

Hamdin Sabahi cree que "Egipto se halla en la tercera ola de la revolución"

El Cairo, 24 ene (EFE).- El dirigente izquierdista Hamdin Sabahi, líder de la oposición no islamista, considera que Egipto está inmerso en la tercera ola de su revolución y que el problema del país "no es el Islam, sino un presidente con tendencias dictatoriales".

En una entrevista con Efe en la sede de su partido, la Corriente Popular Egipcia, Sabahi aseguró que cuando el presidente, Mohamed Mursi, emitió su "decreto dictatorial" del pasado noviembre, se inició la nueva ola revolucionaria, después de que las dos primeras acabaran con el gobierno de Hosni Mubarak y con la Junta Militar.

"Estamos en una revolución incompleta después de dos años, porque no ha logrado sus objetivos fundamentales: la democracia y la justicia social", señaló Sabahi, que fue el tercer candidato más votado en las elecciones presidenciales de 2012 y goza de gran predicamento entre las clases más populares del país.

Mañana, viernes, los egipcios celebrarán el segundo aniversario del inicio de la revolución con una gran manifestación en la plaza Tahrir que puede volver a poner de manifiesto la división en el país, tras la asunción del poder por Mursi y los Hermanos Musulmanes.

Para Sabahi, al presidente le ha podido la soberbia y ha traicionado a sus socios en la revolución, con quienes estuvo antes en Tahrir, al pretender que Egipto se convierta en "un Estado de los Hermanos Musulmanes y no un Estado de la sociedad".

"Esa glotonería por el poder, o como lo llaman los Hermanos 'empoderamiento', refleja que estamos en vías de crear una dictadura nueva, más que en el camino de un Estado democrático que se base en la participación, la soberanía de la ley, la independencia de la justicia y la protección de las libertades", opinó.

De igual forma, el Gobierno de los Hermanos Musulmanes se halla muy lejos de garantizar la justicia social, a su juicio, ya que comparte los postulados económicos de Mubarak, basados en los mecanismos del mercado.

Por todo ello, abogó por que las fuerzas no islamistas -agrupadas en el llamado Frente de Salvación Nacional (FSN)- dialoguen con las islamistas, incluidos los salafistas, ya que el problema que enfrenta a los egipcios "no es el Islam".

"Esta división exige un diálogo entre nosotros y las fuerzas islámicas que no sean socias de los Hermanos Musulmanes en el poder", señaló.

Sabahi se mostró convencido de que entre los partidos de tendencia religiosa también hay divergencias, por lo que anunció que ya se han abierto conversaciones con ellos para acabar con la política de bandos y terminar con el denominado "campo islamista".

El FSN agrupa a una amalgama heterogénea de revolucionarios, liberales, cristianos y nostálgicos del antiguo régimen, cimentada en su rechazo a los Hermanos Musulmanes y que no comparte una visión islámica del Estado.

El dirigente "naserista" reconoció que su partido goza de gran apoyo en las ciudades y en los núcleos donde arraigó la revolución de 2011, pero mucho menos en el campo y el sur de Egipto, donde los islamistas y los herederos del antiguo régimen son más influyentes.

Sin embargo, en un ejercicio de realismo político, considera que la situación actual es más halagüeña, "no porque hayamos mejorado nuestra actuación, sino porque los Hermanos han digerido mal el poder".

A finales de febrero comenzarán los preparativos para las próximas elecciones legislativas, a las que el Frente concurrirá por primera vez unido, si bien condiciona su participación a que se cumplan una serie de garantías para su transparencia.

El FSN está compuesto por 13 partidos (entre los que se incluye el de Sabahi) y presentará en cada circunscripción al candidato con mayores posibilidades, al margen del grupo al que pertenezca o de si es mujer u hombre.

Su primer objetivo, cuando esté compuesta la nueva Cámara baja, será reformar la polémica Constitución, elaborada por una asamblea dominada por las fuerzas islamistas y que fue refrendada en un referéndum en diciembre por un 63,8 % de los votantes, aunque fue rechazada en El Cairo.

Sabahi negó que en las filas del Frente haya miembros del extinto Partido Nacional Democrático de Mubarak (pese a que en las últimas semanas responsables del FSN hayan barajado esa posibilidad para los comicios) y apeló a la unión de la oposición en las elecciones.

"Yo personalmente abogo por la unión de partidos islamistas como el de (el excandidato presidencial) Abdel Moneim Abul Futuh o de figuras como (el telepredicador) Amro Jaled, porque esto confirma mi idea de que el asunto no es el Islam o la religión, sino un proyecto que continúe los objetivos de la revolución", remarcó.

Por Enrique Rubio y Mohamed Siali

(Agencia EFE)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel