AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

domingo, 26/10/14 - 01: 16 h

economía (general)

El libro que devoran los economistas: 'Por qué fracasan los países'

Carlos Salas

domingo, 18/11/12 - 06:00

[ ]
  • Dos economistas del MIT y de Harvard encuentran una lupa mágica para interpretar la historia.
  • La tesis: las instituciones políticas y no la geografía o la cultura son las bases de la riqueza.
La pobreza de las naciones  -Fotogaleria:

La ciudad de Nogales está en medio de dos países: EEUU y México. Los habitantes tienen el mismo origen racial, cultural y hasta gastronómico pero los del norte poseen una renta de 30.000 dólares al año, y los del sur, unos 10.000. ¿Por qué unos son ricos y otros pobres?

La respuesta la pretenden dar los economistas Daron Acemoglu y James A. Robinson en un libro titulado “Por qué fracasan los países” (Deusto). En poco tiempo se ha convertido en la lectura preferida de los economistas del planeta, porque es una lupa mágica para interpretar 'toda' la historia económica mundial.

Este es el razonamiento: la riqueza de las naciones no radica en los seres humanos, la geografía, los antepasados, ni la genética sino en las instituciones: si respetan la propiedad privada, la libertad de elección, la participación ciudadana y la igualdad de oportunidades, entonces la riqueza llega sola.

La prueba es Nogales. La parte situada en Arizona tiene instituciones que permiten "elegir el trabajo libremente, adquirir formación académica y profesional, y animar a sus empleadores a que inviertan en tecnología, lo que a su vez, hace que ganen sueldos más elevados”. Y por supuesto, tienen acceso a instituciones “que les permiten participar en el proceso democrático”. En resumen, los políticos proporcionan los servicios básicos que demandan los ciudadanos.

En cambio, en Sonora (la parte sureña de Nogales), los adultos no poseen la secundaria, muchos adolescentes no van al instituto, hay una enorme mortalidad infantil, los habitantes viven menos porque las instituciones sanitarias son deficientes, no tienen acceso a muchos servicios públicos, las carreteras están en mal estado, hay delincuencia, no hay orden, muchos sobornos… en fin. Y todo eso se debe a que durante mucho tiempo México estuvo gobernado por unos caciques de un partido llamado PRI que solo pensaban en perpetuarse en el poder y enriquecerse. Corruptos todos, por supuesto.

A lo largo de casi 600 páginas, los autores aplican esta lupa mágica a la conquista de América, al desarrollo de Botsuana, a la revolución industrial, a Corea del Norte y del Sur, a la corona española, a la expansión China… y por Dios, parece que funciona. "Han creado una herramienta para el análisis histórico que ter permite comprender bastante bien por qué hay países que fracasan", dice Rafael Pampillón, profesor del Instituto de Empresa.

El pequeño imperio de Bechualandia

Más ejemplos. Tras lograr la independencia, el pequeño reino de Bechualandia se transformó en Botsuana en 1966. Los jefes políticos, a diferencia de otros nacientes estados africanos, desarrollaron instituciones económicas que respetaban el derecho a la propìedad, garantizaron la estabilidad económica, la participación ciudadana, y el desarrollo de la economía de mercado inclusiva. Hoy es un país próspero.

Hay que tomar nota de la palabra 'inclusiva'. La verdadera idea innovadora de los autores es que para ellos existen dos tipos de instituciones: las extractivas (o exclusivas) y las inclusivas. Las extractivas benefician a las elites, el pueblo está excluido de la toma de decisiones y no hay respeto a la propiedad privada. Corea del Norte, Cuba, Zimbabue y muchos más países son ejemplos de ello.

Las instituciones buenas son las inclusivas pues hay propiedad privada, opinión pública, parlamentos o asambleas, mercado libre, etc. Si uno coge la lista de los países más ricos y prósperos verá que todo encaja.

En resumen, la pobreza de las naciones se origina porque las élites extractivas sacan el jugo al pueblo, pues solo piensan en enriquecerse y perpetuarse. Y, aquí viene el aguijón: Acemoglu y Robinson ponen como ejemplo a las elites extractivas españolas de la América colonial. 

Españoles extractivos contra anglosajones inclusivos

Esas élites se dedicaron según los autores, a montar una “institución extractiva”: extrajeron la riqueza de colonos y esclavos para proveerse de oro, plata y otros bienes. Resultado: desigualdad. Segundo resultado: inestabilidad y rebeliones.

En cambio, según estos profesores del Massachussets Institute of Technology (Acemoglu) y Harvard (Robinson), las élites anglosajonas no pudieron hacer lo mismo en Norteamérica porque no había oro y porque los colonos  (el pueblo) se lo impidieron creando asambleas en las que protegían su propiedad, y la repartían equitativamente. 

Más ejemplos: en la Europa que salió del feudalismo, los británicos supieron respetar las instituciones inclusivas como el Parlamento donde estaba representada la clase media. Gracias a ello, dieron pie a la Revolución Industrial, basada en la iniciativa ciudadana y el enriquecimiento general. En cambio, la corona española estuvo batallando con las Cortes, una vieja institución que representaba a las clases medias, y al final la demolieron.

Esta élite extractiva española, según los economistas, acumuló propiedad y poder, en detrimento del pueblo. Y por eso, España fue perdiendo poder cuando acabó con la última onza de oro y plata de las minas americanas.

El artículo que despertó las conciencias

En España, la influencia del libro ha sobrepasado la intención de sus creadores. En el blog Nada es Gratis (Fedea), el economista Samuel Bentolila lo recomendaba apasionadamente a sus lectores, y animaba a leer los artículos de Acemoglu y Robinson. En América Latina ha tenido un impacto esperanzador, porque permite soñar que su pobreza  y sus desequilibrios no es culpa de la indolencia natural sino de sus élites extrativas. Pero como señalaba un columnista de El Espectador (Colombia), dado que en muchos de esos países no impera el imperio de la ley, cualquier crecimiento nunca será sostenido.

En España, el financiero César Molinas escribió un largo ensayo en el diario El País, donde se apoyaba en el libro para poner en su sitio a nuestras ‘élites extractivas’: los políticos españoles, responsables del 'saqueo y la quiebra de las Cajas de Ahorro". Este artículo impactó en los economistas y hasta en los jóvenes que agitan las redes sociales, pues les vino como anillo al dedo para clamar contra la corrupción y la crisis.

En el libro de Acemoglu y Robinson todo parece encajar como un anillo: aparece el caso de dos hermanos coreanos que se encuentran al cabo de muchos años. El de Corea del Norte es médico pero no tiene teléfono ni coche, le han prestado el abrigo, no puede recibir dinero porque se lo decomisan y está mal alimentado. El del Sur, se queda sobrecogido.

Aparecen agujeros

Pero a veces la lupa mágica también falla: ¿acaso el éxito económico de China se debe a sus 'magníficas instituciones inclusivas'? Los autores admiten que sí, que el crecimiento seguirá por algún tiempo, pero no será sostenido. ¿Hasta cuándo?, se pregunta el lector, pues es patente que los chinos ya llevan 30 años como un cohete y da la impresión de que tienen combustible para rato.

Tampoco funciona bien la tesis si uno la aplica a la pequeña Singapur, pequeña colonia china que no es muy democrática, pero donde los ciudadanos viven felices sin hermosas instituciones. Menos aún en Arabia, donde no hay elecciones, ni libertad, ni instituciones, pero que rebeliones, lo que se dicen rebeliones, no han tenido muchas gracias a que la dinastía de los Saud reparte riqueza porque, aun con corrupción, sobra algo para los demás gracias al petróleo.

Esto no quiere decir que los autores defrauden. La exposición es tan elegante, los datos históricos tan irrefutables, los ejemplos tan bien escogidos, que a uno le dan ganas de salir a la calle y aplicar la tesis de las ‘elites extractivas’ a todo lo que funcione mal, desde el bar de al lado, hasta la empresa de legumbres. Y, sorpresa, funciona.

¿Quién fue primero?

El libro pone en movimiento los engranajes de la mente del lector hasta la última página. En ese momento es cuando se medita quién vino primero: ¿las instituciones o los hombres? ¿No son los hombres los que crean las instituciones inclusivas? ¿Por qué tuvieron esas ideas tan acertadas?

Sin sospecharlo, Acemoglu y Robinson responden a esas preguntas cuando explican el nacimiento de EEUU: En Maryland y Carolina "fue imposible imponer a los colonos una rígida sociedad jerárquica porque sencillamente tenían demasiadas opciones en el nuevo mundo... Y pronto exigieron mayor libertad económica y derechos políticos".

Resumen: fueron los colonos quienes exigieron esas instituciones. No se las impusieron. ¿Por qué unos hombres las crean y otros no?

Quizá sea la tesis de su próximo libro: “La riqueza de los hombres”.

 

Toda la banca española espera superar los test de estrés de Bruselas

Toda la banca española espera superar los test de estrés de Bruselas

25/10/2014 23:29 |

Los bancos que han sido examinados son aquellos cuyos activos superen los 30.000 millones de euros o el 20 % del PIB del país de origen: BBVA, Sabadell, Popular, Santander, Bankinter.

Así vio la prensa mundial el triunfo del Real Madrid en el clásico

Así vio la prensa mundial el triunfo del Real Madrid en el clásico

25/10/2014 22:00 |

El Real Madrid y el Barcelona se enfrentaron este sábado en un nuevo clásico que se llevó el Madrid. La audiencia potencial era de 400 millones de personas en todo el

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Economía

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel