ESPECIAL RESULTADOS ELECCIONES 26j Pinche aquí y vea los datos del escrutinio

El trabajo barato en China se va a acabar... también en el sector textil


Foxconn Technology Group
continuará incrementando el salario de sus trabajadores en China y recortando las horas extras, dijo el domingo el presidente de la firma, Terry Goy, después de que fuera criticado por las malas condiciones laborales de sus empleados, que fabrican iPhones y iPads para Apple.    Dentro de sus esfuerzos para aliviar la tensión sobre sus fabricas de ciudades chinas como Shenzhen y Chengdu, Goy afirmó que Foxconn construiría una planta de tecnología avanzada en Hainan y que expandirá las operaciones en Brasil. El magnate taiwanés de 61 años afirmó que Foxconn aumentaría el salario global de los trabajadores ya que algunos empleados de sus fábricas en Shenzhen se habían quejado de que no tendrían suficiente dinero si reducían las horas extras.    Apple y Foxconn acordaron la semana pasada mejorar las condiciones laborales de 1,2 millones personas que trabajan montando iPhones y iPads, en una decisión histórica que podría cambiar la manera en la que las compañías occidentales hacen negocios en China.    Según el acuerdo alcanzado entre Apple y Foxconn Technology Group, cuya filial Hon Hai Precision Industry ensambla dispositivos de Apple en China, contratarán a decenas de miles de trabajadores nuevos, eliminarán las horas extras ilegales y mejorarán los protocolos de seguridad, las viviendas y otros servicios. De hecho, el acuerdo de Apple y Foxconn de mejorar las condiciones de sus empleados podría traspasar la frontera de lo tecnológico. Los fabricantes de ropa, juguetes y otras compañías que lidian con crecientes salarios en China afrontan ahora nuevas presiones después del acuerdo entre las compañías. "La subida de sueldos en las compañías de electrónica va a tener impacto en todo el sector manufacturero", dijo Paul Martyn, vicepresidente de Supply Strategy en BravoSolution. Tras décadas de agresiva expansión en China, el trabajo barato parece tener límite y el crecimiento de los salarios se ha convertido en una preocupación importante de las firmas basadas en Estados Unidos, que dependen mucho del trabajo en China.