El Gobierno mantiene la puerta abierta a una petición de ayuda a Bruselas


  • La vicepresidenta del Gobierno ha dejado claro que España tomará la decisión que más le interese, pero cuando Bruselas concrete todas las condiciones.

  • Ha criticado las informaciones cruzadas que, constantemente, surgen asegurando que la apelación al BCE puede ser inmediata o no llegar nunca.

El Gobierno aprueba la ley de costas y el acuerdo para el escudo antimisiles

El Gobierno aprueba la ley de costas y el acuerdo para el escudo antimisiles

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha defendido en la rueda de prensa posterior al Consejos de Ministros que el Ejecutivo "tomará la decisión que más interese a todos los españoles, pero cuando tenga toda la información".

Además, ha señalado que solicitar, o no, ayuda a Europa no es una cuestión de tiempo, sino de concrección, dando a entender que hasta que Bruselas no tenga claras todas las reglas de juego y todas las condiciones, España no solicitará la intervención del BCE.

"Permítanme que no pueda entrar, viernes sí, viernes también, a declaraciones contradictorias", ha añadido también, en referencia a los constantes titulares que en los últimos días han surgido, asegurandotanto una inminente petición de ayuda, como en sentido contrario.

El último, esta misma mañana, cuando un fuentes comunitarias han asegurado que España no necesita solicitar el apoyo de sus socios, al menos, de manera inminente.

La vicepresidenta ha defendido una mayor unión bancaria y fiscal, postura que también defenderá hoy el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el encuentro que mantiene con el primer ministro italiano, Mario Monti, y el presidente de Francia, François Hollande, en Malta.

Respecto a los tipos a los que se está financiando el Tesoro, y la todavía elevada prima de riesgo, la vicepresidenta del Gobierno ha dicho que el primer paso para recortarlo pasa por cumplir los objetivos de déficit y consolidación fiscal.

A pesar de su compromiso con las políticas de ajuste, ha insistido en el compromiso del Ejecutivo con la revalorización de las pensiones y, por tanto, "lo últimos que tocaría este Gobierno" serían las nóminas de los jubilados.