AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

Jueves, 11/02/16 - 18:10 h

Economía, negocios y finanzas

Cinco razones por las que Steve Jobs ha dejado huérfano al mundo de la tecnología

Roberto Arnaz

Viernes, 05 de octubre del 2012 - 09:55

[ 0 ]
  • Nadie ha sido capaz de llenar el hueco que dejó el fundador de Apple y su capacidad para dinamizar el sector de la electrónica de consumo.

  • En el último año no se ha presentado ningún producto realmente revolucionario como los que Jobs nos tenía acostumbrados.

  • El primer ordenador Apple
    El primer ordenador Apple
    El Apple I salió a la venta en julio de 1976 con un precio de 666,66 dólares porque a Steve Wozniak le gustaban los dígitos repetidos4 y porque ellos originalmente lo vendieron a una tienda local por $ 500 y añadieron un tercio de margen de beneficio. Se fabricaron únicamente 200 unidades. Foto: Apple.

    Ver imagen en tamaño completo

  • El Apple II, el origen de todo
    El Apple II, el origen de todo
    Fue el primer ordenador pensado para el gran público. Jobs y Wozniak estaban obsesionados con hacer una computadora sencilla que no fuera vista como un monstruo de cables y teclas por las familias estadounidenses. El Apple II se convirtió en el ordenador mejor vendido de los años setenta e inicios de los ochenta. El éxito del modelo facilitó que la compañía de la manzana mordida saliese a bolsa en 1980 con 4,6 millones de títulos. Foto: Apple.

    Ver imagen en tamaño completo

  • 1984, el inicio de la era Mac
    1984, el inicio de la era Mac
    El 22 de enero de 1984, durante la celebración de la SuperBowl, Apple emitió el anuncio ‘1984’ que marcó un antes y un después en la historia de la compañía y de la publicidad. Con una estética agresiva, y un presupuesto de 1,5 millones de dólares, el realizador británico Ridley Scott dirigió la puesta en escena del primer ordenador Macintosh. Foto: YouTube.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Steve Jobs, despedido de su propia empresa
    Steve Jobs, despedido de su propia empresa
    En 1985, Steve Jobs pasó el peor momento de su carrera profesional: John Sculley, el hombre que había fichado de Pepsi para ayudarle a llevar Apple a lo más alto, provocaba que el Consejo de Administración de la compañía que había fundado junto a Wozniak no le dejase más alternativa que la renuncia. Poco después de su salida, Jobs fundó NeXT. Foto: Apple / Getty Images

    Ver imagen en tamaño completo

  • El retorno
    El retorno
    Más de una década después de salir por la puerta de atrás de Apple, Steve Jobs regresa como el mesías. Gil Amelio dejó la dirección de la compañía después de que sus acciones alcanzasen la cotización más baja de su historia. Apenas un año después de su vuelta a Cupertino, Jobs volvió a obrar el milagro: junto al diseñador Jonathan Ive presentó el iMac. En sólo seis meses se vendieron 800.000 unidades y Apple volvió a levantar el vuelo. Foto: Apple.

    Ver imagen en tamaño completo

  • El iPod revoluciona el mercado de la música
    El iPod revoluciona el mercado de la música
    Se vivían tiempos de incertidumbre sobre hacia donde iría el mercado de la música digital hasta que el 23 de octubre de 2001 Steve Jobs marcó la hoja de ruta con la presentación del iPod. Desde entonces Apple ha vendido más de 300 millones de su mp3. Foto: YouTube.

    Ver imagen en tamaño completo

  • El diagnóstico maldito
    El diagnóstico maldito
    A finales de 2003, Steve Jobs acudió a una revisión médica y los resultados no fueron los esperados. Tenía cáncer de páncreas. En un primer momento decidió evitar el quirófano y la quimioterapia y tratarse a base de una dieta especial. Fue un error y no le quedó más alternativa que el trasplante. Ya recuperado, en 2005, pronunció un emotivo discurso en la universidad californiana de Stanford (Palo Alto, EEUU) en el que habló de su vida y su enfermedad. Aquellas palabras mostraron el lado más humano del hasta entonces omnipotente rey de la tecnología. Foto: Universidad de Stanford.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Reinventando el teléfono: iPhone
    Reinventando el teléfono: iPhone
    El 9 de enero de 2007 Apple y Steve Jobs fusionaron su iPod con un teléfono móvil y un dispositivo de acceso a internet para crear el iPhone, el primer ‘Smartphone’ realmente inteligente. Su impacto en el sector fue tal que sólo unas horas después las acciones de la compañía de la manzana se dispararon hasta su máximo histórico. Foto: Getty Images.

    Ver imagen en tamaño completo

  • No era un ‘netbook’, era el iPad
    No era un ‘netbook’, era el iPad
    Tras su primera baja médica oficial, que tuvo lugar entre enero y junio de 2009, Steve Jobs llegó a tiempo de volver a deleitar a los aficionados de Apple con una nueva invención, el iPad, a principios de 2010. La tableta vendió nada menos que 300.000 unidades el día de su lanzamiento en EEUU. Foto: Getty Images.

    Ver imagen en tamaño completo

  • La muerte de Steve Jobs
    La muerte de Steve Jobs
    El 5 de octubre de 2011, apenas 24 horas después de que Tim Cook –su sucesor al frente de Apple– presentase el iPhone 4S, Steve Jobs falleció en su domicilio a los 56 años. El cáncer de páncreas que le diagnosticaron por primera vez en 2003 acabó con su vida e inició un periodo de transición en la compañía, que por segunda vez volaba sin su ‘alma máter’. En esta ocasión de manera definitiva.Foto: Getty Images.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Tim Cook, a escena
    Tim Cook, a escena
    El pasado 7 de marzo Tim Cook tomo el escenario del Yerba Buena Center de San Francisco ya sin el apoyo y los consejos de Steve Jobs. Su trabajo en la presentación del nuevo iPad fue sobrio y preciso, quirúrgico. Sin embargo, en su segunda ‘keynote’ al frente de Apple se echó de menos la pasión y la escenografía ‘made in Jobs’ que siempre había caracterizado los lanzamientos de nuevos productos.  Foto: Getty Images.

    Ver imagen en tamaño completo

  • El iPhone 5, el primer gran lanzamiento de la nueva Apple
    El iPhone 5, el primer gran lanzamiento de la nueva Apple
    La quinta generación del ‘Smartphone’ de la compañía de Cupertino es el primer gran lanzamiento de la ‘era post Jobs’ y probablemente de las claves de hacia dónde va Apple. Si los rumores son ciertos, parece seguro que seguirá por el camino de la innovación marcado por el fundador de la empresa, aunque quizá sea el momento para demostrar que, sin Jobs, Apple también es capaz de dejar al público con la boca abierta. Foto: Apple.

    Ver imagen en tamaño completo

“La muerte es la mejor invención de la vida. Purga el sistema de viejos modelos obsoletos”. En una entrevista concedida en 1985 a la revista Playboy Steve Jobs aseguró que todos, incluso él, nos quedamos anticuados, desfasados. Sin embargo, el genio de Apple se equivocaba. Han pasado 365 días desde su fallecimiento y nadie ha conseguido llenar el hueco que el padre del iPod, el iPhone y el iPad dejó en el mundo de la tecnología.

En el primer año sin Jobs no hemos asistido al lanzamiento de ningún producto realmente revolucionario, ni siquiera Apple lo ha logrado sin su faro guía. Tampoco ningún gurú de los microchips ha conseguido acercarse, ni de lejos, al nivel de las puestas en escena del hombre capaz de dejar sin aire a toda la industria de la electrónica de consumo con únicamente tres palabras: “una cosa más”.

Doce meses después de su muerte es inevitable pensar cómo habría sido el último año con Steve Jobs dirigiendo la compañía de la manzana mordida y repasar las razones por las que todavía nadie ha llenado el vacío que dejó en el sector tecnológico:

1.- Nadie tiene su visión

Una entrevista ‘perdida’ rescatada del olvido hace unos pocos días nos ha revelado que Steve Jobs fantaseaba ya con el concepto del iPad en 1983. Quería “introducir un ordenador que sea increíblemente bueno dentro de un libro que puedas llevar contigo y aprender a usar en 20 minutos”.

Esa es sólo una pequeña muestra de cómo su espíritu innovador transformó la industria y abrió nuevas líneas de negocio en las que nadie había reparado. Es una pena que el cáncer de páncreas no le permitiese revolucionar otros productos como la televisión.

2.- Nadie tiene su pasión

“Tenéis que encontrar lo que amáis […]. La única manera de hacer un gran trabajo es amar lo que haces”. En 2005, Steve Jobs dejó claro en su famoso discurso en la Universidad de Stanford cuál había sido la clave de su éxito y el de Apple: la pasión por crear los mejores productos del mercado.

Precisamente ese ingrediente, la pasión, es el que muchas veces falta en un sector que casi siempre se fija más en los beneficios que en la innovación. A Jobs no le importaba el dinero. Cuando regresó a Apple su salario era inferior al de muchos de los miembros del consejo de administración. La única condición que puso para volver fue tener plenos poderes para dirigir el proceso creativo de la compañía, su verdadera pasión.    

3.- Nadie ha sido capaz de igualar sus presentaciones

Estuve presente en la presentación en San Francisco del iPad 2 en marzo de 2011, la última aparición pública de Steve Jobs. A pesar de tener un estado de salud muy deteriorado y precario, Jobs mantenía un aura que hacía presagiar que algo importante, especial, iba a suceder. Era capaz de llevar a la audiencia a un estado de excitación que rozaba el clímax cuando pronunciaba su famosa frase “una cosa más”.

A pesar de que sus movimientos y sus palabras, incluso sus estudiados silencios, son materia de estudio en el mundo empresarial, ningún alto directivo del mundo de la tecnología ha conseguido siquiera acercarse al impacto mediático que el padre de Apple lograba con su jersey negro de cuello tortuga, su pantalón vaquero y sus zapatillas New Balance, armado únicamente con un mando para pasar diapositivas.

4.- Nadie tiene su personalidad

Se dice que Steve Jobs tenía un carácter difícil, que sus gritos y sus broncas eran el hilo musical que resonaba a diario en la sede central de Apple en Cupertino (California, EEUU). Sin embargo, el siempre justificó su actitud como el único camino para sacar lo mejor de cada uno de sus empleados. Bajo el mandato de Jobs en Apple, el único camino era la excelencia.

También defendió su visión hasta las últimas consecuencias. Se enfrentó casi todos los grandes ejecutivos de la tecnología: calificó de “plagio” y “chapuza” al sistema operativo Windows de Microsoft, dijo de Bill Gates que no tenía gusto, paró los pies a Google, cerró las puertas a Abobe hasta que el gigante del software hincó la rodilla e inició una batalla judicial contra Samsung que continúa un año después de su muerte.

5.- Nadie tiene su capacidad para inspirar a la competencia

Su casi enfermizo deseo de ser el número uno y lanzar los mejores productos era un acicate también para la competencia. Jobs estimulaba a las empresas rivales con cada lanzamiento y cada descarnado ataque. Cuando presentó el iPod, Microsoft corrió para desarrollar y lanzar Zune. Si Apple lanzaba un nuevo sistema operativo iOS, Google contraatacaba con una nueva versión de Android.

Tras la llegada del iPhone, las compañías punteras del sector de la telefonía móvil se lanzaron a creación del deseado ‘iPhone Killer’, dando lugar a la aparición de grandes terminales como el Samsung Galaxy III. En poco más de una década, Jobs transformó Apple de una empresa casi en ruinas a la unidad de medida en el sector tecnológico.

Únete a nuestros seguidores

Recibe nuestro boletín

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter